miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cerrado por Navidad si no me queda más remedio.

Me voy unos días de vacaciones. Como no sé si podré conectarme os pido disculpas por el posible silencio. Espero que en estas fiestas os acordéis de dedicarle un tiempo a ese relato solidaro que tenéis un poco apartado. Aunque el plazo parece largo (final de febrero) el tiempo se echa encima muy rápido.
Os deseo unas buenas escrituras y unas buenas lecturas en estos días junto con los vuestros, que os entiendan en esta locura que compartimos unos pocos y que los éxitos deseados os acompañen.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Relatos 15 y 16

Pido disculpas por no haber acudido a mi cita del fin de semana en el blog. Es cuando tengo más tiempo libre para escribir. Pero un gripazo, ese que hay ahora que te deja hecho polvo, me ha tumbado. He estado tres días que no sabia ni quien era. Fiebre, malestar, dolor, en fin toda esa retahila de cosas que sumadas hacen que te empieces a pensar que a fin de cuentas, todo es una mierda. Pero ahora ya estoy bien, bueno,no, estoy mejor. Cuando se ha pasado por el cero absoluto, cualquier indicio de subida es suficiente para coger moral. Y para volver a la guerra.

Bueno, os dejo 2 relatos más

nº 15 Pablo Aguilar El reo echandolecuento.wordpress.com

nº 16 Dolores Espinosa El parque http://testamentodemiercoles.blogspot.com

Gracias por vuestra ayuda.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Decir no



¡Qué difícil es decir no! Saber utilizar este monosílabo maldito en el momento justo es tarea de titanes. Es una palabra que aprenhenderla en nuestra rutina diaria nos hace derramar sangre, sudor y lágrimas. Y a pesar de saber que es necesario para mantener la cordura, resulta dificilisimo pronunciar el monosílabo maldito. Decir NO es muy dificil. A muchos se nos bloquea la mente.


Todo esto viene por el empeño constante en resultar atentos y comprensivos. Si además añadimos que las cosas de vivir (trabajo, vinculos familiares, relaciones sociales) se ponen cada día más difíciles, pues resulta que en la búsqueda de la felicidad y de la compañía y del trabajo estable, pensamos que no cabe esa posibilidad. Con lo que tenemos siempre en la boca el sí. Pero claro, si deberíamos haber dicho no, se nos queda un sentimiento de angustia y una ansiedad que nos puede llevar a la enfermedad. Además viendo los resultados del sí, se puede llegar al hábito. Y ahí estamos muertos. Relacionamos el no con la palabra egoísmo. Y se nos bloquea todo. Lo más terrorífico de todo es que no utilizando el no, engañamos a los demás.


Hay que utilizar el no. Es señal de responsabilidad, autoestima y madurez. Es sano. Y necesario para conocer, conocernos y que nos conozcan. Es un acto de reivindicación de nuestra realidad personal. Hace que en las relaciones personales el de enfrente sepa exactamente cual es nuestra posición y actitud ante las cosas. Y seguramente a nuestra satisfacción se unirá la de la otra persona porque sabrá que determinaciones tomar en su relación con nosotros. Es la mejor forma de comprobar en qué medida se nos valora y se nos quiere por cómo somos en realidad.

Reivindicando nuestro derecho a decir no, podremos pensar que los demás hacen lo propio, y asentaremos una comunicación más fiable, veraz y fluida.


Así que a entrenarse. A practicar el no. A decir que no en las situaciones que consideremos necesarias. Seguro que nos sentiremos mejor. ¿O no?

jueves, 18 de diciembre de 2008

Relato nº14

Os dejo el regalo nº 14 de Armando Rodera




La sonrisa del alma
vivenciasdeunescritornovel.blogspot.com

Cuando vuelva de viaje, que llevo tres días dándole al coche, os contaré cosas. Esta vez toca hablar del no y de los condones. En fin, metafísico que está uno.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Relato nº 13

Os dejo el relato nº 13 regalo de Silvia Alvarez


Las piedras no se pueden comer
simalme.blogspot.com


Me han comentado que en algunos casos, cuando vais al blog del autor, el cuento está varios post por debajo y hay que buscarlo, o bien no lo tiene colgado en su blog. Para que podías leer lo que nos van enviando los tendréis todos jun todos juntos en:
www.erabradomin.org
Los están colgando por orden de llegada.
Esta web es de Escritores en Red, asociación a la que pertenezco. De todas formas, no está mal que rebusquéis un poco por el blog del autor porque seguro vais a disfrutar con la visita.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Un paso más

