viernes, 31 de julio de 2009

Ahogado por el ying y el yang



Tengo dos maestros en los que confío. Uno es Santiago Solano (http://santiagosolanogrande.blogspot.com/) y otro es Emilio Porta (http://emilioporta.blogspot.com/). Gracias a ambos he llegado hasta donde estoy (claro que a lo mejor deberíamos analizar si ese dónde estoy es mucho o poco pero eso no es culpa mía, que yo me esfuerzo, sino de ellos).

Ambos son el ying y el yang, ese concepto fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo según la filosofía oriental. Sin orden, uno es el trabajo, otro la inspiración, uno lo mínimo, otro lo máximo, en uno prima la idea, en otro la palabra, en uno la acción y en el otro el pensamiento, uno es alto y otro bajo, uno guapo y otro feo (je,je) y además de todo eso, ambos son amigos irreconciliables. .

Este par de maestros,que intentan con buena voluntad llevarme por la senda de la literatura, me vuelven loco. Yo ya no se por dónde ir. Os cuento.

Si entráis en el post anterior, veréis que os conté que en mi viaje de vacaciones había recibido varios flashes que pensaba utilizar para algún relato http://javierribas.blogspot.com/2009/07/ya-se-que-irme-sin-avisar-no-ha-estado.html

Mis dos jefes han entrado en la propuesta y cada uno de ellos me presenta su visión del asunto, os dejo con ellos porque creo que así entenderéis bien mi encrucijada.

Emilio Porta:

""Al verla decidió no bajar del autobús"...¿me quieres decir por qué necesitas continuar el relato? Es suficiente. Ufff...es total, Javier. Dice tanto que pasa a ser uno de mis relatos favoritos. Ya sabes que me gusta lo mínimo que dice todo. Dios mío qué pensamiento más completo, más real, más sugerente...Todo lo que debiera ocurrir y no ocurre, todo lo que debiera ocurrir y ocurre, lo vivido, lo soñado, lo casual, lo incierto...Y sin embargo ocurre porque está ahí. Yo no quiero leer mucho...quiero leer cosas como esta. Eso es la vida..."Al verla decidí no bajar del autobús" Ese era el viaje. Olvidarse del destino exacto, dejar que el destino sea el propio viaje...wou! qué bueno...sin más.
27 de julio de 2009 18:18

Santiago Solano escribe:

.....Al verla decidió no bajar del autobús. Se quedó allí, dos asientos detrás de ella, observando el arco de la camiseta roja sobre la piel blanca moteada de pecas. El pelo rubio caía desde la altura de un cuello esbelto como una cascada de deseo. Estaba solo, lo mismo que aquella tarde, con esa soledad que sólo es posible en medio de la gente. Y excitado, muy excitado; como aquella tarde en la que, sentado, solo, frente a su cerveza, pensaba en Luisa, en su muñequita rubia, en la mujer con la que había compartido los días y las noches de más de treinta años. Pensaba ahora también en sus labios rojos que ya no volvería a besar nunca más......Al lado de la mujer rubia del autobús se sentaba el hombre amarillo. El japonés, a pesar de su pequeño físico, de su cara redonda cubierta de arrugas y cicatrices, de aquel desgarrón bajo las cejas a modo de ojos, de aquella fealdad manifiesta, no en vano apenas si tenía nariz, iba contándole a la chica, en un español atiplado, patrañas increíbles. Y ella iba encandilada con aquellas historias de honor y viejas espadas afiladas, escalofriada con aquellos dedos de la mano derecha que caen al suelo, recién cortados, bajo el rostro de un héroe anónimo que suda de dolor, mas sin una mueca que lo revele. Luego ve la mano mutilada de él, esa mano que la chica se lleva a la boca y besa......Sin saber por qué, piensa en la escena de la película en la que un escritor americano, tildado de aventurero irracional por su generación, discute con un militar nipón el futuro de la humanidad. El ejemplo del autor loco, ese enfrentarse a la vida con lo que uno tiene, aunque sólo sea imaginación, le descubre su camino, aquí en Palencia, cuando el autobús circula por la calle Gabino Alejandro Carriedo. Ve entonces recostarse la luz del sol a los pies de los árboles, oye el canto de una bandada de pájaros, huele el aceite de una churrería, toca la llave de su nueva vida en el bolsillo del pantalón, saborea el caramelo de menta que no recuerda haberse llevado a la boca, pero que ahora salta nítido a un primer plano......Luego, sencillamente, dice:......- Ésta es mi ciudad, la que he imaginado tantas veces.


Como comprenderéis, después de esto, estoy para el suicidio. No sé si ir para adelante o para atrás, si cortarme las venas o dejármelas largas, si subir o bajar. Es bastante posible que pida una excedencia en el trabajo y me vaya a meditar a mitad del campo, a ver si soy capaz de encontrar la respuesta a esto de la Literatura.

sábado, 25 de julio de 2009

¡Va por vosotros!



Ya sé que irme sin avisar no ha estado bien pero necesitaba desconectar un poco. Para compensar os dejo el brindis de la foto (esa cerveza me la tomé a vuestra salud)

Ahora tendré que sufrir ausencias hasta la vuelta de todos los amigos pero creo la espera merecerá la pena. He estado de vacaciones, fuera de mi lugar habitual y dedicandome a ver, a observar, a pensar y a admirar. Hay muchas cosas que contar pero como esto no es un blog de viajes sino de otras cosas hoy sólo quiero dejaros algunas ideas, como flashes, que me han ido viniendo a lo largo de mi recorrido. No se a vosotros, me imagino que también, pero a mí la idea para los relatos me viene como un fogonazo y me deja traspuesto. Luego le doy tiempo de maduración y si el calor del chispazo no se apaga, es decir, me sigue golpeando como para abrirse paso, entonces me pongo a escribir.

