sábado, 27 de junio de 2009

Necesito ayuda

Debo estar gagá. Me cuesta reconocerlo pero empiezo a no entender nada de lo que ocurre a mi alrededor. Llevo un par de días asustado porque en algún momento concreto podía haber ido a la cárcel o, si algo se tuerce, aún puedo ir. Y claro, aunque en el post anterior hablé de los preparativos de las vacaciones, reconozco que no entra en mis planes la posibilidad de pasar una larga temporada en reclusión. Seguramente me evitaría seguir buscando por Internet aviones, hoteles o lo que toque, porque allí te lo dan todo hecho, pero vamos, aunque sea cómodo, no es el destino deseado.
Pero tengo muy claro que si por alguna de aquellas, mis hijos no se comportaran correctamente, o hicieran de su capa un sayo y se dedicaran a tomar mi casa como una mera pensión a la que van cuando quieren, en la que no se respetan las normas, en la que además, por obligación, todo tiene que estar manga por hombro, y además, se tiene que cumplir su santa voluntad y me convirtieran en esclavo de sus caprichos, pues por supuesto, yo también haría como esa madre que le ha puesto un par de veces a su hijo la maleta en la puerta y no le ha permitido entrar en casa después de estar, varias veces, desaparecido durante varios días. Yo tampoco les dejaría entrar.
Y ahora resulta que a esa madre le han sancionado con nueve meses de cárcel. Nueve. ¡Dios mío! ¡Qué barbaridad!
Sólo pienso en esa jueza, lo a gusto que se habrá quedado, que tranquilidad de espíritu. Nueve meses de cárcel para la madre que ha querido educar a su hijo tal vez con la única posibilidad de actuación que tenía. Y el niño ha reconocido que es conflictivo. Y la jueza le suelta una pena de las de hacer historia. ¡En qué mundo estamos? ¿Me estoy volviendo loco o qué me pasa? Pido ayuda , por favor. Seguramente necesitaré tratamiento psiquiátrico por inadaptado.

23 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Pues sí, parece que hemos pasado del abuso a la sobreprotección. Los niños tienen derecho a todo, los padres somos delincuentes en potencia si pretendemos educarlos.
Como aquella mujer a la que no solo condenaron a prisión sino que además querian quitarle a su hijo por pegarle una bofetada despues de que la inocente criatura le llamara reiteradamente de todo menos guapa.
Nos estamos volviendo locos...

Anónimo dijo...

La ley siempre está con el débil, o debería estar con el más débil; que visto lo visto, la ley simplemente no está. Si estuviera, digo, debería estar con el más débil. Debería internar en un reformatorio a ese niño que insulta a los padres, los amenaza de muerte, e incluso les roba más allá de la cartera: el corazón, por ejemplo. Estoy contigo Javier y con Lola Mariné. Ya pocos sabe que el norte está hacia el norte, no hacia el sur.
Santiago

Alicia dijo...

Yo podría escribir un libro con lo que he visto a lo largo de más de veinte años en las aulas. Es verdad que son casos excepcionales pero sorprendentes. A mi parecer muchas de las condenas a padres ocurren porque no son capaces de haber denunciado ellos previamente a los hijos. No compartiéndolo, llego a entenderlo. Siempre les parece que la situación puede cambiar y lo que realmente ocurre, en la mayoría de los casos, es que cambia para ir empeorando.
A modo de ejemplo y sin enrollarme, cosa cada vez más difícil,os contaré un caso de este curso.
Alumna de 3º de la ESO con bajo rendimiento y faltas a clase. Tutora que, en vez de canalizar situación con orientador o servicios sociales, toma partido a favor de la criatura. Criatura que encuentra alguien que la cree. Aparece con una lesión. Dice que ha sido el padre. Tutora que presiona a dirección para poner denuncia. Dirección que se ve entre la espada y la pared.La criatura vuelve con otra lesión mayor. Los padres niegan todo. Se pone la denuncia. Al padre ni el más mínimo beneficio de la duda. Los compañeros empiezan a hablar de lo que acontece con la perla los fines de semana.... Se extiende el rumor entre pasillos de que todo es mentira...... Habían sido autolesiones.
Los padres siguen impotentes. Asuntos sociales lleva todo muy lento hará falta atención especializada y acción del departamento de conciliación familiar.
¿Y yo? La tutora me evita porque antes de la denuncia yo tuve una discusión con ella, porque seguiré defendiendo que, a pesar de los casos que aparecen en los medios de comunicación que hacen culpable siempre al hombre, hay que hilar muy fino en situaciones como estas para no añadir más dolor del que ya hay en situaciones de este tipo.
Encima la dirección tiene que dar gracias al cielo de que los padres hayan entendido que, ante las pruebas se vió obligada a la denuncia.
Muchos necesitamos ayuda....
Besarkadatxu bat.

Pilar dijo...

Es alucinante Javier, nosotros no estamos locos, ni tu ni yo, pero esa jueza, igual que hemos visto en otros casos (acordemonos de la del tortazo!!), esa sí esta loca. Esos "castigos ejemplares" no creo que cumplan ninguna ley justa, y es que ese también es el problema, que ultimamente algunas leyes no son justas.
En fín...calma!! que te alteran mucho estas cosas!! Un beso grande

Rosa dijo...

Querido Javier, estas son las consecuencias de nuestras leyes, que como sabes dicen algo así como que "es preferible que esté un asesino suelto que un inocente en la cárcel"... lo que nunca llego a entender es el criterio que siguen para identificar al culpable y el inocente, porque sin duda no es criterio fácil de adquirir. En fín, confío en la sensatez de los jueces al recurrir esta sentencia, que -cuando menos- no termina de identificar al inocente. NO obstante, te prometo llevarte libros a la cárcel, si llega el momento... para éso están los amigos.
Un beso enorme

Rafael dijo...

Hola, Javier.

Que, creías que te desharías de mí, pues no, sigo aquí y paso a saludarte. He estado muy liado en mi otra casa, gran parte del trabajo lo tenemos desarrollado por lo que ahora iremos haciendo el resto de forma más pausada.
Es triste lo sucedido a esta y a otras familias, aunque aun más triste que el código civil y el código penal todavía estén en pañales, les queda mucho camino por recorrer para adaptarse a las necesidades de nuestra sociedad, aunque por mucho que queramos, las leyes siempre estarán un paso por detrás.
De todas maneras, a estos hechos hay que buscarles los aspectos positivos. Crean alarma social y por lo tanto debate (buena falta hace), el arma más poderosa después del voto para enmendar los errores en nuestro sistema democrático. Aunque no cabe duda que ante este tipo de actos uno se sienta herido como padre.

Manuel dijo...

VAle, Javier, seré muy breve porque creo que los demás ya han dicho casi todo:

Me declaro inadaptado!.

Que nos encierren juntos, que seguro lo pasamos bien.

Javier dijo...

En efecto Lola, esto se pone cada día un poco más difícil. Yo tengo la suerte de que mis hijos ya están casi criados. Así que esperaré a ser abuelo para poder vengarme, malcriando todo lo que quiera y sin responsabilidad penal.

Javier dijo...

Bien llevado Santiago, es verdad que crear penas en el corazón pena del corazón no tiene pena. ¡Cómo sois los poetas!

Javier dijo...

Alicia, si las paredes de las aulas hablaran... Entiendo que cuando yo estudié algunos profesores abusaban de su autoridad. Pero el exceso no puede llevar al defecto. Y ahora estamos en la otra parte del péndulo. Mi solidadridad con los de tu profesión. En algún momento, debe ser muy duro.

Javier dijo...

Pilar: La ley es legal pero no siempre es justa. Y nosotros queremos que se aplique justicia cuando sólo se aplica legalidad. Es difícil, esto daría para un largo debate.

Javier dijo...

Rosa:
Como persona de fe, estás convencida de que habrá recurso y de que le darán la razón a la madre. Pero está claro que quien saldrá de chinitas es la jueza que ha dictado esa sentencia. Y entonvces volverá a tener otra idea genial para otro caso. Eso sí, me vendrá bien para poner otro post. Igual si la jueza lee esto, me tienes que llevar libros. Creo que uno que se llama ..."Atmósferas..." me vendrá bien. Je.

