sábado, 13 de diciembre de 2008



Llevo un par de días dándole vueltas a la noticia sobre la madre (María del Saliente Alonso Martínez)a la que se ha condenado a 45 días de prisión y a dos años de separación de su hijo . Cuantas más vueltas le doy, menos lo entiendo. Creo que en este caso, como en otros muchos, hay que intentar ponerse en la piel de los actores de este drama y estudiar lo sucedido.


Partamos de la situación en que el niño es golpeado por la madre y que, al día siguiente, cuando el niño va al colegio, con marcas, los profesores llevan al chaval a un centro médico para averigüar el alcance de las lesiones. El médico, y me parece correctísimo, denuncia ante la guardia civil o la policía. Ellos a su vez trasladan los hechos al juzgado de guardia. Todo esto me parece bien porque garantiza la seguridad del menor. Es a partir de este punto cuando parece que todo el sistema se vuelve loco.


Si esos presuntos malos tratos son continuados, puedo entender que caiga sobre los progenitores todo el peso de la ley. Pero parece ser que la sentencia dice que no, que la madre ha podido tener un exceso, pero en la sentencia no se indica que los "malos tratos" sean continuados ni frecuentes.


¿Se puede condenar a 65 días de prisión a una madre por un único posible exceso? Y lo que es peor,¿se le puede separar de su hijo durante más de un año? Me parece que alguien se ha excedido. Y para más inri, resulta que los hechos ocurrieron hace dos años, por lo que la "maltratadora" ya ha convivido dos años con su hijo. Creo que sólo con el calvario que habrán pasado madre e hijo durante este tiempo, sería suficiente castigo. Pero ahora, es clavar el puñal. No estará mal que a un niño de doce/trece años - por cierto edad un poco conflictiva - se le aparte de su madre durante ese perìodo. ¡Ya veremos el resultado!




Por cierto, no sé si habéis visto al padre. ¡Madre mía! Tiene apariencia de que se la ha caído el mundo encima. Lo que estará pasando ese hombre.


Por cierto, me alegró mucho ver ayer a un pueblo al lado de los padres, arropándoles y clamando justicia, pero no de la legal, sino de la justa.




Os dejo un enlace que me ha encantado. Es una conferencia del juez de menores de Granada Emilio Calatayud. Este hombre ha despertado mucha polémica con sus sentencias. Vale la pena verlo.


http://www.emiliocalatayud.com/

6 comentarios:

Martikka dijo...

No comprendo la exageración de estas sentencias. Entonces ¿qué pena le hubiera caído a la monja que nos puso a mi y a mi compañera una pinza de la ropa en la boca como castigo por hablar cuando tenáimos 6 años?
¿Y a mi madre, por darme con la zapatilla?
Desde luego que no disculpo esas actuaciones ni mucho menos, pero no es lo mismo un bofetón que un maltrato que te lleve al hospital. Si no que se lo digan al pobre Baby Peter, un crío de 2 años muerto de forma horrible, maltratado hasta la saciedad y los servicios sociales sin poder entrar a su casa hasta que fue demasiado tarde. (El juicio ha salido hace unos días en Inglaterra).

Pilar dijo...

Y sin irnos a Inglaterra tenemos aquí el juicio por la pobrecita Alba, a la que con 5 años su padrastro dejó en coma y que ahora está en silla de ruedas. Eso sí son malos tratos, eso sí hay que penalizarlo (y espero que lo hagan bien, incluida la madre en el lote de la que me ahorro decir lindezas).
Me parece indignante la sentencia, a una madre la sacan de quicio un dia, discute con su hijo en un lugar peligroso (el cuarto de baño) y tras dos años tiene que pagar un tortazo??
Me parece muy bien que los profesores se preocuparan, que el medico denunciara, pero que el juez no mida las consecuencias...
Uff!! es que me ponen negra!

Javier dijo...

Hola Martikka:
Seguro que todos podríamos poner ejemplo de malos tratos terribles. Personalmente te podría contar alguno de gente que conozco. Pero no es este el caso. Sobre todo, dudo mucho que esta sea la resolución justa. Claro que hay que condenar, y con todo el peso de la ley las inusticias que describes. Pero dudo mucho, aunque yo personalmente no sea partidario de esos métodos, que un pescozón a un niño sea la antesala segura de malos tratos.
En fines un tema difícil pero creo que se han pasado dos pueblos.
Gracias por tu aportación.
Javier

Javier dijo...

Pues Pilar, por eso mismo estoy yo tan indignado. Y más siendo el castigo (exagerado) dos años después.

Un beso.

Javier

senovilla dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu exposición.

La Ley está muy bien puesta, el tema raro está en las condenas, los jueces y fiscales deben valorar más los actos y no a toro pasado pedir indultos.

Que será de nuestras nuevas generaciones...

Saludos.

Javier dijo...

Hola Senovilla. Bienvenido. En efecto el asunto de la justicia tal vez sea el más importante a resolver. Y lo que sí que tengo claro es que "lo que será de las próximas generaciones" sólo depende de las actuales, de nosotros. No nos lamentemos. Actuemos.

Un abrazo.
Javier