domingo, 30 de agosto de 2009

El compromiso de un artista

Reconozco que me daba miedo esto del blog. Sobre todo por la continuidad. Pero ahora tengo justamente el problema contrario. Hay muchas cosas que comentar, muchos temas que tratar y montón de asuntos que son susceptibles de una buena discusión. Además, como ya soy adicto a leer blogs, resulta que siempre encuentro cosas que me llaman la atención. Eso sí, prefiero tener la angustia de elegir que la desesperación por no tener nada que ofrecer.
Esta vez me voy - os envío - al blog, a la casa de un amigo. Personalmente no he tenido mucho trato con él pero poco a poco he ido conociendo sus diversas facetas y cada una es más sorprendente que la anterior. Le conocí en una actuación suya recitando a los clásicos. Me dejó boquiabierto. Me hizo reir como no lo había hecho antes ninguna representación teatral. Ya estaba avisado pero no me lo creí. Hasta que le ví en acción. El y ella, su mujer, con un micrófono y su palabra, sin disfraces, sin decorados, solos en el escenario, me envolvieron y llevaron a épocas antiguas, a literaturas que -dada mi incultura - me sonaban a rancias. Pero no, aquello fue el espectáculo completo. Un poco más adelante supe de su faceta como profesor. Algún alumno suyo me ha hablado maravillas de él. Y luego empecé a descubrir su faceta de poeta, y sus actividades culturales y su dedicación a varias causas entrañables. En fin, que a pesar de la distancia, he ido teniendo una imagen de él que queda cada día más consolidada con sus actos. Y para mí, esto es lo que se debe admirar en una persona.

Hace unos días, paseé por su blog, y tropecé con su última entrada. Me alegra mucho, al tiempo que me da envidia sana, ver cómo alguien es capaz de escribir y desarrollar un pensamiento que yo he sentido y que no soy capaz de trasladar a palabras. Cuando encuentro textos de este tipo, quedo boquiabierto, admirado y sonriente. Me gusta descubrir estas cosas. Y si además, se tiene la valentía no ya de pensarlo y expresarlo sino de exponerlo a la crítica pública, con lo que eso conlleva, y además sabiendo que será socialmente incorrecto, pues entonces mi admiración hacia ese autor aumenta exponencialmente.

Si tenéis un rato, pasar por http://enriquegracia.blogspot.com/2009/08/leer-entre-lineas.html. Aunque el artículo se llame "Leer entre líneas" os advierto que entre líneas no hay nada. Es en las mismas líneas donde está el planteamiento, la filosofía y la verdad. Que no os engañe.
Y, por supuesto, no os quedéis sólo en esta sensacional entrada. Ir bajando a post anteriores, descubriréis sus actos, sus clases, sus letras. Allí está Enrique Gracia, casi al completo. Vais a disfrutarlo. Ah, y quien pueda pasar por su escuela que tenga cuidado. Se quedará allí, pegado a él. A su conocimiento, a su inteligencia, a su bondad. Tener cuidadado, da mono.
Pd.- Ya sé que no es normal hacer un acta de las visitas a casas de amigos. Pero la normalidad en mí no es característica. Quien sea nuevo por estos andurriales y tenga un ratillo que busque en mi blog y pinche en la etiqueta " En casa de..." Os servirá de salvoconducto para conocer a gente muy interesante. Ah, si les visitáis, darles recuerdos de mi parte. Igual me recuerdan. Je.

23 comentarios:

Soledad Serrano dijo...

Querido amigo. Qué bueno que estés en este blog. Me hablaron maravillas de ti. Acabo de leer tu opinión sobre Enrique y alguna actuación nuestra. Te lo agradezco en el alma. Gracias por tu generosidad. Sol

Emilio dijo...

Ya no me encuentro sólo en tu lámpara, Aladino...este genio si que es bueno...y los que vienen empujando y los que tienes en tu corazón, que es tan grande como tu mente y tiene espacio suficiente para todos. De esas personitas que se asoman con sus fotos y su escritura a tu castillo interior, tan visible por otro lado, y acogedor, ya sabes lo que pienso. Lo que pienso de la que tiene la manita apoyada en la carita, el ángel inteligente, y lo que pienso del que porta sombrerito, lleva un teléfono móvil en la imagen...(teléfono que, entre nosotros, suele estrellar contra el suelo en alguna de sus divertidas presentaciones teatrales, pero es de mentira) en fin, que, además, son valientes de verdad. No hay más que conocer su vida. Y su obra.
Un abrazo a los tres.

Manuel dijo...

No!, si es que al final me tendré que considerar un ser afortunado.

Resulta que yo SI conozco a Emilio, y me muero de ganas de volver a verte. Y me gusta cómo es, lo que hace, lo que dice y cómo sonríe.

Resulta que yo SI conozco a Enrique, y me da mucho gusto sentirme cerca de él y darle caña, y pedirle que organice un taller de poesia On-Line, porque los de "provincias" nos comememos lo mocos...

Y tirar con su arco y hacer agujeros en mis paredes...

Y darle un beso y decirle vuelva pronto.

Y resulta que conozco a mi adorada Sol. Y me muero de ganas de escucharla, porque casi todas sus plabras me enseñan cosas interesantísimas y, las que no, me ponen a temblar de puro sentimiento.

Hay otros a quienes también conozco, pero no están aqui.

Y no conozco aún a Emilio, pero es que ya tardamos, eh?... Lo cierto es que en estos últimos tiempos lo siento - me siento - muy cerca. Y eso me gusta y me hace coger la guitarra más a menudo y tocar algo que se me había olvidado.

Será por si una de estas noches nos juntamos a cantar.

...Todos.

Javier dijo...

Hola Sol, esto de tener amigos es sensacional. Pagando a tiempo unos cortados o unas cervezas hablan bien de uno.
Ahora en serio, espero tener la suerte de volveros a ver en plena actuación. Ójala supiera escribir un buen texto para verlo representado por vosotros. ¡Qué lujazo!
Un beso y sé que ahora nos vamos a leer más a menudo. (Ya te invitaré a una cervecilla)

Javier dijo...

Emilio, como sé que son amigos tuyos, he de reconocer que te rodeas de buena gente. ¡Qué bien sabes elegir, gañán!
Un abrazo

Javier dijo...

Manuel, creo que tu y yo escogemos a nuestros amigos y una vez nombrados, no los soltamos, aunque ellos no quieran serlo. Es nuestro privilegio.
Ah, al final ¿conoces a Emilio o no? (Ese cubatilla a media noche marea un poco eh?)

Un fortísimo abrazo

Emilio dijo...

Para Manuel, para vosotros...
¿Cómo qué no me conoces, bandido? ¿Entonces cómo te conozco yo a ti?. El encantamiento común es mutuo, digo común porque, como se ve, estamos todos en todos... y no digo nombres esta vez porque somos todos. Individualmente afirmando el territorio personal y también el colectivo, ESCRITORES EN RED. No sabes cómo me gusta que le pongas música a las palabras. Y tambien al silencio, que es donde se sienten después mejor. Recordadas, asumidas. No es casual que todos nosotros estemos interaccionando en esta historia, en estas historias. La energía existe y fluye por dentro y por fuera. Mirad bien la foto de Soledad del comienzo de esta tanda de comentarios. ¿Verdad que ahí se ve todo claro?. Sólo hay que saber mirar, saber escuchar, saber que la libertad es una reina, pero la amistad y la solidaridad son sus mejores embajadoras. La otra soledad es necesaria para asumir. Y para emitir.
No estamos sólos. Eso lo entendí desde el primer día que fuí a comprar una barra de pan caliente, recién salida del horno. Y me di cuenta que el que la había hecho para mí, para nosotros, era otro.
Un fuerte abrazo.

EGT dijo...

Bueno pues... Y yo qué diablos digo ahora.
Me he estado conteniendo porque no sabía ni qué decir; y a hora, pasado algo de tiempo, sigo sin palabras.
Por eso me contenía yo en lo de meterme a vivir en la Era Bradomín... Porque no iba a estar a la altura.
Menos mal que estando "mi" Soledad en el grupo, yo podré mimetizarme con el paisaje y pasar más desapercibido.
Sois una panda de plumíferos con incontinencia, no paráis, sois el mismísimo "Tostado".
No me va a dar el bolsillo para la tanda de jamones a enviar las próximas navidades.
Gracias de verdad, Javier, especialmente; tu generosidad desarma. Gracias al resto ¡cómo sois!
Ya sabéis que en el fondo uno sólo pretende ganarse la vida con lo que le gusta hacer y ganarse el descanso con el contacto de los amigos queridos. Lo demás, cosa de menor cuantía.
Mi abrazo agradecido.

Emilio dijo...

EGT...ME RECUERDA A ET.
El miraba al cielo y señalaba su casa. EGT que ya tenia una gran casa, la ha traído aquí. Ya estábamos en ella. Esa casa tiene mucha altura. Vital y literaria. Ahora nos intercambiamos un poco los deditos. Cuando uno de nosotros, por ejemplo, EP, va a casa de EGP - en cualquiera de los dos sentidos - no levanta el dedo. Mira alrededor y dice: siempre estoy aqui. Siempre estoy en mi casa. Con una gran libertad. Con solidaridad. Y con la Soledad más querida del mundo. Del mundo inteligente y sensible, se entiende. Insisto, mirad la foto. Ella mantiene el gesto. Enrique los recrea en su poesía, mirar el video de su blog, por favor. Y ella, ella es....

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Anónimo dijo...

Hola Javier:Tu generosidad dice mucho de ti. ¡Felicidades, por ello! Tuve el privilegio de ser alumna de Enrique Gracia en uno de sus talleres de poesia. Y te aseguro que fue una experiencia maravillosa. Todos los que estamos en esto, debemos sentirnos orgullosos de tenerle cerca.
Desde que nos conocimos en Burujón ha pasado mucho tiempo y muchas cosas. Algunas, muy buenas. Como la que nos une a todos a través de la escritura.
Besitos.
Mila

Rosa dijo...