Con el fin de ir dando a conocer el proyecto que nos traemos entre manos, además de enviar cartas a diversas empresas, hemos insertado el proyecto en Tu Patrocinio.com, para ver si al final obtenemos la financiación requerida para alcanzar los objetivos propuestos. http://www.tupatrocinio.com/menu-privado/ver-proyecto.cfm?id_proyecto=69155120081454675455706868684567
Ahora es cuando necesitamos vuestra ayuda. Pasar por alli, visitar la propuesta y si conocéis a alguna empresa, entidad o persona interesada en colaborar en este proyecto, os ruego que le transmitais la idea. Es por una buena causa.

Relato nº 12

Os dejo un nuevo relato, regalo de Matías Mugione


Brazos estirados buscando brazos estirados
http://www.rechalado.com.ar

Un saludo a todos

sábado, 13 de diciembre de 2008



Llevo un par de días dándole vueltas a la noticia sobre la madre (María del Saliente Alonso Martínez)a la que se ha condenado a 45 días de prisión y a dos años de separación de su hijo . Cuantas más vueltas le doy, menos lo entiendo. Creo que en este caso, como en otros muchos, hay que intentar ponerse en la piel de los actores de este drama y estudiar lo sucedido.


Partamos de la situación en que el niño es golpeado por la madre y que, al día siguiente, cuando el niño va al colegio, con marcas, los profesores llevan al chaval a un centro médico para averigüar el alcance de las lesiones. El médico, y me parece correctísimo, denuncia ante la guardia civil o la policía. Ellos a su vez trasladan los hechos al juzgado de guardia. Todo esto me parece bien porque garantiza la seguridad del menor. Es a partir de este punto cuando parece que todo el sistema se vuelve loco.


Si esos presuntos malos tratos son continuados, puedo entender que caiga sobre los progenitores todo el peso de la ley. Pero parece ser que la sentencia dice que no, que la madre ha podido tener un exceso, pero en la sentencia no se indica que los "malos tratos" sean continuados ni frecuentes.


¿Se puede condenar a 65 días de prisión a una madre por un único posible exceso? Y lo que es peor,¿se le puede separar de su hijo durante más de un año? Me parece que alguien se ha excedido. Y para más inri, resulta que los hechos ocurrieron hace dos años, por lo que la "maltratadora" ya ha convivido dos años con su hijo. Creo que sólo con el calvario que habrán pasado madre e hijo durante este tiempo, sería suficiente castigo. Pero ahora, es clavar el puñal. No estará mal que a un niño de doce/trece años - por cierto edad un poco conflictiva - se le aparte de su madre durante ese perìodo. ¡Ya veremos el resultado!




Por cierto, no sé si habéis visto al padre. ¡Madre mía! Tiene apariencia de que se la ha caído el mundo encima. Lo que estará pasando ese hombre.


Por cierto, me alegró mucho ver ayer a un pueblo al lado de los padres, arropándoles y clamando justicia, pero no de la legal, sino de la justa.




Os dejo un enlace que me ha encantado. Es una conferencia del juez de menores de Granada Emilio Calatayud. Este hombre ha despertado mucha polémica con sus sentencias. Vale la pena verlo.


http://www.emiliocalatayud.com/

viernes, 12 de diciembre de 2008

Ahí va el nº 11

11
Susana Eevee Monzón Susanaescribe.blogspot.com

Gracias Susana

jueves, 11 de diciembre de 2008

Nuevos cuentos

Hola a todos:

De momento los relatos solidarios van como un tiro. Hay mucho cuentista por ahí. La verdad es que la acogida de esta iniciativa está siendo fenomenal. Y eso que tan sólo envié la nota que veis a la derecha a tres o cuatro sitios. Mi amigo Santiago me ha enviado una relación de más de quinientas direcciones de blogs y webs literarias para que envíe la nota, pero me parece excesivo porque me parece que me reventarían el e-mail y el blog. Dejemos de momento correr el boca a boca (bueno, el blog a blog).
También os informo que no voy a poder insertar todos los cuentos recibidos porque como veréis, necesitaría meter por lo menos tres al día y al final os saturaría. Lo que voy a hacer es ir poniendo, por orden de llegada, el título del relato y el blog del autor, por si alguien está interesado en averiguar más sobre el relato o incluso leerlo allí si lo tiene colgado en su blog. Así también conseguiré ir escribiendo yo mis cosas porque ya me ha recriminado una lectora airada que si pienso estar de vacaciones hasta dentro de tres meses con la excusa del libro.
Finalmente deciros que ya hemos comenzado a enviar a empresas la solicitud de ayuda. Ya os contaré como va este asunto. Empiezo a apretar a mis amigos. Uno de ellos ya me dijo: "¡Ya estas con tus locuras! ¿No vendrás ahora a tocarnos las nareces, como siempre?" Y claro, fuí sincero. Le dije: "Sí"
Bueno quienes me conocen me disculpan. O eso espero. Es por una buena causa.
Os adjunto aquí la relación de los autores, sus relatos/regalo y sus blogs


