sábado, 5 de septiembre de 2009

La sombra de una duda

Me vais a permitir que en esta ocasión vuelva la vista atrás. Llevo varios días dándole vueltas a este asunto y me apetecía tratar sobre él. Como siempre son las casualidades las que me llevan por un derrotero u otro.
Esta mañana he leído un relato y tras la primera lectura lo he considerado insustancial. Después de la sensacional explicación que me han dado sobre el mismo y tras descubrirme las claves que encierra, he de reconocer que es un cuento muy inteligente. El relato se titula “El Bebé de Desirée” de Kate Chopin publicado el 14 de enero de 1893 en la Revista Vogue, con éxito inmediato. Cuando me autorice su traductora a ponerlo aquí, lo haré.
El caso es que me ha hecho recordar el penúltimo relato que he escrito en este blog: “El anzuelo” http://javierribas.blogspot.com/2009/08/al-cesar-lo-que-es.html
Tras recibir los comentarios, reconozco que quedé un poco decepcionado. Por supuesto no con vosotros, sino conmigo. Tuve la sensación de que no lo había hecho bien. Así que no me queda más remedio que explicar un poco el relato. Porque sólo de esta forma me podréis decir en qué me he equivocado, con qué claves no he acertado.
En mi anterior espacio propio en web http://www.erabradomin.org/javrib/index.html tenía mi taller de trabajo y un espacio para las críticas, expuesto al público . Y reconozco que, de vez en cuando, lo echo de menos. Así que espero que esta vez me ayudéis pues tengo que enviar un relato para la revista de Escritores en Red del mes de septiembre y espero que pueda ser este.
Con “El anzuelo” quise retratar el sentimiento de un pederasta. Pero claro, quería engañar un poco al lector dándole un tratamiento suave, con una voz narradora externa a ambos personajes, sobre todo al principio. De tal forma que quien lo leyera no pensara inicialmente en que el relato no va más allá de la anécdota de una mera relación entre dos internautas. Intenté retratar una belleza real de ella, incluso ensalzándola, para que el lector pensara que la aceptaba plenamente. Un poco más adelante, ya traté de señalar la diferencia de edad indicando que tenía estudios universitarios, luego se trataba de una persona bastante más mayor que la chica. Di la pista de la de la virginidad de ella, incluso como un elemento cautivador para el hombre (tal vez este párrafo pueda llevar a engaño pues me dicen que no queda claro si la virginidad es de ella o de él. Para mí el hombre es célibe y ella virgen, aunque esa diferencia casi no se usa hoy en día, en las conversaciones normales se usa la palabra virginidad para ambos sexos).
Los comentarios recibidos han sido:
“…Felicidades Javier. ¡Qué buena estaba la rubia!Tanto que no servía ni para hablar.Ya me imagino al pollo tatarrtamuuudeeeeando…”

“Hermosa y cruel, real. Devastadora.La Naturaleza, el Destino o simplemente, la Biología, han dado al hombre el don del miedo ante la hembra. Y no hay forma de arrancarselo, eh?.Menos mal que también lo dotó de la Fantasía para vivir desde el fondo del autobús la historia que no supo llevar al escenario…”

“…sino la de que Ella estaba en la parada. Como están ellas siempre. Sólo que ellas buscan siempre el trayecto y nosotros nos conformamos con verlas e imaginarlas. Eso también es cuestión de la vida. Ellas son más reales, no cabe duda…”

“El se lo pierde...no creo q tenga claro lo q quiere realmente si sigue buscando tanto...”
Con estos comentarios, comprenderéis mi desazón. O bien la lectura del texto ha sido “en diagonal” lo que sería una lástima o, lo que es seguro, yo me he equivocado totalmente. Lo que el lector aprecia no tiene nada que ver con lo que yo quería expresar. Así que os pido, si tenéis un ratillo, que me echéis una mano con una crítica que me ayude a ver dónde me he equivocado.
Es que me daría mucha rabie darle la razón a Emilio Porta cuando dijo que con la primera frase era suficiente.
Pd.- Revisando esa entrada he visto una nota de Carmen Silva. Le doy la bienvenida a mi blog y espero seguir leyéndola en su blog. Un beso. Ah, y corroboro sus palabras, las que utiliza parafraseando a Borges: “…en literatura todo está escrito sólo cambia la manera de contarlo…”

36 comentarios:

Emilio dijo...

