jueves, 27 de noviembre de 2008

¡He encontrado un chollo!


Una vez pasada la euforia del cumplevisitas, hay que volver al tajo. Y no me queda más remedio que darle vueltas a lo siguiente:


Me compro un ordenador, abro un blog, escribo con constancia, una cohorte de admiradores se enteran de esto, compran ordenadores para seguir mis andanzas por la red, compran discos duros y blandos para poder archivar todo lo que escribo. Mis relatos y comentarios les cautivan y les entra el gusanillo de la escritura, abren su propia blog, y así,..., hasta el infinito. Y mientras tanto, la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) cobrando canon por todo este trajín, porque dicen que me bajo constantemente música y películas. Me es difícil demostrarles que si hago una cosa, ya no me queda tiempo para otra. Les es igual. Soy culpable.


Así que he decidido apuntarme a las SGAE (Sociedad General de Acusadores Españoles) y reclamar el dinero que me corresponda, que será bastante, y pedir autorización para bajarme todas las películas y cines que quiera, puesto que ya estoy pagando el canon. Y así, con el dinero que gane, dejaré de trabajar y me podré dedicar al ocio. Tengo el futuro asegurado.


Ah, por cierto, dado que esto es una asociación privada, ¿Cómo me entero yo de dónde va a parar el dinero?


En fin, que para cuando llegue al 1000000000 de visitas, que se preparen.


4 comentarios:

Manuel dijo...

Mi amigo Oscar (Alvaro para los mas desconocidos), asegura que en los comercios hay artículos informáticos "con y sin SGAE", o sea, con y sin "canon"... que esto del Canon siempre me suena a Pachelbel. Asi que, amigo Javier, pregunta y compra lo que no pague intereses más que dudosos.

Aunque mi amada no comparte mis ideas. Incluso increpa a los subsajarianos vendedores ilegales. Mientras le ofrecen su montón de Pelis / Músicas piratas, ella les dice: "es ilegal". Y ellos sonríen sin enterarse de nada absortos en los ojos azules de la policía.

Son puntos de vista opuestos, claro está. La una vive de esa "legalidad" efímera. Aquellos otros, sobreviven a merced de los que mantienen esclava a mi amada.

¡Cosas de estos tiempos!.

Por cierto, Javier, esa camiseta de la foto... ¿en donde puedo encontrar una igual?

Javier dijo...

Las camitetas de la foto no existen. Son un montaje. ¡Que no te enteras, que vivimos en un mundo de ficción, que todo es virtual! ¡Hay, lo que hace la edad!

Como siempre Manuel, los pequeños trapicheos sirven para comer, los grandes para hacerse millonarios.
Esto es asi.

Miguel dijo...

Enhorabuena Javier.
La ironía y el humor son dos buenos vehículos
para analizar las pequeñas discrepancias sociales.
Querría decirte mucho más, pero la contemplación
de la foto que ilustra tu artículo ha anulado mis entendederas.

NATAMAR dijo...

Javier, yo no quiero conseguir la camiseta, si no lo que cubre, y no es ubre, ya que mi mano cubre.