Mira que eres genial, Javier. Siempre en segundo plano y siempre atento y con las palabras justas para estar, como no estando, en todo. Hablas y casi nunca por hablar y sobre todo compartes con quien llegue a tu blog a leerte, lo mejor de cada uno, sin incluirte tú.
Menos mal que los que te conocemos desde hace algún tiempo, sabemos disfrutar de ti, aunque no te anuncies –y mira que lo mereces-.
Me encanta que trates a “mi maestro” como merece y sobre todo me gusta que salga de alguien como tú.
Un beso amigo

Orfeo de dijo...

Desde que puse las primeras notas de mi lira, regalo de Apolo, en un escrito de Santiago Solano o de su secuestradora Elvirita, he estado meditando.
http://santiagosolanogrande.blogspot.com/2009/09/sam.html

Después, alguno lo sabrá, he inventado la cítara de nueve cuerdas en honor de las musas. Cuando la toco dicen que se amansan las fieras y que los árboles y las rocas bailan. Nunca los he visto hacer eso pero si con mi música logro apaciguar un tanto a los hombres ya me doy por pagado.
Como buen hijo de Calíope, la musa de los cantos épicos, el tiempo me es ajeno, así que tanto da que inventara la cítara en los tiempos antiguos como que la haya vuelto a inventar ahora, al arrimo de vuestra escritura
En esta situación no intento apaciguaros a los componente de esa ERA BRADOMÍN, pero sí llevaros al orden de las escalas tónicas adecuadas para que vuestra música de palabras sea alimento de gozo en los oídos de los humanos y no ocasión de más penumbra.
Cuando viajé con los argonautas, marqué con mis notas el ritmo de los remeros. Jamás he vuelto a marcar ritmos ni lo pretendo ahora, pero sí tocaré de nuevo para que, como entonces, las sirenas se suiciden de envidia porque prestáis más atención a mi música que a la suya y así, dejaros el camino expedito para alcanzar vuestro Vellocino de Oro, que como bien sabréis no es ya aquel Crisomallo alado que terminó siendo Aries, sino vuestro “escrito de escritores” que, se llame Elvirita u otra cosa, merece mi aprobación por lo desmedido de vuestro esfuerzo y las ansias de vuestras particulares liras.

Desde mis árboles os miro,
desde el susurro de sus hojas
contemplo siempre vuestra voz
y me complace la mixtura
que os empeñáis en escanciar
para que dioses o mortales
alcen su copas y se tornen
más humanos los primeros,
más divinos los segundos.

Con daros una noticia que desconoceréis, acabo. Sabed que ese Valle-Inclán que preside vuestro grupo, al socaire de su heterónimo Bradomín, es uno de los pocos mortales que tras pasar la Laguna Estigia, conservó su memoria para sorpresa de hombres e inmortales. He hablado con él en los Campos Elíseos del Hades, donde reside en gloria para siempre, y se siente halagado con vuestra asociación y vuestros empeños.
Vale.
Orfeo de Tracia

Manuel dijo...

Joooo...!... Javier... Es que te echo de menos...

Anónimo dijo...

Me too...sniff, sniff...
but I still listen to "The Sounds of Silence"

Port

"I have my books and my poetry to protect me"
(Lo repito...pero es una gran verdad)

Javier dijo...

Estimado EGT, esta visita honra mi casa. Espero verte por auqí con frecuencia.
Un abrazo

Javier dijo...

Emilio, como siempre, gracias por animar todo este cotarro con tus sabrosos comentarios.

Javier dijo...

Gracias 5 links, por supuesto pasaré a visitaros.

Javier dijo...

Mila, por eso mismo, porque sé que estoy haciendo la recomendación adecuada. Quien pase por DGT no perdón por EGT (esto de las multas me tiene sorbido el seso) verá que acertamos con la invitación.
A ver si con cualquier excusa nos vemos pronto.
Un beso
Pd.- Tranquila que ya sabes que en Escritores en Red estamos todos un poco locos. Claro, que tal vez por eso estoy aquí.

Javier dijo...

Rosa, cuando el conocimiento habla hay que callar. Tengo la suerte de estar conociendo gente muy interesante. Me encanta.
Un besote

Javier dijo...

Orfeo:
¿El resumen puede ser...¡sois cojonudos!? Pues muchas gracias. Si es otro espero noticias tuyas.

Con sumisión
Javier

Javier dijo...

Estimados Manuel y Port, en el siguiente post explico los silencios. Es algo tan simple como las fiestas de S. Antolín de Palencia.
Un abrazo a ambos.

antonio castillo dijo...

Estimado Javier, he leído tu texto y tal vez sea debido a las aclaraciones iniciales pero yo no he encontrado ninguna ambigüedad en él, está muy claro lo que anda buscando el protagonista, que no tiene necesariamente que ser un pederastra. Busca a alguien de aspecto más juveni, frágil e inocente, quizás porque teme la madurez psicológica que intuye en su nueva amiga. Me parece que tu historia da olgadamente la talla para su presencia en nuestra revista. Un abrazo.