miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cerrado por Navidad si no me queda más remedio.

Me voy unos días de vacaciones. Como no sé si podré conectarme os pido disculpas por el posible silencio. Espero que en estas fiestas os acordéis de dedicarle un tiempo a ese relato solidaro que tenéis un poco apartado. Aunque el plazo parece largo (final de febrero) el tiempo se echa encima muy rápido.
Os deseo unas buenas escrituras y unas buenas lecturas en estos días junto con los vuestros, que os entiendan en esta locura que compartimos unos pocos y que los éxitos deseados os acompañen.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Relatos 15 y 16

Pido disculpas por no haber acudido a mi cita del fin de semana en el blog. Es cuando tengo más tiempo libre para escribir. Pero un gripazo, ese que hay ahora que te deja hecho polvo, me ha tumbado. He estado tres días que no sabia ni quien era. Fiebre, malestar, dolor, en fin toda esa retahila de cosas que sumadas hacen que te empieces a pensar que a fin de cuentas, todo es una mierda. Pero ahora ya estoy bien, bueno,no, estoy mejor. Cuando se ha pasado por el cero absoluto, cualquier indicio de subida es suficiente para coger moral. Y para volver a la guerra.

Bueno, os dejo 2 relatos más

nº 15 Pablo Aguilar El reo echandolecuento.wordpress.com

nº 16 Dolores Espinosa El parque http://testamentodemiercoles.blogspot.com

Gracias por vuestra ayuda.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Decir no



¡Qué difícil es decir no! Saber utilizar este monosílabo maldito en el momento justo es tarea de titanes. Es una palabra que aprenhenderla en nuestra rutina diaria nos hace derramar sangre, sudor y lágrimas. Y a pesar de saber que es necesario para mantener la cordura, resulta dificilisimo pronunciar el monosílabo maldito. Decir NO es muy dificil. A muchos se nos bloquea la mente.


Todo esto viene por el empeño constante en resultar atentos y comprensivos. Si además añadimos que las cosas de vivir (trabajo, vinculos familiares, relaciones sociales) se ponen cada día más difíciles, pues resulta que en la búsqueda de la felicidad y de la compañía y del trabajo estable, pensamos que no cabe esa posibilidad. Con lo que tenemos siempre en la boca el sí. Pero claro, si deberíamos haber dicho no, se nos queda un sentimiento de angustia y una ansiedad que nos puede llevar a la enfermedad. Además viendo los resultados del sí, se puede llegar al hábito. Y ahí estamos muertos. Relacionamos el no con la palabra egoísmo. Y se nos bloquea todo. Lo más terrorífico de todo es que no utilizando el no, engañamos a los demás.


Hay que utilizar el no. Es señal de responsabilidad, autoestima y madurez. Es sano. Y necesario para conocer, conocernos y que nos conozcan. Es un acto de reivindicación de nuestra realidad personal. Hace que en las relaciones personales el de enfrente sepa exactamente cual es nuestra posición y actitud ante las cosas. Y seguramente a nuestra satisfacción se unirá la de la otra persona porque sabrá que determinaciones tomar en su relación con nosotros. Es la mejor forma de comprobar en qué medida se nos valora y se nos quiere por cómo somos en realidad.

Reivindicando nuestro derecho a decir no, podremos pensar que los demás hacen lo propio, y asentaremos una comunicación más fiable, veraz y fluida.


