miércoles, 19 de agosto de 2009

!Al César lo que es...!


¡Vaya semanita! He tenido que usar la violencia contra un okupa. Yo suelo ser tranquilo y en general negociador pero esta vez he tenido que sacar mi vena violenta. Resulta que la semana pasada, por pura caridad, porque me da la sensación de que está sólo, invito a anónimo a pasar un día aquí, en mi blog. Cuando ya lleva instalado dos o tres le recuerdo que es un invitado y que su tiempo de estancia ya ha pasado. Me pide una prórroga y se la doy. Hace dos días, con palabras ya un poco más graves, le amenazo para que desocupe mi casa. Reconozco que en ese momento me ataca un poco la envidia. Él, con una sóla entrada, ha conseguido robar la atención de mis lectores. ¡Mi bien más preciado! Y no sólo eso, sino que además le comentan, le replican y le dan cancha. Y el contador de visitas aumentando y el de comentarios también. ¡Pero qué jeta(caradura en España)!
Y el colmo fue ayer, cuando me dijo que se encontraba tan a gusto aquí, entre mis amigos, tan bien acogido, que decidía quedarse. Y claro, por ahí no paso. Una cosa es que por cortesia le invitara a contestar, pero claro eso es como aquel que forzado por las circunstancias te invita a comer sin conocerte de nada. Quien conoce las mínimas reglas de educación sabe que ante una invitación de estas hay que decir que no. Pues este anónimo esta claro que se debe haber criado en alguna jungla. He tenido que expulsarle.
Así que por fín vuelvo a ser yo y quedo otra vez como dueño de mi blog, de este espacio ¡que es mío!, con mis lectores y mis cosas. (Ah, a María me la quedo también).
No obstante, por si se le ocurre volver intentando quitarme lo que es mío, le he dejado una nota. Un texto que le demuestre de quien es la propiedad de todo esto, que mi casa no está deshabitada, que aquí vive alguien, que la tiene ocupada y la cuida. ¡Faltaría más!
El anzuelo
Al verla decidió no bajar del autobús. Ella, de pié, esperando, bajo la marquesina de la parada. Nunca la imaginó así. Y sin embargo, en los múltiples correos electrónicos que se habían cruzado, ella no mintió. Rubia, de pelo largo, pupilas color violeta y, para la cita de hoy, camisa oscura y falda corta que deja al descubierto unas esbeltas y bronceadas piernas. Es incluso más alta de lo que podía suponer. En esta ocasión no había mentiras. Al contratrio.
Porque ella le escribió diciendo que era dulce y cariñosa, que le gustaba hacer nuevas amistades, que sus intenciones no iban más allá de conocer gente, salir a pasear, y hablar. Sobre todo esto último. Que sentía que sus amigos de siempre andaban muy revolucionados, quizás con exceso de adrenalina y que a ella, de momento, eso no le interesaba. Que había descubierto que con él podía hablar de todo y sin cortapisas y que nunca antes nadie le había prestado tanta atención a sus cosas. Por eso quería verle.
El tuvo claro desde el principio que el primer paso, solicitar una cita, lo debería dar ella. Y lo dió. Era un verdadero experto en este tipo de relaciones, confirmadas con sus estudios universitarios de psicología. Desde que probó por primera vez internet, hacía ya algún tiempo, vio con claridad que era la mejor forma de tener contactos. Nunca fallaba.
Pero esta vez no se atrevió, ella era demasiado mujer para él. No es lo que buscaba. Ella no era una niña, aunque por su edad debería serlo y a pesar de que le había reconocido su virginidad. Pero él las necesitaba más infantiles, más angelicales, más inocentes. Sólo así.
Llegará otro día, otra parada.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades Javier.
¡Qué buena estaba la rubia!
Tanto que no servía ni para hablar.
Ya me imagino al pollo tatarrtamuuudeeeeando.
Cosas de La Red.

Santiago Solano

Manuel dijo...

Bienvenido de no se sabe donde, querido Javier.

Te he esperado casi todo el mes con auténtica ansia. He esperado el desarrollo de esas ideas que nos anunciaste y, por fin, aqui está la primera.

Hermosa y cruel, real. Devastadora.

La Naturaleza, el Destino o simplemente, la Biología, han dado al hombre el don del miedo ante la hembra. Y no hay forma de arrancarselo, eh?.

Menos mal que también lo dotó de la Fantasía para vivir desde el fondo del autobús la historia que no supo llevar al escenario.

Un besote. Vuelve pronto.

Anónimo dijo...

Tu si que eres bueno y divertido. La que habeís montado entre tu y el anónimo ha sido épica...Menudo farol...con pareja de ases...te has cargado una escalera. Los ases tú y el anónimo, claro...La escalera, como no era de color, pensó que tenías más...bueno, un hueco más. Seguro que le das a los demás ocasión de volver a jugar, te conozco...En cuánto al cuento... pues ya veo que, en negrita, pones, como principio, la otra opción del relato y eso me gusta. La corta, la de una frase. La que decía - según yo - todo. Pero claro, quieres dar otra opción. Y, aunque le haces un guiño a Morfeo, no la esperada. No la de que Ella estaba en el autobús y por eso seguiste sin bajar, sino la de que Ella estaba en la parada. Como están ellas siempre. Sólo que ellas buscan siempre el trayecto y nosotros nos conformamos con verlas e imaginarlas. Eso también es cuestión de la vida. Ellas son más reales, no cabe duda.
Un fuerte abrazo y enhorabuena por tus extraordinarias "entradas". Y por tu creación, de primerísima línea, Javier.

Emilio Porta

P.D.- Tengo una duda..¿ el "farol" era completo o tú y el anónimo llegasteís a la conclusión de que, con dos ases, la jugada siempre puede ganarse ?

Isabel de León dijo...

El se lo pierde...no creo q tenga claro lo q quiere realmente si sigue buscando tanto...jeje

saludos de la chica.

Alicia dijo...

Gracias Javier por haber dejado que el ocupa Anónimo invadiése tu blog.

Te diré que las cosas que acontecen siempre tienen un porqué y si no se lo buscamos.
Te comunico que me he instalado en un rincón debajo de la escalera de la casa de tu visitante anónimo que, dicho sea de paso es como indica su segundo apellido.
De una manera rocambolesca, por medio de tu blog, me pusiste en contacto con Armando Rodera- hoy mi ídolo de las crónicas literarias-y me ha gustado la manera de llegar a Santiago- ya le he leía de manera sigilosa-.
Un abrazo agradecido.

Emilio dijo...

ALICIA:

Lo casual es siempre causal... gracias a ti he conocido a Armando Rodera (me has hecho entrar en su blog que, a primera vista, me parece muy interesante...) y es que la interconexión que nos produce internet es imparable...Luego, todo consiste en saber seleccionar, ya que todo no se puede abarcar. Me encanta que "andes" entre nosotros y me encantaría que pertenecieras, o mejor, que Escritores en Red te pertenezca. Sin duda has elegido bien tu entrada a través de Javier y Santiago. Espero que te asomes de forma asidua por nuestra ventana. Sin duda eres una escritora y persona que merece la pena...basta con verte colocar las palabras y el significado que les das.
Un saludo.

Emilio Porta

P.D. De paso, dáte un paseíto por mi blog y me/nos dejas tu dirección o tu página si la tienes. Me encantaría leerte, aunque ya vas a hacer un "Elvirita", ¿no?.

Javier dijo...

Estimado Santiago, me alegra ver que mis descripciones te ponen. En fin, sabiendo que hay lectores, empezaré a trabajar en ello. Cosas de la Red.

Javier dijo...

Manuel, durante unos largos días, he vivido en el anonimato. Y casi me cuesta el puesto así que no me queda más remedio que volver.
Y sí, en efecto, el miedo que tenemos a las mujeres es real. No obstante, te invito a tí y a todos los que de vez en cuando venís por casa a que leáis el post siguiente en el que hablará de las intenciones el autor.

Javier dijo...

Manuel:

Perdón por ese "hablará" que queda tan pedante. No me ha dado tiempo a corregirlo. Hablará me refería al post. Yo comentaré. En fin, no me hagas caso.

