lunes, 2 de febrero de 2009

La noticia más esperada

Aún no he recibido desde ningún medio de comunicación la que sería la noticia más interesante en tiempos de crisis: El partido político tal, ha decidido que los afiliados que ocupen simultáneamente puestos en diversos consejos de administración o en comisiones varias, deben abandonar alguno de ellos.
No quiero con esto quitar a nadie el pan ni dejarle en la miseria. Parto del principio de que si ese puesto es necesario debe ser ocupado, pero por otras personas. Y si estas últimas también tienen otras ocupaciones, deberán abandonarlas para acceder a ese puesto, de tal forma que esos sueldos dobles, triples o cuádruples se reduzcan o desaparezcan.
Esto provocaría una cadena de solidaridad en la que muchos podrán acceder a un cargo superior, dejando vacante el suyo, y los de abajo podrían ocupar el siguiente. El dinero quedaría más repartido y beneficiaría a todos.
No voy a entrar en que tal sueldo es elevado o fuera de toda racionalidad. No. De momento. Tan sólo pido que a la incompatibilidad legalmente establecida - que supongo ya se aplica - se una la incompatibilidad moral, la que hace causa común de la ciudadanía.
Estoy convencido de que esta sencilla propuesta servirá de acicate para que otros poderes fácticos empiecen a poner en marcha su propia cadena solidaria en estos difíciles tiempos que se avecinan.

No hay comentarios: