miércoles, 14 de enero de 2009

Este estaba en el buzón de correos nº 25

Llegamos al ecuador de todo este embrollo. Poco a poco va cogiendo forma. Cada relato- regalo que llega nos anima a continuar para adelante, a insistir más en la parte difícil, la financiera, en seguir buscando esa fuente de financiación que nos permita hacer que el proyecto alcance sus objetivos previstos.
Os dejo el relato nº 25 que nos envía Sara López desde www.historiasdeunaescritora.blogspot.com

Marcos y la silla de las idéas

2 comentarios:

Manuel dijo...

Javier, te prometo que estoy trabajando en mi relato... Me cuesta, me cuesta pero, sea o no digno de publicarse, te prometo que te lo enviaré. Es una tarea que te debo y me debo.

Un abrazo enorme mientras tanto.

Javier dijo...

Eso espero, porque como no lo estés haciendo me vas a oír. Y yo no quiero que me oigas, yo quiero leerte. Por cierto, he pasado por tu casa y he visto tu nevera. Allí había un trozo de tarta, de la que sobró el otro día. No seas Adán y tírala, que se hace mala.

Un abrazo