Javier dijo...

Emilio:

Para qué negarlo. Cada vez que veo un comentario tuyo lo leo con pasión. Yo propongo un asunto y tú, saliéndo al paso, me replanteas tres o cuatro o cinco. Y me dejas pensando. ¡Pero si eso es lo que yo quisiera hacer!. Y mi disfrute viene porque lo que yo quiero, tú lo consigues. Ya tengo algún lector que me ha dicho que me sigue por tu culpa. Así que prepárate para dentro de dos post - el próximo lo tengo comprometido - porque te voy a descubrir. Gracias porque todo este embrollo en elque me voy metiendo no sería posible sin tus magníficas aportaciones. ¡Si yo ya intuía que acertaba al nombrar a mis mosqueteros!

Javier dijo...

Isabel:

Gracias por venir a leerme. Sí que sabía lo que buscaba...me atrevo a remitirte al próximo post. Tal vez eso aclare muchas cosas.

Javier dijo...

Isabel, por cierto, quiero ver ese corto. No encuentro el enlace.

Javier dijo...

Alicia, lo trepidante de internet, de los blogs, es esto. Un día, de repente, aparece alguien y ese te lleva a otro espacio, y a otro y de repente te instalas en uno o en otro. A mí me ha pasado (me sigue pasando)lo mismo que a tí. Y me encanta. Ten en cuenta que esto de escribir es nuestra aficion e internet se encarga de unirnos. Esa es la maravilla.
Un besote fuerte.

Javier dijo...

Si lo propone el maestro Emilio, me sumo. VEnga Alicia, ven a ocupar un espsacio con nosotros. No es que demos mucho pero lo poquito que podemos ofrecer lo hacemos con mucho cariño. Y sobre todo, nos lo pasamos muy bien.
Hala, como siempre hace Emilio conmigo, ahora te pone a pensar a tí.

Anónimo dijo...

Mira por donde...por unas cuestiones u otras hoy he entrado muy tarde en la red...y no se como agradecerte que me consideres impulsor de tus pensamientos. Es todo un honor. La verdad es que me siento feliz en la blogsfera entre todos vosotros. Todos, absolutamente todos, me dicen algo con sus escritos, me emocionan con sus relatos, su poesía, sus comentarios, su modo de salir de si mismos y entrar en los otros y, a la vez, de recibir con alegria, conocimiento y amistad, las palabras de los demás. A veces el afecto y la admiración - base de la amistad - no necesita la presencia física. Uno es - está - también a través de lo que intenta expresar. A veces no me apetece alejarme mucho de casa porque se que me alejo de la ventana por la que miraís. Esa ventana, cualquiera de ellas, en la que hay algo más que Literatura. Hay vida. Y eso me hace jugar, mover un poco el teclado, la mente y el corazón, y dialogar escuchando. Incluso el silencio ocasional de algunos está lleno de palabras. La verdad es que tu, Javier, eres como una llama que prende bien la madera recogida. Santiago nos cuida y nos trajo al claro del bosque. Miguel se puso su traje de hechicero y ofreció algunas fórmulas para celebrar bien la Luna Nueva y presidir la ceremonia. Manuel hizo llegar su barco y nos llenó de preciosos regalos de otras tierras, sus escritos. Y las chicas más inquietas - no las nombro ahora, pero todos las adoramos - nos dejaron perlas de sus sueños para que la noche fuera menos fría...Luego Antonio te pidió más fuego...y Alejandro, mi gran amigo Alejandro, decidió que todos sus cuentos caminaran por la senda de los que aprenden que la escritura es el único camino que conduce al interior de la vida y que marca la memoria como referencia y faro.
Se formó un grupo al que se han ido incorporando nuevas compañeras/os y alguna/o que calla ahora pero que fue fundamental en el principio, y alguna/o otro/o más que sigue en medio de los campos de Segovia o antes de llegar a la Sierra de Madrid, recordando a una vieja gran amiga que se fue...Ah, y otra de nuestras chicas que sabe hasta chino, lengua "milagrosa" para un hispano...en fin, un grupo mágico y consistente, de un muy buen, gran díría yo, nivel literario, que no se acaba aquí (viene gente, algunos espléndidos escritores y personas) y que Javier, este es uno de tus grandes méritos, mueves e incitas desde el prado en que, estirado, te hiciste una foto y nos miras a todos con cara de demiurgo divertido. Y lo eres. Ambas facetas. Como dice la canción...algunos diríamos a veces cuando te leemos..."sin ti no soy nada". Bueno, también deberíamos saber que ese ente, ya personal, que se llama ESCRITORES EN RED, sabe que empieza a ser mucho, pero sin todos, nada sería también.
En cuánto a lo que amenazas descubrir sobre Port...te temo, te temo...Ten un poco de caridad. Se bueno. Por ejemplo no digas: En realidad Port no existe, soy yo. Eso, Javier, sería el colmo. ¿Qué iba yo a hacer si eso fuera así?. Tendría que convertirme en Santiago. Y Santiago vete tu a saber en quien se convertiría...Yo creo que, llegado a ese punto, Alejandro quitaría el cartel de cerrado por vacaciones y bajaría de la Sierra a poner orden. Y no te digo lo que se enfadaría, y con razón, Miguel. Vamos que no sigas por ese camino de confusión.
Un fuerte abrazo general y a ti en particular.