Javier dijo...

Rafael, bienvenido.
¡Cuánto lío lleva una casa nueva!Yo lo unico que pido es que si la ley no llega, que se aplique la racionalidad y la sensatez. Debe ser mucho pedir.

Un abrazo

Javier dijo...

Manuel, no tengas duda. ¿Sabes si te dejan tomar unas cervecillas al mediodía y al caer la tarde?
Un abrazo

Carmen Silva dijo...

voy a poner el número 15 de los comentarios a tu supuesta locura. Los que tenemos hijos normales, fijate bien que pongo normales no excelentes, ni siquiera buenos, no sabemos la suerte que hemos tenido. ahora mis hijos ya son todos independientes pero cuando los educaba había una norma muy clara. Yo no reconozco más mayoría de edad que la independencia económica. Así que si estas viviendo a mi costa debes hacer lo que en esta casa se diga. Esa pobre mujer que le puso la maleta en la puerta a su hijo, lo que debía de hacer era irse ella y dejar al hijo que viviera sólo y sin elementos. Una vez discutí con uno de mis hijos y le señalé la puerta. por supuesto se fue y yo lo pasé muy mal pero aparenté que no lo buscaba y cuando regresó le dije: Bienvenido a tu casa a partir de ahora bla, bl, bla. Quizá yo tampoco entienda el mundo de hoy, quizá esté también fuera de órbita, pero si el mundo es así, si tus hijos mandan en ti, en tu casa y en tu dinero que.... hacemos los padres. Javier. un beso Carmen Silva

Javier dijo...

Hola Carmen:

Lo difícil en esta vida es decir no. A mí me costó mucho. Pero o lo haces o se te comen... los amigos, los conocidos, los hijos. Pero eso sí, una vez lo haces, ¡que a gusto te quedas! Y a partir de ahí, la vida cambia. Encuentras tu sitio. Es duro, pero hay que hacerlo.
Un beso.
Pd.- Casi me ocurrió algo parecido. Hay que comprar unas maletas a los niños para este caso.

María Jesús Almendro (Ladymacbeth) dijo...

Como ahora los padres tienen prohibido hastas en lo de darle un grito a sus hijos, estos se les suben a la chepa. Aquí hay un error de justicia, así que mira por donde otra que se apunta acompañarte a chirona.

Un beso Javier!

María Jesús Almendro (Ladymacbeth) dijo...

Y otra cosa, no decías que veías difícil que llegasen a venderse 1000 ejemplares de Atmósferas. ¡No subestimes al destino amigo!

Anónimo dijo...

La justicia no existe.Yo al menos no creo en ella. Es triste y lamentable que las personas sean juzgadas por otros ¿humanos? cuyo veredicto tenga mucho que ver,en muchos casos, con el estado de ánimo con el que amanezcan.
Un beso.
Mila Aumente

tag dijo...

Tienes razón,
hay sentencias de algunos jueces que no se entienden,desde luego.
Recuerdo varias, en estos ultimos años que claman al cielo.
Por no hablar de los violadores y pederastas a los que dan permiso, para que puedan reincidir a su gusto.
Y sin embargo, a esa pobre mujer, que bien sabrá ella lo que ha sufrido para tomar esa decisión, en vez de ayudarla con ese hijo la penalizan con la carcel.
Inaudito.

Javier dijo...

Mª Jesús, vamos a buscar una buena cárcel, con vistas al mar, buen servicio de bar y catering e igual vale la pena. Ya somos varios así que la tertulia estaría garantizada.

Besos

Javier dijo...

Mila:
...y con la presión social, y con los intereses de partido, y con otrs intereses menos confesables. Creo que los jueces tendrían que hacer un acto de contricción y volver a los orígenes. A la justicia no la legalidad.
Un beso

Javier dijo...

Hola Tag, creo que si descubrimos su nombre, deberíamos mandarle nuestra solidaridad. Si alguien lo sabe, que lo diga. Le montamos una campaña de apoyo.