lunes, 18 de enero de 2010

No son tus manos sino las mías



Inevitable. Te moldeo de nuevo. Recuerdo el instante para eternizarlo. Es mi realidad. Dejo que tus formas aniden en la suavidad de las nubes. Pero eres tú, viento, quien deshace mi obra.
Vuelvo a empezar, igual que antes, con la misma apariencia. Te visto con el prisma del sol en todo su esplendor. Pero tú, varia luz , desapareces cuando llama la noche. Te formo otra vez, sin medida, con la humedad transparente del rocío, aunque ahora las lágrimas vacien mi obra.
Y comienzo, es ineluctable.

26 comentarios:

Emilio dijo...

Rudyar Kipling te daría un diez...ya sabes ese poema-consejo en el que dice: "Si el viento abate tu casa y, aún con las solas herramientas de tus manos, eres capaz de levantarla de nuevo, entonces, serás dueño de ti mismo". Este es el sentido, aún cuando las palabras no sean exactamente las mismas. Los que hemos anidado en tus pàginas no vamos a llorar, sólo ayudarte a levantar la casa. Al fin y al cabo... lo más importante lo has conseguido: el cariño y admiración de todos nosotros. Siempre has estado ahí. Las palabras son efimeras, los sentimientos, cuando son de verdad, duraderos. Así que, querido, ya que tus palabras y tus hechos te han llevado hasta el puesto que ocupas, ahora te quedan unos años por delante de consolidar propósitos y esta obra común...en la que ya veo que quieres ponernos a trabajar. Moldea, Javier, moldea de nuevo y nosotros iremos trayendo cuánta arcilla nos pidas. Si el tiempo no lo impide.

Port

Anónimo dijo...

Precioso, Javier. Si mal no recuerdo, el otro día dijiste que nunca escribes poemas. Pues para mí, esta entrada que has hecho, es un texto poético en toda regla. No sé, a ver qué opinan los poetas.

Un beso.
Mila

Manuel dijo...

Tiempo de cambios, Javier. Se te vienen encima y no son fáciles ni pocos.

Como seña de identidad cambiaste el color gris por otro "solo un poco" más cálido. Luego esta prosa que te monta en su ola... y te moja con su humedad, aunque sea la humedad de una lágrima.

Yo te leo. Así que ando cerca, por si una noche necesitas tomar una copa. Que las manos, sean de quien fueran, son esos "puertos USB" que nos comunican.

Un abrazo.

Alejandro dijo...

Pero bueno, señor mandatario, ¿de qué barros has sacado estos lodos? Creí que tú también habías dicho alguna vez que no eras practicante de la poesía, y, sin embargo, dices que vuelves a empezar. Creo que no, después de lo leído, más bien parece que sigues haciendo algo con lo que siempre has gozado, para deleite de quien te sigue. Enhorabuena, amigo.

Para celebrar esta entrada y el buen rato que pasamos el sábado, donde ya sacaste los trebejos de labor por los que brindo, recibe un abrazo fuerte.

Alex

Emilio dijo...

Ahora...vamos al blog de Nelken...y empieza un nuevo juego. La dinámica de la sorpresa para todos puede ser muy interesante porque nos lleva a contestaciones escalonadas. Abres de nuevo y algo ha cambiado. Son vuestras manos, veremos lo que traen...o si se quedan aquí. En ambos textos, con el mismo título, hay un propósito de contenido personal...y de abrir una vía dialéctica. Eso me parece muy interesante: sin desviarnos de nuestra realidad o irrealidad, o de ambas mezcladas, hacer propuestas de fusión, a la vez, rabiosamente individuales. Esto está en la esencia de Escritores en Red. Empezamos...y seguimos. Vale.

Alicia dijo...

Javier, en esa masa esférica que tienes en tus manos yo veo un navío perfectamente moldeado. El casco, inicialmente de madera, otras manos lo convirtieron en una aleación metálica de gran fortaleza. Los viajes iniciales de corto recorrido, se convirtieron en largos cruceros allende los mares. La tripulación, cada vez más experta y numerosa, siempre alerta y tenaz evitando naufragar por las múltiples rutas del viaje.

