viernes, 21 de noviembre de 2008

Extraño sentimiento.











¿Quien no ha sentido la sensación de estar solo, tal vez por ser único o irrepetible? A mí esto me produce un poco de agobio, de angustia. Me reconozco hombre social y la soledad excesiva me impone mucho respeto, tal vez, como dice mi médico Manuel, porque no sé tomarme unos minutos para mí.
Pero bueno, acabo de resolver mi problema. En esta vida hay que ser resolutivos. Y yo lo he sido. Nunca más me sentiré irrepetible ni único. Ahí van unas fotos de varios Javieres Ribas localizados por internet. Ni les conozco ni sé nada de ellos, pero no saben el bien que me han hecho. ¡Es que los Javieres Ribas son majos hasta sin quererlo!

2 comentarios:

Pilar dijo...

Por cierto, 9JAVIER, único e irrepetible, por mucho que tu nombre y apellidos se repitan, por favor!! copianos uno de tus relatos de trenes que fijo que nos morimos por leerlos (al menos yo) (sobre mariposas, y mujeres que salen en revistas no diré nada...qué cosas!!!))

Anónimo dijo...

De todos los irrepetibles el que más me gusta eres tú... y no es coba.
Besos
Gloria