Pues que no te de... porque no sólo era suficiente, sino, como te dije en aquella ocasión, la frase era el relato. Era la sugerencia, era el pensamiento interior, era lo sucedido que no sucede y lo que sucede siempre en la imaginación, que para mi es real. Era un relato completo y maravilloso de una frase.
Ahora bién, dicho esto, y si no me quieres dar la razón, aunque posiblemente me la habrías dado en un contexto diferente a la necesidad de continuarlo pues...no te preocupes, lo volveré a leer y a releer...y te comentaré. Para eso eres mi amigo. De todas formas, el comentario - que entresacas en tu post - era un comentario casi filosófico. Y sigue siendo válido escribas lo que escribas. Y ya que has acabado las fiestas - y yo no he empezado las siestas...nunca me las "echo", me sientan mal y, además, mis horarios no me lo permiten...- pues que si, Javi, que sí...que voy a "investigar" tu texto..en la otra línea que deseas, qué manía con ponerle lazos al sol...En fin...Y yo,lo de la pederastía activa, qué quieres que te diga
lo castigaría con internamiento, control estricto o la esterización si es una compulsión irrefrenable, sobre todo con niños pequeños...no creo que ese sea el camino. Comprender hay que comprender todo...pero no aceptar lo que hace daño a seres humanos inocentes. Lo de la pederastía con niños es que no lo puedo aguantar...No llames pederastia a la idealización mental...yo creo que equivocas el término...Y, ¿ me quieres explicar por qué te tienes que meter en esos berenjenales, un tipo como tú, que, con una frase, construye un relato que deja sin aire al lector y le permite que desarrolle en su mente lo que quiera?.
Qué manía tenemos todos los escritores de escribir mucho y explicar...en vez de escribir poco y bien. Y sugerir. Poco que diga todo...y que nos haga viajar mentalmente mucho. Yo adoro las distancias cortas. Esas distancias cortas. Y más en la sociedad que vivirmos, en la que, en el futuro, lo van a tener muy mal los escritores ( y los editores ) que no entiendan esto. El tiempo nos consume. Y hay que hacer que el instante sea eterno. La fotografia, la palabra...la vida. Y luego, que el instante repose.

Port

Anónimo dijo...

Bien. Y ahora vamos a "El anzuelo".
¿Ves como Zeus en su escrito en el último post de Santiago tiene razón?. Leemos muy deprisa. Demasiado deprisa. Confieso que he sacado, al releer el relato, muchos más matices de los pensados. El problema es que es otro relato. Es decir, utilizas una frase que es un relato en si, y la pones de entrada de otro relato. No digo nada...pero es una pena que teniendo DOS relatos magníficos (uno mínimo y otro más largo, pero corto, elimines uno de ellos. Pero tu eres el autor. El segundo es bueno. Incluso la temática. Inquietante...pero bueno.
Te tengo que confesar que el tema no es "pederastía" pura, es... véte tu a saber que andaba por la mente del sujeto...Lo cierto es que tiene grandes cosas: de forma y contenido...pero el último tercio es algo confuso...Cuando te metes en lo explicativo ahí algo patina...Yo creo que esa parte se puede mejorar. Y la primera frase guardarla...o hacer una acotación poniéndola en negrita que diga: 1) frase tomada de mi mismo relato EL AUTOBUS (porque él y ella podían estar dentro, en ese relato, también, y él ir a bajarse y no hacerlo, ese es sería uno de los sentidos diferentes, lleno de poesía, por otro lado...) bueno pues, haciendo eso...tienes !los dos relatos!. Y tu amigo Emilio tan contento. Y no te digo nada la crítica si te descubre...Pero es tu opción. Es una sugerencia. Tu ház lo que quieras, por supuesto.
En cuánto a El Anzuelo, pues eso, es muy bueno, muy actual, y me encanta el equivoco...era una niña pero demasiada mujer para lo que él buscaba (me sobra lo de la virginidad y me falta algo, en tu estilo) que diga claramente - lo dices pero no queda claro del todo - lo que acabo de decir. Y, si quieres, seguimos hablando por teléfono. A veces me da miedo escribir un comentario porque escribo como hablo y se que puedo pasarme de registro. Esta vez lo he hecho porque lo has pedido. Un fuerte abrazo.

Port

Anónimo dijo...

Yo si le entiendo, Sr. Ribas, yo si lo entiendo. Tenga en cuenta que yo escribí "Lolita". La chica de la parada debía tener más o menos su edad, ¿no?. Es lo que ocurre. Que uno no sabe lo que es ficción o realidad. Fíjese, a mi casi me excomulgan ( claro que me importaba un rábano, y luego, cuando Kubrick hizo la película, al conocer a la chica, empezaron a entender algo. Yo nunca he sido un depravado, Sr. Ribas. Sólo un escritor con imaginación. Y un profundo conocedor de la naturaleza humana. Se que escandalicé a muchos pero el libro tuvo repercusión y tampoco era para tanto el tema...En cuánto a la realidad, estoy de acuerdo con E.P. Hay mucho loco peligroso por ahí. Si quiere, dentro de unos años, como yo estoy en un estadio raro, con mi alma vagabundeando por el cosmos, ya le digo, si quiere, charlamos un rato. Y, enhorabuena. Es un gran relato. Haga caso, eso sí, al tal Port...a lo mejor puede retocar un poco la parte final..sin miedo, a su manera. Yo también lo veo así. Bueno ver, lo que se dice ver, veo poco. Desde que me he muerto más que ver, percibo.

