viernes, 21 de agosto de 2009

El genio de la pluma maravillosa

Este post me viene obligado tras pasar por el blog de Rosa Jimena (http://rosajimena.blogspot.com/), leer su nuevo "chispazo" , quedarme encantado como siempre y luego, para rematar, encontrame con los comentarios de alguien. No me he podido contener y me he saltado el post que pensaba poner este fin de semana. Ahora éste, me apetecía más.







Estimado Emilio:

Aunque se me acumule el trabajo, entre lecturas de blogs, comentarios, contestaciones a correos y un poquito de intento de creatividad, he decidido parar un momento para enviarte estas líneas. Lo primero que quiero es agradecerte todas las notas inteligentes, brillantes, divertidas, a veces provocadoras y de ánimo que vas colgando por los distintos blogs. Buscándolas, me obligas a leer todos aquellos donde supongo puedes estar –con el trabajo que eso lleva – y cuando te encuentro, siento un satisfacción parecida a aquel que ha perdido a sus amigos en una noche de fiesta, y va recorriendo todos los locales donde es posible hallarlos. Hasta que les encuentra. Esa sonrisa instantánea que le aparece en el rostro es la misma que debo tener yo cuando leo entre los mensajes: “Emilio dijo…”
Porque además, si alguien postea una palabra, tú le regalas una frase, si es una frase, tú un párrafo, si aquel un párrafo, tú una carta completa estirando su entrada, haciéndola más grande, explicando el valor de lo escrito por el autor y presentando al lector y al escritor nuevas rutas. Y obligas, claro, obligas mucho, a quien sabe que va a ser leído por ti. Y nos haces trabajar mas y mejor, para saber que si nos lees y escribes, vamos por el buen camino y que si no aparece el “Emilio dijo…”, es que algo ha fallado. Y entonces viene la provocación, ese esfuerzo por mejorar para hacer que el genio inspirador de la lámpara salga a la luz. Te frotamos con nuestras letras, para que vengas y nos concedas el deseo de leer tu comentario. Por eso yo te bautizo como el Genio de la pluma maravillosa. Gracias por estar ahí.
Pd.- Quien encuentre a "Emilio dijo..." que le siga la pista. No le defraudará.
Ah, y con esto no acabo contigo porque aún te espera otra más. Pero eso para un poquito más adelante.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios mio...gracias, de verdad. Me has emocionado. Es lo más bonito que me ha ocurrido nunca en el mundo literario. Por esta entrada merece la pena no sólo escribir, sino haber vivido. Estoy, esta vez, sin palabras.
Un enorme, enorme, abrazo. No se si esconderme...porque, la fama, el que te conozcan, el oficio...todo eso no es nada, de verdad, no es nada, cuando abres la página de un amigo y encuentras lo que yo he encontrado. Compensan tanto la amistad y el afecto... compensan tanto de todo...

Emilio/ Port

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Amigo Javier. Confirmo tus palabras.
Mis blog reciben con toda asiduidad la visita de este mago.
Salvo cuando sus elogios me sacan los colores (uno aún tiene vergüenza torera) siempre es inteligente, ingenioso, analítico, polemizador, certero... exactamente lo que tú dices y lo que esta vía de comunicación bloguera necesita.
Aprovecho para felicitarte por cuanto escribes y provocas en esta bitácora tuya. Te recierdo que te tengo entre mis enlaces recomendados en mi http://enriquegracia.blogspot.com ,
También te comento que acabo de asociarme a Bradomín. Gente como tú ha hecho que me anime a formar parte de vuestro grupo, sin más ánimo que el de estar bien acompañado, que no es poco.
Abrazos
Enrique Gracia Trinidad

Manuel dijo...

Bueno, bueno, bueno... Javier!. ¿Trabajando a mis espaldas?.

No te creas nada de lo que dice Enrique. Los reumas le tienen hecho polvo y el pobre no sabe ni lo que se dice. Ah!, y sobre Emilio nada de nada: es que el pobre mío tiene tiempo más que de sobra y por eso se dedica a surfear de blog en blog...

Pero, entre tu y yo, ¡ que buenos los dos, eh?!.

De Rosa ¿qué te voy a decir?, si me lleva loco con eso de sus "breverías", que hasta cuando le digo "buenos días, cariño", me responde un monosílabo. (Será por no gastar).

El caso es que entre unos y otros me llevais loco este verano.

Al menos esta noche he cumplido mi objetivo con Elvira, que no es poco.

Y que nos vemos pronto, ¿verdad?.

Un abrazo enorme.

Rosa dijo...

Querido Javier y, por alusiones, Emilio; lo mas hermoso de escribir es poder leer después, que lo que has escrito da pié a cosas tan hermosas, que esconden -la verdad es que poco- la sensibilidad de gente tan especial y con tan "buena letra". Javier, no quito ni un acento a lo que escribes sobre Emilio,pero he de recordarte que no andas muy lejos de lo que destacas en él.Tus comentarios, sugerencias y alabanzas o críticas... (da igual), llenas de ese humor casi irónico con el que juegas de forma sutil e inteligente con los que te leemos, son una muestra evidente de como escribir maravillosamente, intentando hacer que no se vea. Un beso y gracias por estar siempre "atento".

Anónimo dijo...

¿Entendéis ahora por qué Javier es el alma de todo este tinglado de ESCRITORES EN RED?
Y los que no habéis recibido todavía vuestro regalo, preparaos, porque cuando llegue, vendrá así, a lo grande, como ha hecho con Emilio y en su día con éste que suscribe. Os sacará la alegría del cuerpo a base de lágrimas. Os dejará atónitos, paralizados de felicidad.
¿Se puede pedir más a un escritor?

Un saludo cordial.
Santiago Solano

Javier dijo...

Emilio, de nada. Te lo mereces.
(Pd.- Te prohibo terminantemente poner nada más en este post).

Javier dijo...

Estimado Enrique: No sabes la alegría que me he llevado. ¡Madre mía, cómo se pone esto de Escritores con tu compañía!VA a ser espectacular. Espero que disfrutes entre nosotros y que sepamos colmar tus expectativas.
(¡Voy a contarlo, voy a contarlo por ahí!, ¡Qué ilusión!)

Javier dijo...

Manuel, ¡cuántas cosas han ocurrido desde aquella cerveza que nos tomamos juntos! Como bien decía Alicia hace poco, todo esto es sorprendente. E ilusionante. ¿No te sientes como un poco mejor?
Sí, nos volveremos a ver pronto, mientras tanto, vamos a poner a todos estos elementos en su sitio, que nos van a volver locos. ¡Qué gozada!

Javier dijo...

Rosa, este es el post de agradecimientos.Y aunqeu nos riñan por querernos todos un poco sólo quiero decirte que tú eres uno de mis descubrimientos de este periodo tan ilusionante.
Gracias a ti por venir.

Javier dijo...

Santiago:
Acabo de terminar con Elvirita. Al final me obligas a escribir. Lo tuyo es compulsivo. Así que déjame en paz que quiero tomarme unas horas de no hacer nada.

Amantes de la poesía dijo...

Qué bonito es que alguien te llegue de esa manera.

Alicia dijo...

Voy a ser breve.
A Javier le descubrí con Atmósferas.Sinplemente me encanta por muchas cosas.
A Emilio le voy descubriendo. Me gusta.
Es un halago estar rodeada de maestros como vosotros.
Besarkadatxu bat.