4.- Alejandro Pérez García Buenos tragos jandro-perez.blogspot.com/
5.- Ana Mª Sancho Abuelo
www.librodearena.com/busqueda/blog
6.- Silvia Ochoa Ayensa Abuelo lasorianita24.blogspot.com
7.- Lola Mariné Cuando ella baila gatosporlostejados.blogspot.com
8.- Marta Abelló La canción de Cristian losmanuscritosdelcaos.blogspot.com
9.- Blas Malo Poyatos El sortilegio
www.lenegaron27.blogspot.com
10.- Miguel Ortega Isla Erase una vez… mi-or-is.blogspot.com

Como veréis tendría que para llenar toda la semana más lo que va llegando. Gracias a todos por vuestra generosidad. Ah, por favor, si es posible, mandarme los relatos en Word, poner vuestro nombre y vuestro blog. Si no lo haceis me complica el trabajo.

Besos para todos

martes, 9 de diciembre de 2008

Hoy toca el nº 3

Poco a poco se van recibiendo relatos. En principio iré colgándolos todos en el blog, a razón de uno diario en función de su orden de entrada. Si esto se acelera, pues ya pensaré lo que hago.

Hoy nos regala su relato Antonio Esteve http://www.elmosquitero.com/













La casa.

Le parecieron días en lugar de años, el tiempo que pasó allí plantada viendo como sus moradores iban y venían, crecían...se marchaban. Al pié del lago, refrescada cada dia con el rocío de la mañana, viendo alzarse al sol y mas tarde ponerse despacio, como buscando la postura para el descanso perfecto. Alguna vez le habían reparado el tejado, pero nunca había permitido que sus huéspedes pasaran una sola noche a la intemperie.

Los quería y amaba...desde pequeños, desde que empezaron a gatear por sus habitaciones. Los había visto crecer a todos...y los había visto irse. Allí con ella, permaneció también el lago, que de vez en cuando le daba un respiro llevándoselos a todos a nadar un ratito.

Cuán maravillosos años había pasado...y los recordaba todos y cada uno como si fueran únicos, que los eran, y como si hubieran sido ayer. Eso era lo maravilloso. Lo que ningún humano sabe.

Desde el dia de la construcción de una casa, un reloj biológico se pone en marcha hasta el dia que la casa cumple cuarenta años. Es justo en ese momento, cuando toma conciencia de toda su vida y comienza a desprender, por todos sus rincones, recuerdos y añoranzas, alegrías y penas, el momento en que los humanos perciben su história. Es ahí cuando un humano puede, fácilmente, quedarse mirando el rincón mas insignificante de la casa y retroceder quince o veinte años en un instante. Recordar cualquier momento de su vida, revivirla. Es en ese dia, el del cuarenta cumpleaños, aquel en el que una casa pasa a ser hogar, ese en el que vivir en ella deja de ser lo que había sido...cuando sus moradores pasan a ser parte de ella msima, cuando los recuerdos de todos ellos se funden en uno solo.

Sí, habían pasado cuarenta años.

Caminando hacia los cincuenta

Me parece que durante un par de meses sólo me voy a poder dedicar a la lectura. Los blogueros narradores se han puesto las pilas y han acudido rápido a la llamada.

Os dejo el regalo de Vanessa Martínez





SOMBRAS


Miro ese traje en la silla que me puse con tanta alegría para ir a tu encuentro. Contigo, regresaron las flores a mi vida, las miradas… acariciaba tu mano y dibujaba en ella laberintos donde me perdía y no me importaba otra cosa que estar junto a ti. Tu voz de melocotón, tu sonrisa, tu pelo aún abundante recogido en ese moño. Sólo existías tú. Tu conversación era mi terapia. Cada día era un prado que se abría en mi camino.