Vladimir Nabokov, autor de "Lolita".

Ella dijo...

Yo no soy crítica literaria, y me manejo más por instinto que por preceptos, pero como soy la reina de los finales desconcertantes, me gustaría echarte una mano.

Empiezas muy bien, aunque siento disentir de tu amigo Emilio Porta. La primera frase sólo es suficiente para un tipo específico de lector. Los demás, la inmensa mayoría, no besamos los pies de Monterroso.

En cuanto al resto del relato, me parece bueno, pero creo que deberías revisarlo.

Yo podría apuntarte algunos matices que quizá te ayudarían o quizá te molestarían, pero creo que tú sabes donde chirría, o no estarías preguntando a los amigos.

Dudar de tu obra es bueno, Javier, ayuda a hacer mejor el producto. Si algo no te cuadra, revísalo cien veces, no dejes que las adulaciones de tus efusivos admiradores te convenzan de lo contrario.

Un cálido saludo.

Anónimo dijo...

Para disentir estamos, querida amiga Ella. Y para confluir. Lo de Monterroso me parece mucho más flojo que lo de Javier. Y yo le he hecho una crítica al relato. Has leído algo deprisa. Sobre todo, le he criticado la parte final. Sólo le he dicho que había dos. No por ser corto uno es peor que uno largo. Pedro Páramo, la obra de Juan Rulfo es distinta a Guerra y Paz, de León Tolstoi, pero no peor. O algún cuento de Cortazar o de Borges o el mismo Chejov, anteriormente. O, Aura, de Carlos Fuentes, que tiene poco más de 40 páginas, no son peores que obras más extensas de la Literatura Universal. No es problema de cantidad, sino de cualidad. Javier ha pedido opiniones, yo le he dado la mía. Era critica, aunque yo no he dicho que yo sea crítico. Y querida Ella, casi todo es subjetivo. Incluso para ti, que parece que sabes de que va esto y supongo que tienes una amplia cultura. Yo, a Javier, le decía que hiciera lo que quisiera. Le daba, eso sí, alguna indicación concreta, menos, eso si, indicaciones (tácitas) en general, que tu. Vaya caracter, Ella. Y eso que eres amiga.
Con afecto. Y con todo mi respeto, compañera. Y no dejes, Javier, que ni Ella, ni yo, resolvamos lo que tu mismo, eso creo, tienes capacidad de decidir. Y algo de sentido del humor, queridos amigos. Relajaos. Y más cuando estamos cansados y tensos. Como veo que te gusta el combate, amiga, espero que te guste mi contestación. Por alusiones. Necesitas contrincantes fuertes, ya veo. Me parece bien.
Un saludo.

Port

Pilar dijo...

En fín, Javier, voy a poner mi granito.
El relato es bueno, pero estoy de acuerdo en que fallan esas tres últimas líneas. Es una explicación que creo que podría ser o no ser, podría estar ahí como no estar.
La interpretación de los lectores es la que es, es subjetiva, cada uno tiene una visión y a mí el tipo éste del autobus me cae bien y me parece de lo más normal que le guste la chica, pero se me tuerce la cosa ahí al final. Quizás es porque mi visión está más a favor de Lolitas y "Profesores" pero no sé...
Es complicado, sé lo que tu querías mostrar por lo que cuentas, pero tu relato me lleva a otros pensamientos. No sé si el fallo está en que el relato es demasiado amable o habla muy poco de los verdaderos pensamientos de él...
Siento no poder ayudarte más. Sólo tengo ideas sueltas. Sea como sea me gusta, pero yo le daría vueltas a ese final.
Un beso grande! (De los rollos de los anónimos no me entero, ¡qué mal hace estar fuera tanto tiempo!)

Emilio dijo...

Comentario general: 1) Me ha encantado el comentario de Pilar y estoy totalmente de acuerdo con sus puntos de vista 2) Hay una cosa importante sobre el tema de los anónimos. Casi todos los anónimos van firmados. Unos por personas existentes, esos no son anónimos...y otros por personas inexistentes o que ya están en otra dimensión. Esos tampoco son anónimos. A mi, personalmente, me encanta que los "espiritus" y, sobre todo los "duendes traviesos" nos visiten. Cuando lo hacen, me fijo en lo que dicen, más que en quién lo dice. Es todo un juego, Pilar. Como la vida misma. Un poco enrevesada a veces, pero con múltiples facetas.

Javier dijo...

