martes, 31 de marzo de 2009

¡Con la que está cayendo!

Me siento profundamente demócrata y no entiendo qué está ocurriendo aquí en España. Los políticos sólo se ponen de acuerdo cuando algo les afecta a ellos directamente. Es decir cuando se habla de su sueldo y prebendas. Aquí las votaciones son unánimes. En el resto no hay nada que hacer. Imposible firmar nada con los de otro lado. Y las recriminaciones, sólo son válidas cuando afectan a los de los grupos opositores. No es lo mismo lo que hace uno que lo que hace el de enfrente. Y como todos tienen su parcela de poder son incapaces de aplicar el mismo rasero para lo suyo que para lo de los otros. Con la que está cayendo y son incapaces de unirse. Aunque fuera por un breve espacio de tiempo. Nada, imposible. Por un voto, que se muera quien me vota.
Luego, tenemos el poder judicial. ¡Dios mío! A medida va subiendo el nivel social del afectado, va cambiando el concepto legal a aplicar. Beneficiando siempre al de más arriba. Y claro, cuando esto afecta a los políticos, entonces es una locura. Porque quien decide sobre los destinos judiciales de los políticos es el mismo que ha sido nombrado a dedo por ellos. ¡De locos!
Y si hablamos del 4º poder, la prensa, para nota. ¡Cuántas veces he oído bramar a algún periodista contra los politicos o los jueces! En muchos casos los ponen a parir. ¿Hasta cuando? Hasta que los entrevistan. Entonces, esos tonos de reproche, esas acusaciones, esas peroratas que nos sueltan, se vienen abajo. Cambian el tono de voz, la entrevista pasa a ser la relación más cordial del mundo, se acaban en ese momento todas las diferencias y el entrevistado sale de allí con una sonrisa en la cara. Y en el momento en que se ha ido, el periodista vuelve a sus ataques furibundos. Eso sin contar que leyendo un par de artículos o escuchando un par de comentarios, ya sabes quien financia, protege o ampara a ese medio de comunicación. ¿Dónde está la objetividad? En fin, para quedarse pasmado.
¡Ya sé que no son horas pero es que estoy muy enfadado!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Los estados de ansiedad son el escalón primero de una escalera que acaba en un cuarto oscuro llamado depresión. Esto de estar cabreado a las 5,20 de la madrugada por cuestiones que no tienen arreglo, tal es la política, es eso: un estado anímico ansioso. Necesitas unas vacaciones, ya.
Habla con tu jefe, opérate de un menisco, que es nada y da mucho juego; no sé, cierra el libro de las prisas que no son buenas para nada.
Un saludo cordial.
SSG

Pilar dijo...

Javier, te diré que mis pocos estudios en comunicación (ya serán más)me hacen admitir al menos una cuestión de las que planteas: respecto al "cuarto poder", la prensa, hace tiempo que la objetividad no existe, si es que alguna vez existió, y menos en temas de política. Es triste, porque el poder que tienen los medios de comunicación se utiliza para "narcotizar" a la gente.
En fín, sobre el resto qué decir, si es que, como bien te dice creo que Santiago, no tiene solución, asi que para que darle más vueltas??jejej.
Un beso grande

Manuel dijo...

Como te sucede a ti, Javier, mi concepción personal del paso por este mundo me ha hecho, desde el principio, ejercer el derecho al voto como obligación. Pero siempre con el convencimiento de que, los políticos, esos INTERINOS CON VOCACIÓN DE TITULARES, no son quienes van a salvar al mundo de la sinrazón.

¿Qué decir del poder Judicial?. Llevo unido a los tribunales unos 25 años. He asistido en ese tiempo a la metamormosis más horrenda que puedes imaginar. En otros tiempos, escuchabas a Cicerón o al mismo Cervantes en los estrados. La generación actual de Jueces que nos dirigen, con ese poder ilimitado que les da su magistratura, hacen gala de una incultura escalofriante que, las más de las veces, se escuda en ese "cállese o lo sanciono".

Al "cuarto", mejor ni nombrarlo. Ya he escrito en más de una ocasión que, para mi bien, me tengo prohibidas las noticias de cualquier tipo.

Me quedo con aquellos versos de "Campanades a Morts": "Asesinos, asesinos de razones, asesinos de vidas... Jamás tendréis reposo en vuestras vidas. Y por las noches os perseguirá nuestra memoria..."

Anónimo dijo...

Parafraseo algo por si te consuela:
Los de "ahí arriba" siempre ladran un discurso ideológico cuya finalidad es que comprendamos que nuestra situación es natural y la mejor de las posibles. Si participamos de su discurso,si abrimos la boca para que nos acerquen la cuchara llena de potaje cantando: "se acerca un avión!", entonces nuestra conciencia se atrofia. Conciencia alienada. La desalienación comienza cuando advertimos que el discuso de los de "ahí arriba" es su discurso, y solo suyo. La desalienación es necesaria para entrar en conflicto con los de "ahí arriba" y empezar a transformar. Porque el potaje no está bueno.

Anónimo dijo...

Anónimo 23:32--- Mechas---

Clito dijo...

¿Objetividad? ¿Qué es eso?

Firmado: una experiodista:P

Ignacio Reiva dijo...

España se está volviendo mas Argentina que Argentina misma. O será que todos los países se volverán la misma cosa, obedeciendo el mismo destino de corrupción y esclavitud. Espero que no lleguen tan bajo como lo hemos hecho nosotros.

Gissel Escudero dijo...

Totalmente de acuerdo. El mundo está hecho un asco. Mi país (Uruguay) no se escapa, pero creo que tenemos la prensa un poquito mejor. O eso espero. Brrrr.