Cuando ya sólo tenía insomnio y el tiempo pasaba, llegaste tú, Zulma. Teníamos orígenes y pasados totalmente diferentes. Tú venías de la Argentina, y me hablabas de esos lugares de tu infancia, del Buenos Aires de tu juventud, de la vida que no había sido fácil. La decisión de venir a España no la tomaste tú. Viniste con tu hijita Nora, tu yerno y esos nietitos que son tus soles y para ellos eres su segunda madre.
Yo, sin embargo, no tenía realmente amistades, sólo hablaba a ratos con las personas con las que coincidía en el parque y ahora ni tan siquiera eso. Los ojos se me han secado, ya no tengo ganas de levantarme, todos los días vuelven a ser noches, sólo veo mi el traje en esa silla, y miro por la ventana reviviendo aquél día. Mientras los niños jugaban tu te paraste frente a mí, haciéndote la entera, sin querer que las lágrimas asomaran, no fuera a ser que ellos te vieran.
-Me encantó conocerle Antonio.
Apretaste mis manos y salieron de tu boca aquellas palabras que me dolieron más que cualquier muerte.
-Vámonos nenes, tenemos que viajar y mamá nos ha dicho que regresemos pronto.

Ahora, desde la ventana, sólo veo mi sombra. Esa marcha tampoco fue idea tuya, porque al igual que a los niños, a los mayores tampoco nos preguntan.
Vanessa Martínez Ortega © http://andarconcienojos.blogspot.com/

lunes, 8 de diciembre de 2008

Ya tenemos el primer relato para "Relatos Solidarios desde Intenrnet"

Bueno, pues ahí va el primero. Esto va en serio. Aquí está el cuento-regalo de Santiago Solano http://santiagosolanogrande.blogspot.com/
LA BRUJA MARUXA


La tertulia literaria va con nosotros, no está en un lugar determinado. Somos nosotros quienes hacemos que la magia de la palabra se haga presente, allí en donde estemos. Encendemos la vela perfumada y nos ponemos en marcha. Rueda la imaginación sobre la mesa de madera. Caen las verdaderas historias ocultas tras los escudos que cuelgan de las paredes. Si te fijas bien, si miras con esos ojos de escritor que andas buscando, las ves acercarse a nosotros, ateridas de olvido, queriendo formar parte de la interminable bandada de ficciones que nos rodean.
Cuando la vela está encendida todo es distinto. La vibración de la luz se hace más tenue, amarillea; la madera se aprieta sobre sí misma y se vuelve más oscura, incluso suspira. Y el suelo se solidifica, se tiñe de esa sensatez inabarcable de la noche de los enamorados. Sentados en las otras sillas, en esas sillas que se arriman a esas otras mesas vacías, están los difuntos, los que estuvieron antes que nosotros en el mundo y no se quieren ir del todo; los que necesitan el olor, el sabor, el chasquido de la sidra rompiéndose en el vaso para saber que siguen siendo ellos. Vosotros no los veis porque vuestros ojos están todavía cerrados.
Pero están ahí. Están como nosotros, escuchando, montando en su interior el personaje que sale de la boca de Teresa. Ellos recuerdan otra Elena, ¡qué duda cabe! Ellos recuerdan otros pájaros, otro amor: su amor, en singular, en pequeño, un poco egoísta, un poco altanero, un poco de ninguna parte y de todas partes. Y todo eso está presente en nuestra tertulia. Es la magia de la palabra, esa luz humana eterna que siempre nos acompaña. La palabra y la luz de la vela. Pero vosotros no veis la luz de la palabra, ni oís el deslizarse suave de las palabras de la vela sobre la mesa.
Vuestros ojos ven la barra de la sidrería, la muchacha con la camiseta blanca, al otro lado, moviéndose de acá para allá, como si preparara algo; los azulejos verdosos de la pared, la estantería de cristal y metal dorado con todos los anaqueles llenos de botellas sin precinto: botellas mediadas, casi llenas, casi vacías.
A la izquierda, tras la pared yo sé que hay una despensa. Allí están las botellas verdes llenas, con un corcho nuevo en la embocadura. Allí duerme la sidra, y por ello también los prados, los verdes prados de Asturias. A poco que cierres los ojos podrás visualizar un campo lleno de manzanos, oler la sazón de la fruta; y el agua, oír el agua de aquella tierra, aquella agua que, como dijo el poeta, brota de las piedras. También el nuberu, y el trasgu, que siguen haciendo de las suyas, que se suben a esta mesa en la que están nuestras libretas, nuestros bolígrafos, nuestros caramelos, y juegan, juegan a confundirnos, a volvernos las hojas del revés. ¿No recordáis que Alejandro y Miguel se perdieron en la lectura del cuento que leía Teresa, en la segunda parte? ¿De verdad que nadie más que yo y la dueña de la sidrería vimos que el trasgu les ponía las manos en los ojos al uno y al otro?
Pues por eso, queridos amigos, vino la dueña. Vino a preguntarnos lo de la vela porque oía todo el jolgorio que estábamos montando desde la oscuridad de la cueva en la que vive, al otro lado de la pared, más allá de la oscuridad de los fuegos y los potes, en ese mundo desconocido pero no por ello menos exacto que este nuestro; este mundo nuestro tan aparentemente maleable, tan real. Vino porque ella, como yo, veía lo que realmente estaba pasando. Ella también veía con otros ojos. Ella, que es una bruja, veía todo con ojos de bruja.
- ¿Por qué la vela? – preguntó.
Recordad.
Y se quedó allí en medio, con los brazos cruzados, con aquel chaleco a rayas horizontales, aquel pantalón negro, aquellas gafas, aquel pelo paja podrida, mirándonos. ¿No recordáis el silencio? Cortaba, ¿eh? Su mirada acusadora, como si estuviéramos conjurando algún poder maligno.
Recordad.
Yo no dije nada. No dije nada porque yo y ella sabíamos lo que ocurría. La magia de la palabra estaba allí, entre nosotros. Y ella lo había oído, olido, visto, palpado. Ella, la Maruxa, había venido hasta nosotros.


