sábado, 7 de noviembre de 2009

El domador



Tras leer el libro de Miguel Ortega Isla, con un par de meses de retraso sobre el horario previsto– o escribo, o leo, o barro pero todo a la vez aún no se hacerlo – no me queda más remedio que nombrarle Domador Mayor del Reino.
Miguel Ortega en su libro Historias increíbles nos plantea un juego, sin decirlo, en las que las normas están muy definidas. Del lector quiero: imaginación, paciencia, cultura y humor.
Quien no sea capaz de afrontar el libro con esas cuatro premisas bien claras, tal vez quede decepcionado. Pero quien le admite el reto va a estar obligado a rendir pleitesía al autor y admitir que está frente al Domador de las Exclamaciones.
En el momento menos pensado te arranca un Oh de admiración porque sus palabras son las justas y su significado concreto. En otro, la exclamación que te sale del alma es Uff, de sentimiento, al tiempo que tratas de contener una lágrima. Más adelante , o más atrás, que el orden casi no importa, te lleva hasta el Ah, porque te ha envuelto con su historia, te ha llevado por su camino, y te ha dejado donde el quiere. No menos veces te para instantáneamente en el ¿Y? Pero Miguel Ortega, sabe que es sólo una décima de segundo Porque al darle una vuelta al relato, aparece frente al lector un abanico impensable de posibilidades capaces de mantener la cabeza en ebullición durante varios días.
Y a todo esto, te controla la sonrisa, la hace aparecer y desaparecer con la agilidad de un prestidigitador. Este libro, Historias Increíbles, de Miguel Ortega Isla, está espolvoreado con relatos de todo tipo que consiguen, tras llegar a la última página, hacerte exclamar un placentero Hummm.

17 comentarios:

Santiago Solano dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Javier. Miguel, como escritor, en sus libros publicados, llega sobradamente a eso que llamamos literatura.

Un saludo cordial.

Miguel Ortega Isla dijo...

Querido amigo Javier:

Ocurre a veces que un lector inteligente y concienzudo
descubre virtudes en un texto que ni el propio autor había
sospechado.

Es lo que me ha ocurrido a mí al leer tu glosa sobre mi libro,
hasta el hecho de preguntarme. ¿Todo eso lo he escrito yo?

Probablemente habrá más generosidad por tu parte que
realidad por la mía.

En cualquier caso me has dado una pulgarada de felicidad.
Enorgullecerse con mesura me parece totalmente lícito.

Espero que te animes y pronto podamos cambiar los papeles.

Ha sido una suerte que yo, tan poco proclive a brujulear por
los blogs, entrase en el tuyo. Me han debido de guiar los Hados.

Con mi agradecimiento un fuerte abrazo.

Miguel Ortega Isla.

Anónimo dijo...

Querido amigo Javier:

Ocurre a veces que un lector inteligente y concienzudo
descubre virtudes en un texto que ni el propio autor había
sospechado.

Es lo que me ha ocurrido a mí al leer tu glosa sobre mi libro,
hasta el hecho de preguntarme. ¿Todo eso lo he escrito yo?

Probablemente habrá más generosidad por tu parte que
realidad por la mía.

En cualquier caso me has dado una pulgarada de felicidad.
Enorgullecerse con mesura me parece totalmente lícito.

Espero que te animes y pronto podamos cambiar los papeles.

Ha sido una suerte que yo, tan poco proclive a brujulear por
los blogs, entrase en el tuyo. Me han debido de guiar los Hados.

Con mi agradecimiento un fuerte abrazo.

Miguel Ortega Isla.

Alicia dijo...

Si vosotros lo decís, y con lo que os adivino a ambos, no pienso dudar de la valía de Miguel cómo escritor. Tendré que leerle más.

Acaso lo único que siento es que habiéndole tenido tantas veces tan cerca para haberle conocido un poco mejor y haber cruzado algunas palabras y además habiéndolo intentado por mi parte, no me ha dado oportunidad. Igual yo pretendía ser egoista. Reconozco que me hubiera encantado algún cruce de comentarios con él, una persona de mucha cronología pero sin embargo desenvolviéndose en este medio creo que ha demostrado que no tiene mucha edad. No es normal en los foros encontrar a alguien así.
Besarkadatxu bat

Santiago Solano dijo...

Tú lo has dicho, Alicia. No es normal...
que a mi comentario, laudatorio de todas todas, no se le ponga ni una palabrita de agradecimiento. Y sólo digo esto, que si hablara...

Pero, bueno, lo hemos intentado, que no es poco.


Un beso.

Alicia dijo...

Santiago,con mi comentario anterior no quería remover ningún agua turbulenta, simplemente al citar la no normalidad me refería a lo especial que podría haber sido conocer, a través de sus comentarios, a una persona que apunta ser diferente a mí , acaso por sus distintas vivencias debido también a la diferencia de años.
Yo entiendo que el artista lo es en la medida que interacciona con la persona que intenta admirar su obra de arte. Un artista y su obra pierden el sentido si no hay nadie enfrente o si hay alguien y se le ignora. Cuando me refería a la situación de egoísmo mío con respecto a Miguel era en el sentido de que yo pretendía conocer algo más al artista y a él no le ha interesado. Yo lo he respetado pero no lo he entendido. Acaso por qué me gusta valorar la obra por un lado y la categoria humana del artista por otro y si confluyen las buenaqs sensaciones en ambos ámbitos es cuando lo admiras totalmente.

Abrazos a todos

Emilio dijo...

En "Historias Increibles" se recogen varias ejemplos de la buena Literatura de Miguel Ortega Isla, entre ellos, el poema Paraguas, anteriormente editado también en la Antología "12 más 1" de la colección Li-Poesía, dirigida por Santiago Solano, y Tren de Cercanias, libros y colecciones aportadas por él también al acervo de este Patrimonio Cultural con proyección presente y futura que es Escritores en Red, Asociación Marqués de Bradomin, que, a su vez, recoge toda la experiencia de la Literonaútica, glorioso precedente de nuestra Asociación. Ese poema, ya citado anteriormente y gran parte de la magnífica obra de Miguel debería - lo repito una vez más - tenerlo en cuenta para saber quien es y donde está.
Como siempre, Javier, sigues con tu excelente labor - objetiva - de alabar lo que es digno de alabanza y de silenciar o criticar aquello que - humanamente - debe serlo.

Creo en la dinámica de todo grupo, creo en la dialéctica, admito, con Walt Whitman, las contradicciones humanas. Pero creo, que, por encima de todo, hay que intentar ser objetivos en los juicios y subjetivos en los afectos. Y, sobre todo, hay que ser consecuentes con lo que se escribe. Yo, como no entiendo la Literatura separada de la vida, al menos en un escritor, trato de aplicarme el cuento. Y que este "cuento" tenga al menos la coherencia necesaria para no confundir ni crear problemas a los amigos. Javier, a ti, gracias, una vez más. Y a mi, por una vez, me voy a dar una palmadita en la espalda con una mano y con la otra voy a taparme la boquita y no voy a hablar más de cosas que sólo enturbian el compañerismo y la amistad. A mi la vela en este entierro me la dan precisamente esos conceptos. Y mi cariño e integración en Escritores en Red y su proyecto. Pero a esta vela, en determinados temas, le queda poca cera que arder.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Y pido, absolutamente a todos, sin excepción, los compañeros de esta Asociación que, en la reunión del 14 y posterior cena, se hable del futuro, sólo del futuro. Y dejemos el pasado en donde debe estar. En los reconocimientos y gratitudes necesarias, en los marcos y las orlas, y los buenos recuerdos. El que quiera seguir el camino conjunto - no uniforme, cuidado, pero si conjunto - que lo haga. Y el que no, ya somos todos mayorcitos para seguir jugando a juegos de colegio. Esto no es un patio de Monipodio. Es un serio proyecto cultural en un mundo que cambia, que abre nuevas perspectivas, y en el que no podemos - ni queremos algunos - quedarnos atrás. Ya se encarga la vida de darnos los suficientes problemas y crear paredes exteriores que separan e impiden el desarrollo de los mejores como para que nosotros nos enzarcemos más en crear muros innecesarios en un grupo que, hasta ahora, es un ejemplo de innovación y calidad literaria. Y que va a seguir siéndolo. Por supuesto.

Port

Manuel dijo...

Queridos todos los presentes. ¡Como me gusta leeros!.

Yo no tengo el gusto de haber leído el libro de Miguel, pero seguro que, si lo consigo, me dará alguna que otra velada muy agradable.

Claro, que Javier tampoco me enseña a jugar al frontenis... Asi que ¿de qué me quejo?.

Santiago... ya hablaremos...

Emilio, me temo que, por "otra" vez, disiento. Y mira que en este caso me encantaría estar de acuerdo contigo. Pero no puedo. Será por aquello de que "el pueblo que olvida su pasado, está condenado a repetirlo". Será por eso otro que cantaba magistralmente Llach "no olvidaremos ningún nombre, será necesario recordar, para no repetir el paso de la historia".

Sera...

Pero no hay herida que se cierre si no ha salido fuera todo el pus que contiene. Y te aseguro que, de heridas, se un rato.

Asi que me temo que no estoy de acuerdo contigo.

Ahi estaremos para empujar.

Miguel dijo...

Queridas amigas Alicia y Carmen.
Al no tener vuestro E – mail ni poderme comunicar con vosotras vía Erabradomín, ya que no pertenecéis a la Asociación, estoy haciendo lo imposible por comunicarme
con vosotras.

1 - Por favor pedid a Javier el mensaje que le he enviado para que os lo entregue

2 – Pedid al mismo Javier o a otro socio el último mensaje
colectivo que he enviado a todos los socios.

3 – Y por favor no precipitaros en vuestro juicio.
Soy una persona afable, educada, siempre dispuesto a ayudar
a mis amigos, y no resulta agradable leer comentarios con ligeras acusaciones totalmente infundadas.
Estaría encantado en ayudaros en algo.

4 – Vuelvo a pedir excusas a Javier por las molestias que le origino.

5 – Cuando esté todo aclarado os ruego me enviéis un correo a

mortegaisla@hotmail.com

Un cordial saludo Miguel Ortega Isla

Alicia dijo...

Miguel, paso a contestarte desde este saloncito de Javier. Javier fue la persona que me abrió las puertas de esta Asociación, es muy buen anfitrión y sé que no le importará.

Te comento que no he hecho ningún juicio previo sobre un asunto del qué no tengo toda la información. Puedo intuir algo por los comentarios que he tenido ocasión de leer. Sin embargo quiero que sepas que es un asunto en el que no pienso posicionarme, es por lo que no requiero ningún tipo de información accesoria al respecto.

Tal como están las cosas, sólo me queda esperar que este lugar, que tan buenos momentos me ha proporcionado-a la vista de todos han quedado-, y que siento cómo mi casa siga su rumbo. Si en ese itinerario nos encontramos por el camino, no te quepa la menor duda que me encantará compartir “tertulia” contigo, al igual que lo llevo haciendo desde hace casi un año con varios de los soci@s.

Espero que entiendas que en estos momentos elegir otra vía como la que tú me propones para entablar contacto contigo-vía email-poco beneficiaría a la transparencia que he demostrado siempre en mis intervenciones hasta este momento. No quiero que a nadie de los compañer@s con los que he tenido la fortuna de compartir comentarios en “abierto” le quede la mínima duda de lo que pudiese hablar contigo en “cerrado”.

Recibe un cordial saludo

Mari Carmen dijo...

Estimado Miguel:
Yo sé lo que la blogfera significa para mí, es más, hace unos días ( antes de que ocurriera nada de todo esto, puedes comparar las fechas ) acudí a tu blog para explicarte mi postura. El comentario número siete de tu última entrada, es mío...te remito a el.
Miguel, la pregunta que debes hacerte es que es lo que la blogsfera significa para ti.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Perdona, Javier, pero deseo decirle a Manuel algo muy sencillo:
"Lo importante no es estar de acuerdo en todo...lo importante es saber quienes son los nuestros. Una vez sabido...da igual alguna que otra disensión".

Port

(que, por otro lado, y en este asunto, no veo con claridad donde está. Si te refieres a que yo no soy partidario de remover más la memoria histórica...pues si. En este caso te pido que me lo perdones por el afecto mutuo...y por lo que nos une: LLach, Cohen, Silvio Rodriguez, Sabina...y todos aquellos que aman la libertad o la cantan. Y no olvides que, cuando ha habido que hablar claro, el primero que lo ha hecho - y en todos los temas - he sido yo. Simplemente no me gusta seguir "hinchando el globo cuando ha estallado". O mejor, mas adecuado: seguir metiendo el sacacorchos cuando la botella está abierta.

Un fuerte abrazo, Manuel, desde este blog de Javier, que vuelve a ser terreno de comunicación y encuentro.
Y de buen humor e ironía. Que no debe faltar.

Anónimo dijo...

Magníficas intervenciones, chicas, desde Portugalete. Qué buen puente colgante hay en Bilbao...

Port

Miguel dijo...

Para Alicia, Mari Carmen y Manuel.

Amigas Alicia y Mari Carmen:
No se trata de ocultismo,
se trata de sentido común y lógica.
Para escribir a Papito Pérez tengo que conocer su dirección
Yo no puedo estar constantemente recorriendo los 17 blogs que además del mío hay en la blogsfera y buscar entre los muchísimos comentarios de esos 17 blogs para averiguar a donde puedo contestaros.
Mi mano está tendida, más cariñoso y amable ya no se puede ser,
si queréis tomarla estaré encantado, de lo contrario este asunto está definitivamente terminado por mí.
Todo esto no ocurriría si fueseis socios de la Asociación porque entonces recibiríais los mensajes colectivos y en el fichero de socios tendríamos vuestra dirección.
Que por cierto os la pedí para regalaros un libro.
Y por favor si queréis contestarme enviadme un E –mail

Amigo Manolo: ¿por qué no me has pedido el libro?
Te lo llevaré encantado el día 14.
Creo recordar que tú y Rosa ya me habéis leído, que os envié un libro.

"Resulta que para contestar a tres personas tengo que dirigirme a una cuarta, es de locos".
Saludos cordiales a los tres Miguel Ortega Isla

Mari Carmen dijo...

Estimado Miguel:

No es tan complicado localizarnos, para contactar con Manuel tienes su magnífico blog, y para hacerlo conmigo...sigo esperándote en el tuyo.

Querido amigo, disfruta de la blogsfera viajando por los mundos reales o imaginarios de tus compañeros, como lo hago yo, comenta o no lo hagas, nada ni nadie te obliga.
No sufras por los caminos a seguir, nada se pierde en la blogsfera. En un lugar en el que se comparte tanto, como en este maravilloso edificio lleno de vecinos, existen puentes intangibles que lo unen todo, permitiendo que llegue a su destino. ¿Ves cómo esos puentes nos han reunido? Aquí estamos Santiago, Javier; Alicia, Manuel, Emilio; tú y yo. Esta es la magia de la blogsfera, nos permite disfrutar de la literatura, prestándonos pequeños saloncitos donde reunirnos para crear, debatir, reflexionar, aprender, o simplemente... y porque no, disfrutar.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Sí, es cierto, Miguel, no es tan dificil buscar tu propio blog, y, además, yo creo que es muy fácil ir a cualquiera si se desea saber lo que escriben o ponen todos. Otro tema es que hayas tenido problemas, durante un tiempo, en tu ordenador, pero también los tendrías para los mails. Amistad y afecto aparte, estoy totalmente de acuerdo con Mari Carmen. Pero es una antigua controversia en la que no tiene sentido seguir. Los mails son estupendos. Y los blogs magníficos. Es como el que dice que él sólo va al teatro y excluye el cine. O viceversa. Ya hemos hablado del asunto, en cualquier caso. Y estamos utilizando el espacio de Javier como foro para un tema que yo creo que está archidebatido. Así que...que no se nos enfrie la cena.

Port