Este barco no faenaba a la búsqueda de grandes bancos de peces. Su misión era compartir el disfrute uno de los tesoros más grandes, LA LITERATURA. Su más preciado botín un cofre con todas las palabras. En su hoja de ruta hilvanarlas para narrar la aventura de cada uno de los marineros.

Querido compañero tienes el privilegio de capitanear el buque que llevará a la tripulación de Escritores en Red a lugares de ensueño dónde el sol, la luna y las estrellas serán testigos de lujo de las nuevas aventuras que se irán contando en los blogs de cada uno de los tripulantes.

Te deseo que, con la ayuda de una experta tripulación, ninguna tormenta altere el rumbo de este nuevo viaje cuyo itinerario me da la impresión que lo tienes muy bien marcado.

Besarkadatxu bat

Rosa dijo...

Javier, creí oírte decir el sábado que tu no podías escribir poesía. Ahora lo entiendo: así la sorpresa era mayor al leerte hoy ¿verdad?.
Claro que,tal vez, fué la sugerencia lo que te inspiró...

Sea lo que fuere, bendita excusa para escribir algo tan hermoso. Me gusta y mucho, corazón. Gracias por estos versos.

Un abrazo

Pilar dijo...

Javier,
Es que me has sorprendido y encantado, bueno veo que como a todo el mundo, pero es que hay tanto de sensible y personal en esto.
Que vamos, que estoy encantada de tus novedades.
Un beso grande

Anónimo dijo...

Incansable Javier

Qué belleza de texto; tiene una dulzura tan poderosa... como tu energía vital. Felicidades por el Nuevo Año, por la Nueva Imagen de tu Blog. En realidad te vino de perlas el cambio: me encanta el color, más alegre y atractivo.

Muchos abrazos y besos, muchos buenos deseos de abundancia, prosperidad y alegrías infinitas en este 2010. Con cariño y admiración, como siempre ♥

Simetha =)

¡Felicidades!
¨
P.D. Te debo algunos e-mails. Ya después de las fiestas y tantas celebraciones, me pondré a mano contigo. =)))

Mari Carmen Azcona dijo...

¿ Ineluctable, inevitable? Te equivocas Javier.
Te superas ante las adversidades moldeando con palabras, haciendo posible que tu obra no quede en el vacío. La has traído hasta nosotros, más real si cabe que si fuera de nubes, de sol o de rocío. Has demostrado tu lucha y has salido vencedor.

Gracias por sorprenderme y dejarnos vislumbrar otra parte de ti. Nuestra confianza, está en buenas manos.
Un abrazo.

Javier dijo...

Estimado Emilio: Bonito poema de Kipling. Pero...en este caso el viento no abate nuestra casa. Lo único que hacemos es un poco de limpieza y arreglo. Los cimientos son sólidos sólo que vamos a ver si sobre ellos construímos un edificio más bonito, más elegante, más funcional y más acogedor. Ese va a ser el intento. El de todos. Sé que ilusión no nos va a faltar.

Javier dijo...

Mila, la ventaja de convivir con un grupo de escritores entusiastas es justamente esta. Te lanzan retos y claro, soy tan inconsciente que me atrevo a recoger el guante.
La verdad es que con estas cosas se aprende un montón. Seguiremos.
Un beso

Javier dijo...

Manuel, los tiempos del cambio son emocionantes. Mi objetivo, mantener y alimentar ilusiones. Eso sí, luego tenemos que conseguir hacer realidades. Sé que lo conseguiremos. El equipo es genial.
Como siempre, nos vemos delante de una cerveza.
Un abrazo

Javier dijo...

Alejandro:
El punto de apoyo que necesito lo encuentro entre los compañeros de Escritores en Red. ¿Se puede pedir más? ¡Qué lástima que las distancias kilométricas no nos permitan disfrutar de más noches como esta última! Dos reuniones, dos gozadas.
Un abrazo

Javier dijo...

En fecto, Emilio, el título marca una salida. Y a partir de ahí, teníamso que explorar caminos nuevos que no solemos transitar en nuestros escritos. Como siempre, he disfrutado un montón y me he quitado alguna telaraña. Lo aprendido intentaré reflejarlo en algún otro relato.
Un abrazo

Javier dijo...