Luego, alguno de vosotros dijo:
- No, esto es literatura.
Y ella contestó:
- ¡Ah!, si es eso, no hay problema.
Pero La Maruxa ya había logrado su propósito, porque cuando pude bajar mis ojos de los suyos y miré, no vi. Ellos, y con ellos ese espacio de empatía que abrimos en nuestras tertulias, habían desaparecido. Ya sólo quedaba la sidrería y vosotros.
La tertulia había terminado.





Santiago Solano 02/12/2008
Estimados amigos:
A quienes os dedicáis a escribir relatos y además tenéis un blog con presencia continuada en Red quiero pediros que regaléis un cuento, de extensión máxima un folio (doble espacio, tamaño 12 y una sola cara).Con esos relatos publicaremos un libro llamado “Relatos Solidarios desde internet” o parecido – se admiten propuestas – con 50 cuentos, cuya recaudación por venta será donada íntegramente al apadrinamiento de niños a través de la Fundación Vicente Ferrer.
www.fundacionvicenteferrer.org/esp/La publicación de los 100 primeros ejemplares ya está garantizada. Intentaremos hacer una tirada mayor si las empresas a las que voy a dirigirme colaboran un poco con este proyecto.Por tanto, si quieres ayudar, manda tu relato antes del 1 de marzo de 2009 a mi correo electrónico (javierribas@erabradomin.org), indicando además la dirección de tu blog.En caso de recibir más de 50 textos tendré que seleccionar. Para ello pediré la ayuda de los miembros de la Asociación de Escritores en Red http://www.erabradomin.org/ ya que yo no me considero un buen crítico.Hasta la fecha límite de recepción, y siempre con vuestra autorización, iremos publicando los textos recibidos en mi blog.Un fuerte abrazo a todos y adelante. Podemos hacer cosas. Mandarme vuestro mejor cuento
javierribas.blogspot.com/

domingo, 7 de diciembre de 2008

Relatos solidarios desde Internet

Palencia, 6 de Diciembre de 2008




Estimados amigos:

A quienes os dedicáis a escribir relatos y además tenéis un blog con presencia continuada en Red quiero pediros que regaléis un cuento, de extensión máxima un folio (doble espacio, tamaño 12 y una sola cara).
Con esos relatos publicaremos un libro llamado “Relatos Solidarios desde internet” o parecido – se admiten propuestas – con 50 cuentos, cuya recaudación por venta será donada íntegramente al apadrinamiento de niños a través de la Fundación Vicente Ferrer.
www.fundacionvicenteferrer.org/esp/

La publicación de los 100 primeros ejemplares ya está garantizada. Intentaremos hacer una tirada mayor si las empresas a las que voy a dirigirme colaboran un poco con este proyecto.
Por tanto, si quieres ayudar, manda tu relato antes del 1 de marzo de 2009 a mi correo electrónico (javierribas@erabradomin.org), indicando además la dirección de tu blog.
En caso de recibir más de 50 textos tendré que seleccionar. Para ello pediré la ayuda de los miembros de la Asociación de Escritores en Red http://www.erabradomin.org/ ya que yo no me considero un buen crítico.
Hasta la fecha límite de recepción, y siempre con vuestra autorización, iremos publicando los textos recibidos en mi blog.