Estimado Port:
El escritor es un domador de leones, un hipnotizador de los sueños, un espejo amplificador de los sentimientos. Entiendo lo mínimalista, el flash,el rayo, que impresiona, pero también debes entender que detrás de un escritor hay un maestro, un gurú que trata de aprehender la vida. Y eso no es posible hacerlo con una sola palabra, con cinco palabras hilvanadas. Nadie sabe cual es el límite por arriba o por abajo. Yo menos aún. Pero si voy a trabajar solo una palabra, seguramente me quedaré mudo. Aunque tal vez en este caso, mi breve relato tiene errores serios en algún momento, falta de palabras.
Un abrazo

Javier dijo...

Gracias por leerlo, Port. En efecto, tal vez el error está ahí, en ese último párrafo. En efecto chirria. Me lo habían comentado pero no quería verlo a pesar de que a mí me paraba en la lectura. Tal vez porque a mí me dice algo que es difícil entender a otros. Pero si escribo o relato cuentos tengo que hacerlo con más claridad, sin salirme de mi forma de escribir o de pensar, pero sí, reestudiaré ese final. Ya os contaré.

Javier dijo...

Estimado Sr. Novokov, una vez leí que si alguien te indicaba una incorrección en el texto y tú ya lo habías pensado, no había que dudar, a corregir. Si mil veían algo que tu no aceptabas, déjalo como está.
En efecto, Porta creo que acierta. Me alegra mucho recibir a un autor como usted aunque nuestros fines sean dsitintos. Tal vez usted viviera para la provocación y yo lo hago para...(en cuanto me defina se lo digo)
Descanse en paz.

Javier dijo...

Estimada Ella, claro qeu se admiten los comentarios y las sugerencias. Eso sí, ten en cuenta que luego se pueden tener en cuenta o no. Pero si me he atrevido a poner este relato a la exposición pública es porque ya de entrada, al leerlo, sé que algo falla y por tanto, estoy en buena disposición para admitirlos. Es importante, para mí lo es, recibir esos comentarios de los lectores, un poco más allá del me gusta o no. Incluso puede que al final, tras intentar redondearlo, lo mande al cajón del olvido, pero así como lo he hecho con otros, en este aún veo un punto de salvación. Eso sí, es seguro que a otros lectores no les gustarán, o sí, esas sugerencias, y tal vez se cree algún punto de discusión, pero también por esto está aquí este post. Así que, valor y al toro.
Un placer tenerte por aquí.
Un beso

Javier dijo...

Estimado Port, con todo mi cariño, has acertado. Ella es un buen toro de lidia. Pero habla desde el conocimiento y desde el buen hacer. Y sobre todo, desde su esfuerzo y las ganas de escribir y hacerlo bien. Con razón, y sin acritud, pero si con firmeza, me/nos avisa de que cuidado con los excesivos halagos, que no ayudan. Y lo dice con razón de causa porque nos lee. Tal vez el aprecio que nos tenemos nos hace que más de una vez no queramos ofender. Pero justamente por esto está aquí este post, y Ella lo ha entendido perfectamente -es más lista que el hambre - para que nos atrevamos a darnos un poquito de caña. En este caso he sido yo quien la ha pedido, porque lo necesito, porque quiero algún referente que me sirva para mejorar. Ella, o poco la conozco, no entrará nunca al compadreo, porque esto de escribir es su vida. Y se lo toma muy en serio. Y tiene su punto de razón. Amigo Port, nuestros amigos, en este caso Ella, nos indica un camino. Creo que tenemos que meditarlo, porque tiene razón.
Y luego, por supuesto, habrá a quien le guste Monteroso y a quin no. Eso también lo discutiremos si hace falta.

Javier dijo...

Queridísima Pilar, gracias por dedicarme un rato. VErás que ya hay varias coincidencias en lo mismo. Tal vez me pasé de frenada en la suavidad inicial. Pero gracias a tu post, voy a hacer otro intento. No te lo cuento ahora porque lógicamente, el trabajo debe ser mío, y no un escrito entre varios escritores. Pero me has dado una idea que intentaré poner en práctica. Sólo que se va a convertir en tres (o cuatro relatos o partes). Lo siente Emilio pero esto se va a expandir. Necesito ver todo lo que puede dar de sí esto. Al final, siempre puede quedar una sóla frase.
Te tengo en cuenta Pilar.

Javier dijo...

Emilio, en efecto, esos anónimos qu no lo son, podríamos decir que son más bien... en nombre y representación de...,me gustan. Suelen ser inteligentes y suelen aportar apreciaciones con base. Pilar, es un juego que alguno de nuestros locos amigos y compañeros inició y dan mucha salsa a los comentarios. Tiene dos cosas buenas: ver si de verdad aciertan con el espíritu que dicen ser y dos, adivina quien ha sido. Por supuesto, los anónimos, anónimos, no me gustan.
Ojo que cuando te visiten los ...en nombre de ... te vas a divertir.