Así que a entrenarse. A practicar el no. A decir que no en las situaciones que consideremos necesarias. Seguro que nos sentiremos mejor. ¿O no?

jueves, 18 de diciembre de 2008

Relato nº14

Os dejo el regalo nº 14 de Armando Rodera




La sonrisa del alma
vivenciasdeunescritornovel.blogspot.com

Cuando vuelva de viaje, que llevo tres días dándole al coche, os contaré cosas. Esta vez toca hablar del no y de los condones. En fin, metafísico que está uno.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Relato nº 13

Os dejo el relato nº 13 regalo de Silvia Alvarez


Las piedras no se pueden comer
simalme.blogspot.com


Me han comentado que en algunos casos, cuando vais al blog del autor, el cuento está varios post por debajo y hay que buscarlo, o bien no lo tiene colgado en su blog. Para que podías leer lo que nos van enviando los tendréis todos jun todos juntos en:
www.erabradomin.org
Los están colgando por orden de llegada.
Esta web es de Escritores en Red, asociación a la que pertenezco. De todas formas, no está mal que rebusquéis un poco por el blog del autor porque seguro vais a disfrutar con la visita.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Un paso más

Con el fin de ir dando a conocer el proyecto que nos traemos entre manos, además de enviar cartas a diversas empresas, hemos insertado el proyecto en Tu Patrocinio.com, para ver si al final obtenemos la financiación requerida para alcanzar los objetivos propuestos. http://www.tupatrocinio.com/menu-privado/ver-proyecto.cfm?id_proyecto=69155120081454675455706868684567
Ahora es cuando necesitamos vuestra ayuda. Pasar por alli, visitar la propuesta y si conocéis a alguna empresa, entidad o persona interesada en colaborar en este proyecto, os ruego que le transmitais la idea. Es por una buena causa.

Relato nº 12

Os dejo un nuevo relato, regalo de Matías Mugione


Brazos estirados buscando brazos estirados
http://www.rechalado.com.ar

Un saludo a todos

sábado, 13 de diciembre de 2008



Llevo un par de días dándole vueltas a la noticia sobre la madre (María del Saliente Alonso Martínez)a la que se ha condenado a 45 días de prisión y a dos años de separación de su hijo . Cuantas más vueltas le doy, menos lo entiendo. Creo que en este caso, como en otros muchos, hay que intentar ponerse en la piel de los actores de este drama y estudiar lo sucedido.


Partamos de la situación en que el niño es golpeado por la madre y que, al día siguiente, cuando el niño va al colegio, con marcas, los profesores llevan al chaval a un centro médico para averigüar el alcance de las lesiones. El médico, y me parece correctísimo, denuncia ante la guardia civil o la policía. Ellos a su vez trasladan los hechos al juzgado de guardia. Todo esto me parece bien porque garantiza la seguridad del menor. Es a partir de este punto cuando parece que todo el sistema se vuelve loco.


Si esos presuntos malos tratos son continuados, puedo entender que caiga sobre los progenitores todo el peso de la ley. Pero parece ser que la sentencia dice que no, que la madre ha podido tener un exceso, pero en la sentencia no se indica que los "malos tratos" sean continuados ni frecuentes.


¿Se puede condenar a 65 días de prisión a una madre por un único posible exceso? Y lo que es peor,¿se le puede separar de su hijo durante más de un año? Me parece que alguien se ha excedido. Y para más inri, resulta que los hechos ocurrieron hace dos años, por lo que la "maltratadora" ya ha convivido dos años con su hijo. Creo que sólo con el calvario que habrán pasado madre e hijo durante este tiempo, sería suficiente castigo. Pero ahora, es clavar el puñal. No estará mal que a un niño de doce/trece años - por cierto edad un poco conflictiva - se le aparte de su madre durante ese perìodo. ¡Ya veremos el resultado!




Por cierto, no sé si habéis visto al padre. ¡Madre mía! Tiene apariencia de que se la ha caído el mundo encima. Lo que estará pasando ese hombre.


Por cierto, me alegró mucho ver ayer a un pueblo al lado de los padres, arropándoles y clamando justicia, pero no de la legal, sino de la justa.