Un fuerte abrazo a todos y adelante. Podemos hacer cosas. Mandarme vuestro mejor cuento

Javier Ribas
javierribas.blogspot.com/

¡No soy celoso!



Tras el éxito de audiencia que hemos conseguido Manuel y yo mediante un par de fotos de mujeres, creo que también las lectoras/es tienen derecho a alegrarse la vista. Así que, tras mucho meditar, además de incluir unas cuantas fotos, suaves eso sí, me atrevo a dejaros un pequeño relato. Así voy cumpliendo con la promesa de cada mes un cuento.
Un beso a todas/os. A vosotros/as no, porque no entenderíais ciertas cosas. Ya lo habéis demostrado.







El coleccionista

Siempre tuve claro que mi mujer me quería. Pero su pasión por otro hombre pudo llegar a enturbiar nuestra relación. La única ventaja que yo tenía sobre el rival es que él era inalcanzable para ella, pero esto no me bastaba. Saber que en su mente anidaba un deseo y que yo no podía sustituirlo me hacía daño. Por eso, durante mucho tiempo, guardé fotos de los hombres más guapos del mundo. Cada nuevo actor, cantante, negociante u hombre público que aparecía en las revistas, pasaba a formar parte de mi colección. Mi afición al teatro y al cine disimularon los propósitos que albergaba con aquellos álbumes.
Cada cierto tiempo le enseñaba las nuevas incorporaciones pidiéndole que me diera su opinión. La persuadía para que me ayudara a hacer una clasificación por belleza. Y siempre sucedía lo mismo. Cambiaba el de la posición diez y le bajaba hasta el puesto dieciocho, subía a uno nuevo hasta el tercer lugar, pero nunca, nunca desplazaba a su ídolo, a su rey, a Paul Newman.
Y en cada nueva revisión sus ojos brillaban como quien recibe un regalo. Ver al actor provocaba en ella la sonrisa más hermosa que en ningún momento yo conseguí arrancarle. Era por tanto un nuevo fracaso en el intento de derrotar al más guapo, al único. Contrariado, recogía las fotos, esperando encontrar algún día a quien destronara a aquel invencible enemigo.
Hasta que Paul murió. Lo sentí, claro, porque tanto tiempo conviviendo con él, le había hecho muy mío, muy de mis pensamientos. Pero me quedé tranquilo. Él ya no se la podía llevar. Y aunque en el corazón de mi mujer Paul siempre viviría, por lo menos ella estaría siempre conmigo.
Abandoné la colección de fotos y empecé la de los mejores relatos. Juan José Millás me empezaba a mosquear.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Notas de un viaje.


Hola a todos:


Ante todo deciros que he estado cuatro días fuera de casa - desde el Domingo - por motivos de trabajo. Con los horarios maratonianos, para aprovechar la salida, acababa reventado y lo único que deseaba era dormir. Hoy vuelvo a la rutina -¡bendita rutina!


Quiero comentar lo que he visto por ahí. Ya sé que estamos un poco pesados con esto de la crisis, pero es nuestro día a día y no podemos obviar este asunto.


He de decir que que haberla, hayla. Y dura. Pero frente a ella me ha sorprendido encontrar un tipo de actitud que me preocupa. Casi un 50% de la gente con que he estado hablando, está paralizada. Han decidido que esto no tiene remedio y rezan para que se acaba cuanto antes. Pero el asunto les desborda y no saben qué hacer. Reconozco que en estos momentos yo tengo una posición privilegiada y que así las cosas son más fáciles, pero creo que ahora lo peor que hay es quedarse parado. Hay que tomar la decisión de escoger camino y hacerlo. Hay que ponerse en marcha. Con ilusión y ganas. Desde luego, sin falsos optimismos, pero hay que caminar. Imaginación y empuje. Como no vamos a resolver nada es quedandonos parados, en espera de que un golpe de suerte nos libre de esta situación.

Estamos en una situación difícil, sí, pero tengo claro que si al final de este recorrido no acabo bien, por lo menos tendré la satisfacción de haberlo intentado. Yo no me perdonaría nunca el quedarme quieto.