Pilar dijo...

Jo, Javier, qué feliz me hace haberte dado una idea! y que me tengas en cuenta!! muchas gracias! jeje.
Aún no me han visitado esos "anónimos" pero ya voy viendo la cosa, jaja.
Besos, ya nos enseñarás el fruto de la idea.

Anónimo dijo...

Amigo Javier: Cada lector tiene una percepción distinta de lo leído. Sólo el autor, y no siempre, sabe lo que quiere transmitir con lo que escribe. Hasta hoy no había tenido la oportunidad de leer EL ANZUELO. En mi opinión, lo que quieres expresar en él, lo haces con absoluta claridad.La temática del relato es triste y, por desgracia, actual. Internet no sólo sirve para cosas positivas, sino también para ocasionar grandes tragedias. "La rubia del pelo largo" es una víctima de las nuevas tecnologías, aplicadas a la inocente adolescencia de la chica, que finalmente tuvo suerte de no ser válida para aquel degenerado, por haber traspasado las puertas de la niñez. No le des más vueltas. Si tienes que rectificar algo, hazlo. Pero no prestes demasiada atención a opiniones diversas que puedan llevarte a la confusión.Para confundida, ya estoy yo con ELVIRITA... Esa niña sí que me trae a mí por "la calle de la amargura", ja, ja, ja

Besitos.

Mila

Alicia dijo...

De que pides consej te daré la opinión sobre tus entradas.

Javier, sinceramente creo que era un relato lo suficientemente interesante cómo para que ocupase el espacio total y cómo entrada única, sin nada por delante que dispersase al lector.

Sueles meter mucha información y de distintos tipos cada vez que haces una entrada. Creo que debiéras hacer entradas más cortas y con información más concreta.

Estoy segura que si el relato hubiese ido sólo todos se habrían centrado más en él.

Javier, gracias de nuevo por la invitación al proyecto de Santiago. ¡Conseguí culminar la primera parte! Empecé y terminé con dudas pero lo he disfrutado de verdad.Si te das un paseo lo podrás comprobar.

Un abrazo

Santiago Solano dijo...

Estimado Javier.

En mi corto entender creo que el problema de esta narración es la descompensación que hay entre el principio del relato y el final, tanto en cantidad de elementos compositivos como en modo de presentar lo que se cuenta.

Hay un primer párrafo muy largo, que distrae mucho, con infinidad de detalles, si lo comparamos con el resto. Un segundo párrafo en el que dejas de mostrar lo que ocurre, para contarnos lo que ha ocurrido. El efecto visual del primer párrafo, de toma de cine, que es lo que se queda en la cabeza, se pierde. Ahí casi acaba el cuento.

Por eso las otras pistas, contadas que no mostradas, se quedan como en el aire. El detalle de los estudios universitarios en una lectura rápida ni se nota. Y ese “sólo así” le falta algo. Le falta la explicitación: “sólo así conseguía excitación sexual”.

Insisto, creo que el problema es la descompensación: atrapas al lector en cosas secundarias pero atractivas, al principio, y lo sueltas al final, en lo esencial, con una parquedad bestial.

Y luego el final: “Llegará otro día, otra parada”. No añade nada a lo que has contado. Añades si acaso rutina, como quitándole importancia a lo verdaderamente impactante, que es que sólo con niños… que es además el meollo del cuento.

Un apunte de estilo sería: ¿cuántos “que” aparecen en el relato? Esto seguro que te le diría José Víctor.

Creo también que lleva razón, y mucha, Alicia, que algo delante del cuento, distrae. Tanto que nos deja ciegos.

De todas formas, no me hagas ni caso. Esto es sólo una opinión como cualquier otra, de este aprendiz que, como tú, insiste en intentar contar con cierta: ¿elegancia?

¡Jo, qué atrevida es la ignorancia!

Manuel dijo...

Querido Javier:

De regreso de mi fin de semana, en el que pude leer tu entrada, pero no contestarla, lo primerito que hago es ponerme a ello.

Yo te confieso mi sonrojo. Porque una vez que me diste el matiz exacto, en la segunda lectura vino aquello de "está claro"... Yo aclaro que para mi está claro, pero que lo está cuando tu me has ayudado.

O, lo que es lo mismo: leí sin reflexión. Puede que si el relato hubiese reunido esas características que más arriba se ha dicho, todas o algunas de ellas, puede digo, que mi prisa hubiese tenido mejor recompensa.

Pero fui yo quien leyó mal aquello que tu escribiste maravillosamente.

Gracias por ayudarme... Un abrazo enorme.

Rosa dijo...

