sábado, 25 de julio de 2009

¡Va por vosotros!



Ya sé que irme sin avisar no ha estado bien pero necesitaba desconectar un poco. Para compensar os dejo el brindis de la foto (esa cerveza me la tomé a vuestra salud)

Ahora tendré que sufrir ausencias hasta la vuelta de todos los amigos pero creo la espera merecerá la pena. He estado de vacaciones, fuera de mi lugar habitual y dedicandome a ver, a observar, a pensar y a admirar. Hay muchas cosas que contar pero como esto no es un blog de viajes sino de otras cosas hoy sólo quiero dejaros algunas ideas, como flashes, que me han ido viniendo a lo largo de mi recorrido. No se a vosotros, me imagino que también, pero a mí la idea para los relatos me viene como un fogonazo y me deja traspuesto. Luego le doy tiempo de maduración y si el calor del chispazo no se apaga, es decir, me sigue golpeando como para abrirse paso, entonces me pongo a escribir.

Os dejo pues algunos de las frases de estos días. Veréis que son muy generalistas y poco literarias, pero es lo que me sirve a mí de inspiración.


...al verla decidió no bajar del autobús...

...aquella era su ciudad, la que imaginó tantas veces,...

... sentado, solo, frente a su cerveza,...

...el japonés, a pesar de su pequeño físico,...

...con el ejemplo del autor loco, descubrió su camino,... (esto me ha dado una serie de ideas que las voy a poner en práctica) (Retratos)


Esta lista tiene ahora una semana (o dos) de reposo. Luego me pondré a escribir.
Ah, tenía ganas de volver con vosotros. Un abrazo a todos.

12 comentarios:

Isabel de León dijo...

Bienvenido de vuelta!!!jeje

Saludos de la chica.

Manuel dijo...

Mira Javier: No me da ninguna envidia tu copa de cerveza negra, que seguro era exquisita...

Lo que realmente me da envidia es tu jersey!!!!... que aqui andamos por encima de los 40º C....

Y lo que mas me alegra de esto es que estes ya de vuelta. Nos hablamos, ¿vale?

Emilio dijo...

"Al verla decidió no bajar del autobús"...¿me quieres decir por qué necesitas continuar el relato? Es suficiente. Ufff...es total, Javier. Dice tanto que pasa a ser uno de mis relatos favoritos. Ya sabes que me gusta lo mínimo que dice todo. Dios mío qué pensamiento más completo, más real, más sugerente...Todo lo que debiera ocurrir y no ocurre, todo lo que debiera ocurrir y ocurre, lo vivido, lo soñado, lo casual, lo incierto...Y sin embargo ocurre porque está ahí. Yo no quiero leer mucho...quiero leer cosas como esta. Eso es la vida..."Al verla decidí no bajar del autobús" Ese era el viaje. Olvidarse del destino exacto, dejar que el destino sea el propio viaje...wou! qué bueno...sin más.

Alicia dijo...

¡Bienvenido!
... sentado, solo, frente a su cerveza,...decidió que acaso era el momento de cambiar el rumbo de su vida...
Creo que te queda mucho trabajo por delante. sólamente con las frases que has traido.
Muchos estamos con la cuenta atrás para marcharnos.
Por cierto contar pasajes de tu viaje también es una manera de hacer literatura.
Besarkadatxu bat.

Rosa dijo...

Doblemente bueno Javier: Tu regreso -puro egoismo, lo sé- y esa "frase de uno de esos días", que dices tú, y que a mí, como a Emilio, me suena a poema completo. Ya sabes que suelo sintetizar, hasta a veces demasiado y tal vez por ello, eso de "al verla, decidió no bajar del autobús" me sugiere toda una historia de amor... Todo mi ánimo para que nos dejes pronto disfrutar del resto.
Bienvenido Javier. Te echábamos de menos

Javier dijo...

Isabel, siempre es un placer leerte por aquí. Gracias

Javier dijo...

Manuel, ¡pero qué detallista eres!Un sueter para el frío, una cerveza para la sed (maravillosa bebida), que en efecto es negra. Ya estoy por aquí, dispuesto a la batalla.
Pd.- Ya tengo la marca de esa cerveza que es es sensacional. Nos tomaremos varias juntos.
Un abrazo
Javier

Javier dijo...

Emilio, no me fastidies. Estaba dispuesto a escribir varias historias sobre este comienzo y llegas tú y me quitas la palabra. Tenía ya pensado una rocambolesca y divertida historia sobre esto y ahora me dejas callado. ¿Qué voy a hacer contigo?
Un abrazo
Javier

Javier dijo...

Hola Alicia, no cuento lo del viaje porque necesítaria hacer talvez la entrada más grande de este blog. Gante, Brujas, Amberes, Bruselas, Amsterdam, Dinan,...Toda una experiencia cultural que te prometo me ha dejado huella. La multirracialidad, la historia, el paisaje, la comida, la cerveza, por supuesto, museos, calles, bicicletas, colores, en fin una serie de sensaciones maravillosas que te ayudan a abrir a ún más si cabe los ojos frente al mundo. ¡Estamos tan cerca y tan lejos de todos a la vez...!
Verás que no te mentía al decir que todo esto tal vez fuera excesivo para contarlo aquí.
Un beso y espero que disfrutes de tus cvacaciones. Ah, y no te olvides de contárnoslo todo. Je.

Un beso

Javier

Javier dijo...

Rosa, como siempre, un placer tenerte por aquí. Habrás visto que el Maestro Porta no me deja seguir. Me lo ha prohibido. Y a ver a quién le hago caso porque en contraposición, el Maestro Santiago me lanza el guante con un relato sobre esas frases. Así que estoy en un vivo sin vivir en mí. ¿Tú que harías? ¿Les mando a hacer puñetas a los dos? Ayúdame por favor.
Un beso muy fuerte

Rosa dijo...

Querido Javier, no me cabe duda de que harás lo que debes y sobre todo, lo que sabes... Algo tan hermoso, no me cabe duda, que llegó a tí para que hagas magia, como tantas otras veces. Me temo que ni tú mismo puedes negarte. Esperaré con placer la delicia de leerlo.
Un beso

Anónimo dijo...

Eso, eso, a hacer puñetas los dos, eh? je, je. Para ese comentario podías haberte quedado en Antwerpen (Amberes para los amigos) so desagradecido...Eso te pasa por comunicarnos así las cosas, a lo bruto...Yo, que quieres que haga...es que siempre veo mucho en lo poco. Pero mira, jdt, se más malo y así no nos incitarás ni a la loa, ni a "na".
Tu no estás bien de la cabeza atacando a tus amigos...Ya verás, como sigas ese camino, la munición que te espera... Y mira, el que tiene un blog, se arriesga a que los otros le pongan cortapisas o extenpisas. Véte preparando. Te voy a machacar a la primera cosa mala que escribas. Si para cuando sea un anciano, que es cuando eso ocurrirá probablemente, me quedan ganas y fuerzas, so Antwerpen.

Port de Flandes.