miércoles, 19 de noviembre de 2008

Ser agradecidos

Ayer vi un anuncio en televisión - siguiendo los consejos de mi amigo Manuel que me invita a no hacer nada- que me hizo gracia y me gustó. Es uno de Caja Madrid, que ha colaborado construyendo un hospital para atender los partos en buenas condiciones. En ese pueblito, en agradecimiento, ponen a sus hijos como segundo nombre Madrid. Así tienen a JavierMadrid..., Jose Madrid,....AlmudenaMadrid,... vamos un detalle que me ha parecido tierno.

Claro que,..., me imagino que también en agradecimeinto a los 2500 euros que dan en España por el nacimiento de un hijo deberíamos llamarlos JavierHaciendasomostodos, ....,JoséHaciendasomostodos, AlmudenaHaciendasomostodos.... Sí, definitivamente, también quedaría tierno. No sé si práctico.

Besos pa tos.

6 comentarios:

Manuel dijo...

¡Que bonito!... ¡y yo que tuve las mias con los nombres de mis hijos!. Me explico...

Mi hijo el mayor - varón él - nació, y decidimos, su madre y yo, bautizarlo. Por aquel entonces cristianos militantes creíamos ser consecuentes. Queríamos llamarlo "Javier" (y no son alusiones). Pero solo Javier, y nada más que Javier. Es decir, no queríamos llamarlo "Francisco Javier".

Cuando el Sacerdote preguntó aquello de "¿cómo quereís que se llame?", naturalmente dijimos: "Javier". Y ahí surgió una breve polémica. Javier no es un nombre, es un castillo. Pues vale, mi hijo se llamará como un castillo. Que no puede ser, que tiene que ser "Francisco Javier". Que no, que queremos que sea Javier. Y Javier - a secas - se llamó.

Pero tuve a bien tener un hija, algo más tarde. Los tiempos cambian, cambian las creencias, y el asunto, en esta ocasión, se dirimió en el Registro Civil, ya que mi hija no fue bautizada.

¿Cómo se llama la cría?. Mire Vd., la cría se llama "Amaya". Vale: María Amaya.... No, no, por favor, María, no. Solo Amaya. Pues no puede ser (el del Registro, tan digno). Pues si puede ser, yo más dignos áun, que ya estábamos en el 78!!!.

En este caso también triunfamos y mi hija, por suerte, no es una "Maria".

Asi que, querido Javier, ¿qué me vas a contar de las iniciativas institucionales?. Tarde, pero nunca demasiado, me dí cuenta de que tanto dá Iglesia, Ayuntamiento, o Registro Civil: siempre tienen un aro por el que hacer pasar a los feligreses de cualquiera de esas parroquias.

Pilar dijo...

Javier, me encanta ese anuncio, es muy tierno!jajja.

Respecto a lo de los nombres a algunos les cae más desgracia que otros verdad Manuel? yo me llamo Maria Pilar, y la coña de la cancioncita (si no sabeis cual mejor) nunca me hizo gracia, mi hermana Ana María, y bueno lo de mi hermano ya es por demás! Rafael José María Antonio... pero viene de familia lo de los nombres kilométricos, jaja. Podeis descubrir vuestro segundo nombre que lo teneis!! jajaja.

Un beso

Javier dijo...

Hola Manuel:

Pues el mío es Javier Francisco, sí se lo admitieron. Sobre todo a mi padrino que quería que me llamaran Javier Francisco Tomás Tadeo y tras una buena bulla, el cura aceptó cambiar el orden siempre que no tuviera que hacer un acta con cuatro nombres. O sea, que ya desde pequeño participé en un acto de conciliación. Así he salido.
Manuel, perdona, pero esto me ha dado dos idéas, la primera la publico en el siguiente post del blog, y la segunda me la guardo para algún personaje de relato. ¿Te imaginas..."Siempre he sido un buen negociador, desde que nací..." A ver si sale una buena historia.
Gracias
Javier
Pd.- ¡No vivas en pecado!Je.

Javier dijo...

Hola Pilar:
Como le he comentado a Manuel, hasta cuatro me querían colar a mí. Mis hijos se han quedado con uno y gracias, que los tiempo no están para derroches. Cuando sean mayores me lo agradecerán porque las tarjetas de visita les saldrán más baratas pues gastarán menos tinta.
Un beso.

Javier

NATAMAR dijo...

Hola Javier, en referencia al articulo publicado, te puedo demostrar el caos que se monto en casa del Señorito, por el gentio que por alli paso una fria mañana invernal, gracias al abuso de los nombres y titulos que nos otorgan; Con esta fabula.

Se cuenta que una mañana el señorito Don Alfonso, salio de casa, a dar su habitual paseo matutino, al salir de casa se despidio de su recien incorporado sirviente y le dio las indicaciones oportunas, por si recibia visita alguna, que tomara buena nota, y a su regreso se lo comunicara, con lo que respondio el sirviente "Usted no se preocupe que que el Negrito tiene buena memoria y no se olvidara".

Pero esa fatidica mañana, el Negrito estaba realizando sus tareas, cuando el extridente sonido de un Din Dong, de carrillon, lo hizo correr exahusto a abrir la puerta, jadeante encontro a un educado Caballero el cual saludo; El Caballero se dirigio al sirviente preguntando si Don Alfonso se encontraba en casa, el Negrito respondio que el señorito estaba ausente, pero diga quien es usted que a su regreso, le anunciare, el Caballero le dijo tome buena nota o se olvidara,"Usted no se preocupe que el Negrito tiene buena memoria y no se olvidara".

El caballero le indico, digale a su señor que a venido a visitarlo Don Juan Jose Javier Luis Alfredo de San Francisco Garcia de la Borbolla y Ribas, Duque de Almansa, conde de Trenor, Caballero 24 de la ciudad de Tarazona, Provincia de Albacete, partio diciendo ¿se acordara usted?, "No se preocupe el Negrito tiene buena memoria y no se olvidara".
Al paso de una hora, regreso Don Alfonso de su habitual paseo, al salir a recibirlo el Negrito, el señor le solicito si habia tenido alguna visita, el Negrito le respondio; cierto Don Alfonso, ha venido a visitarlo Don Juan, Don Jose, Don Javier, Don Luis, Don Alfredo, San Francisco, el Sr. Garcia, el Sr. Borbolla, Sr. Ribas, El Duque de Almansa, El Conde de Trenor, 24 Caballeros, La ciudad de Almansa, y por ultimo La provincia de Albacete.

Estan realizando formato nuevo del DNI, para incluir los nombre de la nueva era.

Javier dijo...

Hola Natamar:

¡Has elegido un nombre bonito!

Bueno, como bien sabes, cuántas veces hemos comentado que más vale memoria corta y lápiz largo. Y que poco caso nos hacen.

En fin, aunque justamente tú no tengas problemas de memoria - en eso sabes que te envidio - gracias por la anécdota.

Un abrazo