Os dejo pues algunos de las frases de estos días. Veréis que son muy generalistas y poco literarias, pero es lo que me sirve a mí de inspiración.


...al verla decidió no bajar del autobús...

...aquella era su ciudad, la que imaginó tantas veces,...

... sentado, solo, frente a su cerveza,...

...el japonés, a pesar de su pequeño físico,...

...con el ejemplo del autor loco, descubrió su camino,... (esto me ha dado una serie de ideas que las voy a poner en práctica) (Retratos)


Esta lista tiene ahora una semana (o dos) de reposo. Luego me pondré a escribir.
Ah, tenía ganas de volver con vosotros. Un abrazo a todos.

sábado, 11 de julio de 2009

El dios


Mi afición al fútbol es esporádica. Veo algún partido de vez en cuando y si es posible en compañía. Es una buena excusa para echar unas risas.

Me acuerdo que cuando el Valencia club de futbol quedó campeón de liga en España, salí a la calle para ver el ambiente. Llegué a la plaza del Ayuntamiento de la ciudad y me dejé arrastrar por la fiesta. El colorido me gustó mucho, ví a la gente sonreír y disfrutar con la algarabía que se montó. Paseé una hora por allí y volví a casa pensando en la fuerza que tiene el fútbol como deporte de masas. Por supuesto, mi interés estaba en ese ambiente. No me interesó ni me quedé a ver la llegada de los futbolístas en su autobús descubierto, a esas 20 o 30 personas saltando dentro de un autobús y saludando a la gente como si hubieran conseguido la mayor hazaña del mundo. Eso no formaba parte del espectáculo que despertaba mi atención.

Os cuento esto para tratar de encontrar una justificación a la asistencia de 80000 personas a la presentación de un jugador de futbol en Madrid. Si yo fuí a ver cómo se ponía la ciudad por el motivo anteriormente descrito, tal vez podría intentar comprender lo de Cristiano Ronaldo en Madrid. Pero creo que no tienen nada que ver ambas situaciones. Sin ser futbolero, reconozco que como deportista ese hombre es muy bueno. Pero... ¿Qué coño hace toda esa cantidad de gente para ver la presentación? Ni siquiera se jugó un partidillo. Nada. Sólo habló un poco y dio la vuelta al campo. ¿tan importante es ir a ver eso?

Estamos haciendo dioses donde no los hay. La fuerza de la televisión es inmensa, la globalización nos ataca peligrosamente. ¿Cómo se sentirá un chaval de 24 años cuando viva eso? Seguramente todos vamos a querer imitar a ese joven jugador, le vamos a poner como ejemplo de vida, de objetivos, de metas. Pero yo no alcanzo a ver el resultado. Creo que el final de esto va a ser la decepción, la frustración, el desengaño. Y esto es muy peligroso. Demasiado peligroso para nuestra juventud. Alguien tendrá que avisar de los peligros que esto conlleva. Que no son pocos.

domingo, 5 de julio de 2009

De lecturas, ventas y miedos

La verdad es que no se puede estar más de una semana sin actualizar el blog. Luego los acontecimiento se me comen, ya no doy abasto. Así que esta vez, seguramente no será la última - me extenderé un poco más para contaros lo que ha ido ocurriendo.
De entrada, el día 1 de Junio apareció el nº 6 de la Revista Tirano Banderas Digital que trimestralmente publica Escritores en Red (http://www.erabradomin.org/)
En ella hay poesía, narrativa, ensayo y alguna que otra ocurrencia que mis compañeros de publicación van teniendo. Como hay horas en el verano en que la calle está imposible debido al calor, creo que ese es el mejor momento para dedicarlo a leer. Creo que vais a disfrutar con la disparidad de propuestas que hay reflejadas en este número de la Revista Tirano Banderas. Seguro que celebraréis alguna y que con otras no estaréis muy de acuerdo. Pero eso es lo bueno de este trabajo. Al igual que dicen que Dios es Uno y Trino, pasa lo mismo con Escritores en Red. Un cuerpo... y varios conjuntos de trinos.
Con riesgo a parecer bitemático -Escritores en Red y Atmósferas - os comento que esta semana hemos hecho el primer ingreso,por importe de cuatro becas (2600 euros), en la cuenta de la Fundación Vicente Ferrer. La venta del libro ha ido bien y confiamos en que aún le queda mucho recorrido. Así que si aún no has adquirido tu ejemplar, pincha http://www.visionlibros.com/detalles.asp?id_Productos=9619&web=91 y podrás adquirirlo. Vale la pena.
En otro orden de cosas, quería comentar que esta semana ha sido pródiga en comentarios vuestros. Aún me acuerdo con cierta angustia de los inicios de este blog. Ver que nadie leía , que nadie comentaba, casi me lleva al abandono, a cerrar el blog y dedicarme a otros menesteres. Pero poco a poco, como un paciente goteo, empezaron a caer comentarios y visitas. Y esto me animó. Así que cuando alguien me dedica un ratillo de su tiempo para hacer un comentario sobre los posteado, no puedo menos que contestar. Esa réplica es una forma de agradecimiento. ¡Pues buenos estamos como para desperdiciar lectores! Tan sólo no contestaré a mi amigo - y sin embargo maestro - Emilio Porta (http://emilioporta.blogspot.com/) porque no quiere que lo haga. Tal vez porque sabe que mi pluma es mordaz (ah, esto me suena a una de las buenas escritoras que he encontrado con Atmósferas) y que puedo zaherirle facilmente. En fin, el miedo es libre.