Os dejo un enlace que me ha encantado. Es una conferencia del juez de menores de Granada Emilio Calatayud. Este hombre ha despertado mucha polémica con sus sentencias. Vale la pena verlo.


http://www.emiliocalatayud.com/

viernes, 12 de diciembre de 2008

Ahí va el nº 11

11
Susana Eevee Monzón Susanaescribe.blogspot.com

Gracias Susana

jueves, 11 de diciembre de 2008

Nuevos cuentos

Hola a todos:

De momento los relatos solidarios van como un tiro. Hay mucho cuentista por ahí. La verdad es que la acogida de esta iniciativa está siendo fenomenal. Y eso que tan sólo envié la nota que veis a la derecha a tres o cuatro sitios. Mi amigo Santiago me ha enviado una relación de más de quinientas direcciones de blogs y webs literarias para que envíe la nota, pero me parece excesivo porque me parece que me reventarían el e-mail y el blog. Dejemos de momento correr el boca a boca (bueno, el blog a blog).
También os informo que no voy a poder insertar todos los cuentos recibidos porque como veréis, necesitaría meter por lo menos tres al día y al final os saturaría. Lo que voy a hacer es ir poniendo, por orden de llegada, el título del relato y el blog del autor, por si alguien está interesado en averiguar más sobre el relato o incluso leerlo allí si lo tiene colgado en su blog. Así también conseguiré ir escribiendo yo mis cosas porque ya me ha recriminado una lectora airada que si pienso estar de vacaciones hasta dentro de tres meses con la excusa del libro.
Finalmente deciros que ya hemos comenzado a enviar a empresas la solicitud de ayuda. Ya os contaré como va este asunto. Empiezo a apretar a mis amigos. Uno de ellos ya me dijo: "¡Ya estas con tus locuras! ¿No vendrás ahora a tocarnos las nareces, como siempre?" Y claro, fuí sincero. Le dije: "Sí"
Bueno quienes me conocen me disculpan. O eso espero. Es por una buena causa.
Os adjunto aquí la relación de los autores, sus relatos/regalo y sus blogs


4.- Alejandro Pérez García Buenos tragos jandro-perez.blogspot.com/
5.- Ana Mª Sancho Abuelo
www.librodearena.com/busqueda/blog
6.- Silvia Ochoa Ayensa Abuelo lasorianita24.blogspot.com
7.- Lola Mariné Cuando ella baila gatosporlostejados.blogspot.com
8.- Marta Abelló La canción de Cristian losmanuscritosdelcaos.blogspot.com
9.- Blas Malo Poyatos El sortilegio
www.lenegaron27.blogspot.com
10.- Miguel Ortega Isla Erase una vez… mi-or-is.blogspot.com

Como veréis tendría que para llenar toda la semana más lo que va llegando. Gracias a todos por vuestra generosidad. Ah, por favor, si es posible, mandarme los relatos en Word, poner vuestro nombre y vuestro blog. Si no lo haceis me complica el trabajo.

Besos para todos

martes, 9 de diciembre de 2008

Hoy toca el nº 3

Poco a poco se van recibiendo relatos. En principio iré colgándolos todos en el blog, a razón de uno diario en función de su orden de entrada. Si esto se acelera, pues ya pensaré lo que hago.

Hoy nos regala su relato Antonio Esteve http://www.elmosquitero.com/













La casa.

Le parecieron días en lugar de años, el tiempo que pasó allí plantada viendo como sus moradores iban y venían, crecían...se marchaban. Al pié del lago, refrescada cada dia con el rocío de la mañana, viendo alzarse al sol y mas tarde ponerse despacio, como buscando la postura para el descanso perfecto. Alguna vez le habían reparado el tejado, pero nunca había permitido que sus huéspedes pasaran una sola noche a la intemperie.

Los quería y amaba...desde pequeños, desde que empezaron a gatear por sus habitaciones. Los había visto crecer a todos...y los había visto irse. Allí con ella, permaneció también el lago, que de vez en cuando le daba un respiro llevándoselos a todos a nadar un ratito.

Cuán maravillosos años había pasado...y los recordaba todos y cada uno como si fueran únicos, que los eran, y como si hubieran sido ayer. Eso era lo maravilloso. Lo que ningún humano sabe.

Desde el dia de la construcción de una casa, un reloj biológico se pone en marcha hasta el dia que la casa cumple cuarenta años. Es justo en ese momento, cuando toma conciencia de toda su vida y comienza a desprender, por todos sus rincones, recuerdos y añoranzas, alegrías y penas, el momento en que los humanos perciben su história. Es ahí cuando un humano puede, fácilmente, quedarse mirando el rincón mas insignificante de la casa y retroceder quince o veinte años en un instante. Recordar cualquier momento de su vida, revivirla. Es en ese dia, el del cuarenta cumpleaños, aquel en el que una casa pasa a ser hogar, ese en el que vivir en ella deja de ser lo que había sido...cuando sus moradores pasan a ser parte de ella msima, cuando los recuerdos de todos ellos se funden en uno solo.

Sí, habían pasado cuarenta años.

Caminando hacia los cincuenta

Me parece que durante un par de meses sólo me voy a poder dedicar a la lectura. Los blogueros narradores se han puesto las pilas y han acudido rápido a la llamada.

Os dejo el regalo de Vanessa Martínez





SOMBRAS


Miro ese traje en la silla que me puse con tanta alegría para ir a tu encuentro. Contigo, regresaron las flores a mi vida, las miradas… acariciaba tu mano y dibujaba en ella laberintos donde me perdía y no me importaba otra cosa que estar junto a ti. Tu voz de melocotón, tu sonrisa, tu pelo aún abundante recogido en ese moño. Sólo existías tú. Tu conversación era mi terapia. Cada día era un prado que se abría en mi camino.

Cuando ya sólo tenía insomnio y el tiempo pasaba, llegaste tú, Zulma. Teníamos orígenes y pasados totalmente diferentes. Tú venías de la Argentina, y me hablabas de esos lugares de tu infancia, del Buenos Aires de tu juventud, de la vida que no había sido fácil. La decisión de venir a España no la tomaste tú. Viniste con tu hijita Nora, tu yerno y esos nietitos que son tus soles y para ellos eres su segunda madre.
Yo, sin embargo, no tenía realmente amistades, sólo hablaba a ratos con las personas con las que coincidía en el parque y ahora ni tan siquiera eso. Los ojos se me han secado, ya no tengo ganas de levantarme, todos los días vuelven a ser noches, sólo veo mi el traje en esa silla, y miro por la ventana reviviendo aquél día. Mientras los niños jugaban tu te paraste frente a mí, haciéndote la entera, sin querer que las lágrimas asomaran, no fuera a ser que ellos te vieran.
-Me encantó conocerle Antonio.
Apretaste mis manos y salieron de tu boca aquellas palabras que me dolieron más que cualquier muerte.
-Vámonos nenes, tenemos que viajar y mamá nos ha dicho que regresemos pronto.

Ahora, desde la ventana, sólo veo mi sombra. Esa marcha tampoco fue idea tuya, porque al igual que a los niños, a los mayores tampoco nos preguntan.
Vanessa Martínez Ortega © http://andarconcienojos.blogspot.com/

lunes, 8 de diciembre de 2008

Ya tenemos el primer relato para "Relatos Solidarios desde Intenrnet"

Bueno, pues ahí va el primero. Esto va en serio. Aquí está el cuento-regalo de Santiago Solano http://santiagosolanogrande.blogspot.com/
LA BRUJA MARUXA


La tertulia literaria va con nosotros, no está en un lugar determinado. Somos nosotros quienes hacemos que la magia de la palabra se haga presente, allí en donde estemos. Encendemos la vela perfumada y nos ponemos en marcha. Rueda la imaginación sobre la mesa de madera. Caen las verdaderas historias ocultas tras los escudos que cuelgan de las paredes. Si te fijas bien, si miras con esos ojos de escritor que andas buscando, las ves acercarse a nosotros, ateridas de olvido, queriendo formar parte de la interminable bandada de ficciones que nos rodean.
Cuando la vela está encendida todo es distinto. La vibración de la luz se hace más tenue, amarillea; la madera se aprieta sobre sí misma y se vuelve más oscura, incluso suspira. Y el suelo se solidifica, se tiñe de esa sensatez inabarcable de la noche de los enamorados. Sentados en las otras sillas, en esas sillas que se arriman a esas otras mesas vacías, están los difuntos, los que estuvieron antes que nosotros en el mundo y no se quieren ir del todo; los que necesitan el olor, el sabor, el chasquido de la sidra rompiéndose en el vaso para saber que siguen siendo ellos. Vosotros no los veis porque vuestros ojos están todavía cerrados.
Pero están ahí. Están como nosotros, escuchando, montando en su interior el personaje que sale de la boca de Teresa. Ellos recuerdan otra Elena, ¡qué duda cabe! Ellos recuerdan otros pájaros, otro amor: su amor, en singular, en pequeño, un poco egoísta, un poco altanero, un poco de ninguna parte y de todas partes. Y todo eso está presente en nuestra tertulia. Es la magia de la palabra, esa luz humana eterna que siempre nos acompaña. La palabra y la luz de la vela. Pero vosotros no veis la luz de la palabra, ni oís el deslizarse suave de las palabras de la vela sobre la mesa.
Vuestros ojos ven la barra de la sidrería, la muchacha con la camiseta blanca, al otro lado, moviéndose de acá para allá, como si preparara algo; los azulejos verdosos de la pared, la estantería de cristal y metal dorado con todos los anaqueles llenos de botellas sin precinto: botellas mediadas, casi llenas, casi vacías.
A la izquierda, tras la pared yo sé que hay una despensa. Allí están las botellas verdes llenas, con un corcho nuevo en la embocadura. Allí duerme la sidra, y por ello también los prados, los verdes prados de Asturias. A poco que cierres los ojos podrás visualizar un campo lleno de manzanos, oler la sazón de la fruta; y el agua, oír el agua de aquella tierra, aquella agua que, como dijo el poeta, brota de las piedras. También el nuberu, y el trasgu, que siguen haciendo de las suyas, que se suben a esta mesa en la que están nuestras libretas, nuestros bolígrafos, nuestros caramelos, y juegan, juegan a confundirnos, a volvernos las hojas del revés. ¿No recordáis que Alejandro y Miguel se perdieron en la lectura del cuento que leía Teresa, en la segunda parte? ¿De verdad que nadie más que yo y la dueña de la sidrería vimos que el trasgu les ponía las manos en los ojos al uno y al otro?
Pues por eso, queridos amigos, vino la dueña. Vino a preguntarnos lo de la vela porque oía todo el jolgorio que estábamos montando desde la oscuridad de la cueva en la que vive, al otro lado de la pared, más allá de la oscuridad de los fuegos y los potes, en ese mundo desconocido pero no por ello menos exacto que este nuestro; este mundo nuestro tan aparentemente maleable, tan real. Vino porque ella, como yo, veía lo que realmente estaba pasando. Ella también veía con otros ojos. Ella, que es una bruja, veía todo con ojos de bruja.
- ¿Por qué la vela? – preguntó.
Recordad.
Y se quedó allí en medio, con los brazos cruzados, con aquel chaleco a rayas horizontales, aquel pantalón negro, aquellas gafas, aquel pelo paja podrida, mirándonos. ¿No recordáis el silencio? Cortaba, ¿eh? Su mirada acusadora, como si estuviéramos conjurando algún poder maligno.
Recordad.
Yo no dije nada. No dije nada porque yo y ella sabíamos lo que ocurría. La magia de la palabra estaba allí, entre nosotros. Y ella lo había oído, olido, visto, palpado. Ella, la Maruxa, había venido hasta nosotros.