Querida Alicia, ¡qué bonito lo que dices! Con compañeros de viaje así que dificil es la desilusión. Leo vuestras entradas con algo más que emoción. Desde luego, si conseguimos que en este barco cada uno tenga su función, entregue lo mejor de sí mismo, conseguiremos transitar con éxito rutas desconocidas hasta ahora. Creo que puede ser emocionante.
¡Suena la sirena de partida, cada uno a su puesto, comienza la travesía!

Javier dijo...

Rosa:
A estos encuentros que hemos tenido hay que acudir con la cabeza abierta y despejada. Yo así lo hago.Intento qeu nada de lo que hablamos caiga en saco roto. Y más si los consejos, clos comentarios o ánimos vienen de personas a quienes admiras. Así que ya sabes, cuando me dices algo, no cae en saco roto. Ahí está el resultado.
Un beso grande

Javier dijo...

Pilar, gracias por tu elogio. Y perdón por el atrevimiento de meterme es vuestro terreno. En cuanto a novedades, vamos a introducir algunas. Sin prisa pero sin pausa. Como eres la jefa de la Zona Oeste de España, también vas a estar implicada. Espero que las propuestas que vamos a ir haciendo nos sirvan a todos para crecer.
Un beso muy fuerte.
Pd.- Te echamos de menos. Espero que para la siguiente puedas estar.

Javier dijo...

Queridísima Simetha:
¡Qué alegrón! Tú conoces bien los inicios de todo esto. Hemos seguido caminos convergentes en muchos momentos aunque ahora, temporalmente, estemos un poco alejados. Pero sabes que esta es tu casa, este es tu lugar y aquí tienes a tu amigo. Ya sabes, en cuanto quieras, silba y ahí estoy. Ya te contaré las nuevas andanzas de este tu loco amigo.
Besos para tí

Javier dijo...

Estimada Mari Carmen, tienes el don del ánimo. En mi vida he visto nada igual. Siempre positivo nunca negativo (esto es para los futboleros). Si conseguimos hacer las cosas que tenemos propuestas vamos a tener grandes excusas para reunirnos. Será una gozada. Contamos contigo.

Valeriano Franco dijo...

"Te moldeo de nuevo...Dejo que tus formas aniden en la suavidad de las nubes". Querido amigo: lo que has escrito es hermoso, sugerente, emotivo y verdadero, porque efectivamente, ese cambio, renacido, es una repetición nueva, igual y diferente, cada día, para poder para seguir adelante y comenzar de nuevo. Enhorabuena y un abrazo,
Valeriano

Javier dijo...

Valeriano, gracias por tu visita. Siempre nos movemos sobre esa cuerda oscilante llamada renovación que nos puede hacer caer pero que nos alimenta de adrenalina. ¿No sería más fácil quedarnos donde estamos? ¿Qué nos empuja cada día a una locura nueva? Nos lo tendremos que hacer mirar.
Un abrazo

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Alucinante Javier. No sólo en la faceta literaria, que deslumbra en su belleza, sino también en ese contenido aplicable a tantas cuestiones que siempre nos atacan desde dentro y desde fuera, esa circularidad de tener que comenzar y recomenzar una y otra vez, desde el mundo, hasta la humanidad; alucinante, otra vez.
Cariños!

Anónimo dijo...

Vaya! Qué sorpresa... qué sorpresa más bonita, ¿seguirás por este campo? Tú puedes, y yo, que no lo sabía, quiero...
Mechas

Javier dijo...

Hola Sol, bienvenida a esta casa. Espero que disfrutes aquí con la hospitalidad de todos estos amigos que siempre me protegen. Busca un acomodo en esta tertulia y participa. Para eso estamos aquí. Y eso sí, para dar mil vueltas en espiral creciente a las cosas.
Un beso y gracias por venir.

Javier dijo...

Hola Mechas, verás que de vez en cuando me meto en unos fregados importantes. Ya sabes que no me gusta pasar de largo sin por lo menos mirar, y ya que etoy, participar, y ya puestos, intentarlo. El resultado, pues eso ya me gut, que me gustan tus felicitaciones y ánimos (¿o solo eran ánimos?)
Un besotón.