Emilio Porta

Javier dijo...

Estimado Emilio; me has provocado. Así que voy a adelantar el post que te prometí para dentro de dos. Y no por esto último que has escrito, que es una maravilla, sino porque, tras pasear por otros blogs, no he podido resistir el impulso. Así que ahora, tras leer tus letras, voy a dejar constancia de lo que había acabado de escribir hace diez minutos. Y quien no se lo crea uqe se fastidie.
Un abrazo.
Pd.- Pido perdón por saltarme el orden prometido de los post pero ante un impulso, sucumbo.

Carmen Silva dijo...

Parece ser Javier que vivir de ocupa en tus propiedades es bastante fácil y como eres un tipo que me encanta no te pido permiso, con este pequeño comentario me instalo. Ya verás la que te espera! Lo más lamentable de esta ocupa nueva es que dispone de muy poco tiempo, pero lo intentaré. Te prometo no meterme demasiado en tu terreno. Me interesa bastante más estar aquí que en mi blog, por eso del contador de visitas. Un abrazo

Carmen Silva dijo...

Creo que hay unos escritores formidables en ESCRITORES EN LA RED y que voy a pasarme una temporadita en las casas de todos ellos. Manuel es un fántastico con unas ideas geniales. Pero después de leeros a vosotros me ataca el sindrome de la duda.Muchos de los personajes que presentaís yo los tengo ya escritos en diferentes cuentos o relatos. Maldad, es uno de los personajes que tengo encerrados en una jaula junto con bondad y fantasía porque ahora los niños actuales no las reconocen. Me quedo tranquila cuando pienso que Borjes entre sus muchas frases genieles dijo" que en literatura todo estaba ya escrito y que sólo era posible hacer variaciones sobre los mismos temas" No hay nada nuevo sobre la tierra y el mérito de cada escritor es la manera de contarlo, Me encanta leeros porque todos sois magníficos vosotros revivis esas historias que de pequeños soñabamos. En mi blog he comenzado una pequeña historia de mi vida, no de manera cronológica sino discontinua, Ya tiene algunos seguidores pero que ahora con la historia de Elvirita me han abandonado claro que la tengo dejada hasta yo, vuelvo a repetir que tengo muy poco tiempo, y que además tengo que elegir la disposición de 8 a 1o de la mañana que es mi tiempo libre entre...andar, hacer gimnasia, bañarme en la piscina,leer o escribir y ahora lo dedico casi por completo a leeros y estoy maravillada pero a la vez pienso que estos juegos recreativos, muy interesantes nos quitan del trabajo de nuestra verdadera obra, la razón: Que nos lo pasamos muy bien. Un besazo como dice Santiago, pero no uno para todos sino uno para cada uno. Te lo advertí Javier