Querido javier, acudo a tu llamada con algo de atrevimiento -ya sabes que lo mío no es el relato- y con mucho de cariño.
No me es fácil opinar, cuando he leído tu explicación antes del relato, que imagino por mis vacaciones, se me había perdido sin leer, pero la verdad es que ni siquiera me atrevo a hacerlo.

Por aportar mi pequeño granito de arena y solo porque nos lo has pedido, tal vez, la necesidad que se me puede haber creado en el final del relato, de que me dieras una pista más, entre “…Pero él las necesitaba más infantiles, más angelicales, más inocentes” y “….Llegará otro día, otra parada”, que me parece genial como final, pero me sugiere mas ternura que maldad (me perdonarás que no sepa explicarme mejor, porque confío en tu capacidad de entenderme).

De todas formas, recuerdo cuando nos regalaste la frase con la que inicias el relato, que Emilio valoró como un todo y yo apoyé en la misma línea, porque decía tanto, que parecía innecesario añadir nada mas. A mí me hizo sentir algo totalmente distinto de lo que me sugiere ahora tu relato “completo” y sin duda, esa es la riqueza de la escritura.

Creo,como sucede con la poesía, que lo importante no es lo que quieres decir, sino lo que haces sentir a quien lo lee y todo es válido si nos llega, aunque el lector nunca llegue a conocer el verdadero sentido que lo inspiró… y a mí, me llegaron ya las primeras siete palabras, te lo prometo.

Un beso y mi cariño

Anónimo dijo...

Perdon..¿esto de la Blogsfera no será una secta, verdad?. Miedo me da. Es que he leído algunas cosas que, no se, no se...son extrañas.
He puesto el comentario aqui porque he entrado despistado...No se quienes son uds. realmente...¿podría Ud. explicarlo, Sr. Ribas?.
Fuera, en los apartados, parece que hablan de una Asociación, bajo la advocación de un tipo que yo no conoci, ni creo que Uds.y que tenía ingenio pero mal genio, Valle-Inclán, ¿no?. Pero eso de Bradomin me suena a un analgésico o algo así.
Y la verdad, a veces les leo, en silencio, y la cabeza me estalla porque es todo muy raro...
¿Ese medicamento, Bradomin, cura?
Creo que uno de uds. es médico, otro músico, ud, mismo creo que trabaja en un autobús...también hay una educadora, ¿no?...en fin, un gran lío...¿Quienes son Uds.? Digánmelo por favor...¿son peligrosos?

Pedro Garcia del Olmo.

Emilio dijo...

A partir de ahora voy a ser breve...Es tan fácil ponerse ante una pantalla de ordenador y empezar a perderse...Uno puede caminar por todos los espacios interiores, por las lecturas acumuladas, las películas vistas, los viajes, las experiencias...inventar y reinventarselo todo. Sólo hace falta tiempo. Como dice Manuel. El Tiempo. Porque, escribir, todos los que estamos aquí, tenemos un cierto oficio. No es una secta, señor Garcia, es un grupo de locos, en mi opinión, sólo peligrosos para su propia salud mental y la de sus amigos. Veremos lo que opina el hospedero. Por cierto ¿no será Ud. un tal Pedro Garcia, de Valladolid, que vino una vez a Madrid a una presentación de un libro de poemas, en la AEAE, en la calle Leganitos?. Un saludo.

Emilio dijo...

Pongo este escrito, en dos partes, por el número de carácteres que contiene. Es abierto, a todos nosotros miembros y colaboradores de la Blogsfera, y a nuestro director y amigo Santiago Solano. Y lo hago en el blog de Javier, porque este apartado se llama "La Sombra de una Duda" y porque es el primero que aparece. Quiero que todo el mundo opine. Nadie lo ha hecho abiertamente por escrito, si hablando. Yo deseo saber, contrastar opiniones. Y Santiago, estoy seguro, también. Ya que nadie escribe más sobre el tema que nos llevó hasta aquí, la sombra de la gran duda es..¿donde pensais que debe acabar?. Por supuesto yo, y creo que el director de la web piensa igual, queremos saber la opinión en libertad. Valientemente. Que no se quede nada en el tintero, ni en el silencio. Yo pienso que Santiago tiene el suficiente reconocimiento, aprecio y confianza con todos y como para poder escribir de lo que pensamos o dudamos abiertamente. Esta es mi duda. Y quiero resolverla. A continuación va mi postura, que he escrito al darme cuenta que la Blogsfera está viva. Y de ello me ha hecho darme cuenta, ya del todo, el escrito último de Soledad.

(CONTINUA EN EL BLOQUE SIGUIENTE)

Emilio dijo...

