sábado, 2 de agosto de 2008

No tengo tiempo

Me es imposible mantener este blog. No tengo tiempo. Entro en internet con la determinación inexcusable de actualizar y a partir de ahí, empiezo a sufrir. Estoy dentro del mundo www, trato de organizar mis pensamientos para reflejarlos en papel y, de repente, me asalta la curiosidad. Ya que estoy aquí, quiero ver qué hace (qué cuenta, que escribe) mi socio - y sin embargo amigo - Santiago Solano. Y entro en su blog. Y me engancha. Me paso dos horas leyendo todos sus escritos del último mes. No lo puedo evitar. Y termino con mi tiempo disponible para dedicarlo a la tarea de escribir. Quien quiera entenderme que se pase por allí - su direción está en mi listado de amigos.
Vuelvo en otro momento y, de nuevo, lo mismo. Pero esta vez con Gloria de Frutos. Imposible no caer rendido ante la tentación de entrar en su blog. Y una vez allí, allí te quedas. Me gustaría reñir a Gloria por robarme el tiempo. Además, y con mas pecado, es que me araña esos minutos que tenía dispuestos para comentar su último libro. Esa colección de relatos titulada "Valjai para dos lunas" en el que la muerte aparece no como un sufrimiento, sino como un destino aceptado. Relata con un lenguaje sencillo, haciendo que las cosas que todos consideramos pequeñas adquieran gran importancia. Y hace poesía con la prosa. Y además, decide y demuestra que la ironía y el sentido del humor no están reñidos con la literatura.
Así que tampoco Gloría me deja mantener mi blog. Ella se lo pierde. No hablaré de su libro.
Y claro, como ser curioso que soy, paseo por otros blogs amigos y miro en internet palabras desconocidas que me dan ideas para otros comentarios y decido cambiar de asunto para el siguiente, y se me queda en el tintero el anterior porque he encontrado otro tema nuevo que me lleva a otras páginas que despiertan mi curiosidad, y vuelvo a perder el tiempo leyéndolas y avergüando cosas nuevas que a su vez me llevan a otra gente de la que me gustaría hablar y....
¡Que no, que me voy a ir corriendo y desaparecer, que esta presión no hay quien la soporte!
Y todo por culpa de mi amigo- y sin embargo socio- Santiago Solano.

4 comentarios:

Gloria dijo...

Querido Javier, te entiendo perfectamente, pero... eso no te libera de atender tu blog y por supuesto de hablar de mi libro, que yo no seré Umbral, pero todos somos iguales ante la crítica literaria.
Eres muy generoso con tus amigos/as, entre las que me cuento. Todo lo que dices en este post sobre lo que escribo alimenta mi vanidad y me anima a seguir por este camino de letras. Gracias.
Y deja ya el rollo de la falta de tiempo, organízate un poco, y sigue por aquí, que no te falta ni palique ni ingenio para escribir.
Otra cosa sería que dijeras que te ausentas del blog para terminar una novela de esas que enganchan desde la primera página, como la que tuve la suerte de leer "El aprendiz" y que merece una segunda parte ¿o ya estás en ello? O tal vez una nueva.
Espero que sí.
Bueno, te dejo que tengo ue seguir la ruta bloguera.
Un beso.

PD. No sé por qué sale la foto, yo no la he insertado, sólo me he registrado, debe ser que estoy fichada...pero si pudiera pondría una más reciente, ja ja ja, que he mejorado, como el buen vino.

Anónimo dijo...

Estimado Javier.
1.- Gracias por leer mis textos. Ya somos dos.
2.- Gracias por mantener este tu blog aunque no tengas tiempo, que ya tiene mérito.
3.- Gracias por dejar que manifestemos nuestras opiniones en relación a lo que escribes, que ya hay que tener valor para ello.

Y sobre todos, gracias por estar aquí, con tus amigos.

Un saludo cordial

Santiago Solano

Javier dijo...

Bueno Gloria, verás que hoy primero he escrito un post y luego ya me dedico a leer y contestar a los amigos. Lo voy a hacer así porque si no, me distraeis.
la verdad es que ún noestoy mentalemnte preparado para enfrentarme a una novela. Voy escribiendo relatos y con eso mato el gusanillo. De todas formas, como bien sabes, será la novela la que me llamará. Cuando grita tu nombre, ya no puedes dejarlo. Yo, como dicen algunos por ahí, que me pille escribiendo.

Un besazo.

Pd.- Me encanta que mis amigos se presentan tal cual, con foto y todo.

Javier dijo...

Santiago:

Ponerse frente a tus textos es saber que no podrás apartar la vista de ellos. Es llevar la tentación al límite.
Y respecto a lo último ¿dónde va a estar uno mejor que con los amigos?

Un abrazo. Y seguimos para adelante.