Luego, alguno de vosotros dijo:
- No, esto es literatura.
Y ella contestó:
- ¡Ah!, si es eso, no hay problema.
Pero La Maruxa ya había logrado su propósito, porque cuando pude bajar mis ojos de los suyos y miré, no vi. Ellos, y con ellos ese espacio de empatía que abrimos en nuestras tertulias, habían desaparecido. Ya sólo quedaba la sidrería y vosotros.
La tertulia había terminado.





Santiago Solano 02/12/2008
Estimados amigos:
A quienes os dedicáis a escribir relatos y además tenéis un blog con presencia continuada en Red quiero pediros que regaléis un cuento, de extensión máxima un folio (doble espacio, tamaño 12 y una sola cara).Con esos relatos publicaremos un libro llamado “Relatos Solidarios desde internet” o parecido – se admiten propuestas – con 50 cuentos, cuya recaudación por venta será donada íntegramente al apadrinamiento de niños a través de la Fundación Vicente Ferrer.
www.fundacionvicenteferrer.org/esp/La publicación de los 100 primeros ejemplares ya está garantizada. Intentaremos hacer una tirada mayor si las empresas a las que voy a dirigirme colaboran un poco con este proyecto.Por tanto, si quieres ayudar, manda tu relato antes del 1 de marzo de 2009 a mi correo electrónico (javierribas@erabradomin.org), indicando además la dirección de tu blog.En caso de recibir más de 50 textos tendré que seleccionar. Para ello pediré la ayuda de los miembros de la Asociación de Escritores en Red http://www.erabradomin.org/ ya que yo no me considero un buen crítico.Hasta la fecha límite de recepción, y siempre con vuestra autorización, iremos publicando los textos recibidos en mi blog.Un fuerte abrazo a todos y adelante. Podemos hacer cosas. Mandarme vuestro mejor cuento
javierribas.blogspot.com/

domingo, 7 de diciembre de 2008

Relatos solidarios desde Internet

Palencia, 6 de Diciembre de 2008




Estimados amigos:

A quienes os dedicáis a escribir relatos y además tenéis un blog con presencia continuada en Red quiero pediros que regaléis un cuento, de extensión máxima un folio (doble espacio, tamaño 12 y una sola cara).
Con esos relatos publicaremos un libro llamado “Relatos Solidarios desde internet” o parecido – se admiten propuestas – con 50 cuentos, cuya recaudación por venta será donada íntegramente al apadrinamiento de niños a través de la Fundación Vicente Ferrer.
www.fundacionvicenteferrer.org/esp/

La publicación de los 100 primeros ejemplares ya está garantizada. Intentaremos hacer una tirada mayor si las empresas a las que voy a dirigirme colaboran un poco con este proyecto.
Por tanto, si quieres ayudar, manda tu relato antes del 1 de marzo de 2009 a mi correo electrónico (javierribas@erabradomin.org), indicando además la dirección de tu blog.
En caso de recibir más de 50 textos tendré que seleccionar. Para ello pediré la ayuda de los miembros de la Asociación de Escritores en Red http://www.erabradomin.org/ ya que yo no me considero un buen crítico.
Hasta la fecha límite de recepción, y siempre con vuestra autorización, iremos publicando los textos recibidos en mi blog.

Un fuerte abrazo a todos y adelante. Podemos hacer cosas. Mandarme vuestro mejor cuento

Javier Ribas
javierribas.blogspot.com/

¡No soy celoso!



Tras el éxito de audiencia que hemos conseguido Manuel y yo mediante un par de fotos de mujeres, creo que también las lectoras/es tienen derecho a alegrarse la vista. Así que, tras mucho meditar, además de incluir unas cuantas fotos, suaves eso sí, me atrevo a dejaros un pequeño relato. Así voy cumpliendo con la promesa de cada mes un cuento.
Un beso a todas/os. A vosotros/as no, porque no entenderíais ciertas cosas. Ya lo habéis demostrado.