( CONTINUACIÓN)

Cuestiones de procedimiento. Id al principio del Retorno del Jedi y examinad la propuesta. Y tened en cuenta que esa parte se ha iniciado...pero necesita un final) Veámos.
¿Por qué hace falta plantear la pubertad, incluso el posible casamiento de Elvirita? ¿Por qué hace falta seguir un línea convencional de desarrollo de las etapas de la vida de un "símbolo", un "ente literario", que había que salvar, escribiéndola, pero entiendo que nunca describiéndola. Me parece bien que el arquetipo tenga "links" con ciertos elementos "mágicos", "incluso históricos", del medioevo o de otras épocas, me parece bien que se mezclen elementos mitólogicos...pero yo creo que la escasez de respuestas al reto en esta parte es que Elvirita ha jugado su papel (incluso de más) provocando entusiasmo, intentos de "salvación" (que es elevación sobre la propia historia)... El valor de este libro ya lo tiene. No es cuestión de páginas. Es cuestión de idea y de "reformación de la idea", de una dinámica que se logró, incluso, si me apuraís, hasta con la aparición del Abad. Las correrias y reflexiones de Orfeo, bién. Pero el regreso del caballero que puede que la enamore o la ensarte con una lanza, por muy Jedi que sea, no tiene por qué seguir un guión previo. Me parece bien que se den unos "inputs" unas propuestas...me parece bien que sigas tu mismo, Santiago, con un desarrollo que lleve a un final abierto. En mi opinión - y en la de algunos miembros de la Asociación - el libro ya estaba. Había un final. Abierto y cerrado, según el lector, según los propios que habíamos contestado al desafío. El regreso es una continuación de la saga. Puede ser un final de parte, si no se demora mucho. O si tu lo tienes claro. Yo creo que Elvirita es ya un espiritu en paz. Que el hecho de que lo sea nos permite que estemos tranquilos respecto a la madre o que el padre siga bebiendo o se eche la siesta todos los días. Da igual. Me parece que esos personajes no existen mas que como apuntes referenciales, igual que la maestra, como parte de una trama, que fue tan dinámica que se saltó de bitácoras y argumentos. Yo creo que las fechas están también para saltarselas. No veo la necesidad de seguir por caminos narrativos explicativos. No veo la necesidad de que Elvirita vuelva, aunque si de que esté presente en el espiritu de todo el libro. Yo creo que el proyecto, con comentarios incluidos, que son también el proyecto, es un gran proyecto. Que mezcla lo clásico y lo moderno, las referencias culturales, el ensayo, el artículo corto, la crítica, la historia (esa parte la estás desarrollando ahora) Pero no bajemos a crear una vida necesaria a un arquetipo. Elvirita somos nosotros. No nos creemos más vida a nosotros que la que ya tenemos. Se llama la idea, el impulso, se llama tambien la improvisación. Y la mezcla. Yo soy un incondicional. Y lo he demostrado. Nunca he creido en el regreso de un personaje que ha sido excelso, paradigma, nexo de unión, recogedor de todas nuestras inquietudes. Que ha jugado, que te ha llegado a raptar, que te ha dado la vida porque, tu se la diste dándole en colaboración con nosotros, la muerte. Atiende a las señales. Y finalicemos el proyecto, finalízalo tu con alguna colaboración más. Y con mi ayuda o la de quien esté dispuesto o lo desee en lo que necesites. Pero yo he captado el ambiente. Y tu también.
Tenemos un gran libro de doscientas páginas o más, si queremos. Un libro - un proyecto - ya publicado en la red. Un libro que nos ha unido, en sus peldaños y en sus descansillos. Esta escalera la hemos subido juntos. Sin ti habría sido imposible. Sin nosotros también. Démos paso a la la construcción final, que es la lectura, que es el ponerle uno o dos capitulos más. Permitamos que la abadia de Abarth sea el lugar donde se cuenta la crónica de todos nosotros, no sólo de una niña mágica que duerme en su vuelo, que sonrie ante la libertad y la rebeldía, que nos acompañará siempre. Y que no quiere, estoy seguro, ni casarse, ni envejecer más.
Con todo mi afecto, reconocimiento y mi gratitud, Santiago, esta es mi opinión.

Anónimo dijo...

Hola Javier: ¿Estás bien?... Echo de menos tus escritos llenos de dinamismo ¡¡VUELVE PRONTO!!

Un beso.

Mila

Javier dijo...

Estimada Pilar, siempre hago caso a las recomendaciones de las personas que considero inteligentes. otra cosa es que las sepa llevar a buen puerto.
Un beso
Javier

Javier dijo...

Querida Mila:

¡Sólo puedo crecer en base al estudio y a los comentarios de aquellos que nos leen! Yo, reconozco que escribo para que me lean. Eso no quiere decir que me voy a acoplar al gusto del lector pero sí que me gusta conocer cómo les ha llegado el texto, si mi trabajo ha despertado su mente aunque sea un segundo, y si no me van a rechazar en la siguiente lectura. Lo siento, tal vez sea vanidad, pero para que ocultarlo, encuentro placer en esto. Y también es ve rdad qeu cuando me pillan un gazapo o algo mal contado, auqneu en el primer instante sufro un montón, luego disfruto con su corrección. Así que, ya sabes, en cuanto veas algo, caña al mono. ¡Y si no que no se hubiera presentado en público!
Gracias por venir a verme
Pd.- Esto de cambiar de jornada intensiva a completa me quita mucho tiempo para dedicarle al blog. Me tendré que jubilar.

Javier dijo...

Estimada Alicia, tienes más razón que un santo. Pero es que, desde que tengo este blog, tengo mil cosas sobre las que comentar. Y a veces se me va la olla y me disperso. Tengo en cuenta tu comentario y prometo que a partir de ahora, un sólo asunto por entrada. Palabrita del niño Jesús.
Un beso.
(A lo que no me comprometo es a la brevedad. Porque lo breve si breve, dos veces breve)

Javier dijo...

Estimado Santiago, me llevo aparte tu comentario para estudiarlo con tranquilidad. En efecto, hay cosas que tú me haces ver y que yo no sabía explicar. Seguramente cuando arregle el relato, haga una metedura de pata mayor, pero la papelera es un elemento de trabajo más que debe existir en todo taller de escritor.
Gracias.
Un abrazo
Javier

Javier dijo...

Manuel, con este post he aprendido varias cosas:
- No poner varias cosas a la vez en cada post
- En el relato breve no cambiar de posición al narrador
-Dejar reposar un poco más los textos
-Que la pupila siempre es de color negro y es el iris el que tiene colores (¡vaya palabra bonita: iris)
-Que tengo buenos críticos alrededor a quienes hacer caso
-Y que tengo muy buenos amigos, y uno especial que eres tú.
Gracias y ya sabes, va para allá mi abrazo de oso.

Javier dijo...

Rosa, tengo dos amigos maestros que son capaces de ponerte a pensar con un par de frases. Me refiero a tí y a Emilio. Ya me lo habéis demostrado suficientemente. Así que yo, no me voy a atrever nunca a imitaros. Yo necesito más palabras. Y aún así, verás que aún necesito más. Espero llegar a dominar este arte de contar lo necesario con las palabras suficientes. Espero que me sigais ayudando.
Como siempre, un honor leerte.

Javier dijo...

D. Pedro:

¿Su apellido es real o es que el golpe que le afecto tras caerse del Olmo, le marcó para el resto?
Claro que esto es una secta. Es una religión. La escritura engancha, da mono, te obliga a tener otra perspectiva de la vida, te enfrenta a tus debilidades, te pone, y te dejas en ella y por ella todo tu patrimonio, tu vida y alguna cosa más. Por eso no entiendo su duda. Y quien le diga lo contario, miente. Que nadie abuse de su salud mental tras su caída del arbol.
Con afecto

Javier dijo...

Estimado Emilio:
Tengo la tranquilidad de expresar mi opinión en público porque ya lo he hecho en privado con quien corresponde. Me impuse un silencio sobre Elvirita y tú me obligas a romperlo. Espero que sea por última vez. Sól quiero decir qeu estoy de acuerdo con tu planteamiento. Para mí, el proyecto ha tomado derroteros difíciles. Pero como el proyecto libro aún no se ha presentado al comité de lectura, pues espero hasta ese momento para dar una opinión definitiva. Lógicamente Santiago puede, es más, debe llevarlo hasta ónde él crea conveniente. Por la misma razón quien quiera puede acompañarle hasta donde considere oportuno. Cuando esté acabado de desarrolar se decidira si es proyecto personal de Santiago o de Escritores en Red. Pero eso no lo podremos saber hasta pasado Noviembre cuando Santiago presente su borrador. Mientras tanto, ni quiero ni puedo meterme. Es el blog de Santiago, es su propuesta de proyecto. Luego, ya veremos. Por cierto, también cada uno es libre de criticarlo o alabarlo si lo considera oportuno.
Tiempo al tiempo.
Un cariñoso abrazo,puñetero.

Javier dijo...

Mila, gracias por tu preocupación. Estoy bien. Lo que pasa es que por mi trabajo, viajo bastante y hay muchos momentos en los que no puedo escribir. Pero verás que en cuanto tengo un rato, lo hago. (Y no paso al siguiente post hasta hacerlo)¡Faltaría mas! No puedo dejar de agradecer a quienes dedican un rato de su tiempo a ver cómo van mis cosas! Nobleza obliga
Otro beso (hoy me voy a poner las botas con tanto beso)

Anónimo dijo...

¡Cómo me diviertes!...Te envio OTRO MÁS para tu colección, MUA.

Mila

Anónimo dijo...

Está Ud. a punto de batir el record de comentarios en sus posts. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.
Suyo afectisimo.

Post