El coleccionista

Siempre tuve claro que mi mujer me quería. Pero su pasión por otro hombre pudo llegar a enturbiar nuestra relación. La única ventaja que yo tenía sobre el rival es que él era inalcanzable para ella, pero esto no me bastaba. Saber que en su mente anidaba un deseo y que yo no podía sustituirlo me hacía daño. Por eso, durante mucho tiempo, guardé fotos de los hombres más guapos del mundo. Cada nuevo actor, cantante, negociante u hombre público que aparecía en las revistas, pasaba a formar parte de mi colección. Mi afición al teatro y al cine disimularon los propósitos que albergaba con aquellos álbumes.
Cada cierto tiempo le enseñaba las nuevas incorporaciones pidiéndole que me diera su opinión. La persuadía para que me ayudara a hacer una clasificación por belleza. Y siempre sucedía lo mismo. Cambiaba el de la posición diez y le bajaba hasta el puesto dieciocho, subía a uno nuevo hasta el tercer lugar, pero nunca, nunca desplazaba a su ídolo, a su rey, a Paul Newman.
Y en cada nueva revisión sus ojos brillaban como quien recibe un regalo. Ver al actor provocaba en ella la sonrisa más hermosa que en ningún momento yo conseguí arrancarle. Era por tanto un nuevo fracaso en el intento de derrotar al más guapo, al único. Contrariado, recogía las fotos, esperando encontrar algún día a quien destronara a aquel invencible enemigo.
Hasta que Paul murió. Lo sentí, claro, porque tanto tiempo conviviendo con él, le había hecho muy mío, muy de mis pensamientos. Pero me quedé tranquilo. Él ya no se la podía llevar. Y aunque en el corazón de mi mujer Paul siempre viviría, por lo menos ella estaría siempre conmigo.
Abandoné la colección de fotos y empecé la de los mejores relatos. Juan José Millás me empezaba a mosquear.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Notas de un viaje.


Hola a todos:


Ante todo deciros que he estado cuatro días fuera de casa - desde el Domingo - por motivos de trabajo. Con los horarios maratonianos, para aprovechar la salida, acababa reventado y lo único que deseaba era dormir. Hoy vuelvo a la rutina -¡bendita rutina!


Quiero comentar lo que he visto por ahí. Ya sé que estamos un poco pesados con esto de la crisis, pero es nuestro día a día y no podemos obviar este asunto.


He de decir que que haberla, hayla. Y dura. Pero frente a ella me ha sorprendido encontrar un tipo de actitud que me preocupa. Casi un 50% de la gente con que he estado hablando, está paralizada. Han decidido que esto no tiene remedio y rezan para que se acaba cuanto antes. Pero el asunto les desborda y no saben qué hacer. Reconozco que en estos momentos yo tengo una posición privilegiada y que así las cosas son más fáciles, pero creo que ahora lo peor que hay es quedarse parado. Hay que tomar la decisión de escoger camino y hacerlo. Hay que ponerse en marcha. Con ilusión y ganas. Desde luego, sin falsos optimismos, pero hay que caminar. Imaginación y empuje. Como no vamos a resolver nada es quedandonos parados, en espera de que un golpe de suerte nos libre de esta situación.

Estamos en una situación difícil, sí, pero tengo claro que si al final de este recorrido no acabo bien, por lo menos tendré la satisfacción de haberlo intentado. Yo no me perdonaría nunca el quedarme quieto.


sábado, 29 de noviembre de 2008

Alpha dog


Ayer me tocó "peli buena". Reconozco que ver a Bruce Willis en el reparto casi me desanima. Pero no sé porqué seguí adelante. Al principio estuve a punto de dejar de verla dos o tres veces. Porque era una película de treintañeros traficantes y drogadictos, porque sus personajes no tenían sentido y porque la estética de la película no me gustaba. Hijos de familias ricas, escenarios con casas de lujo, etc,etc.etc. Además, era estridente, ruidosa. En fin, todo apuntaba a que iba a abandonar. Pero seguí. Y entonces todo empezó a tomar cuerpo y sentido. La estética seguía sin gustarme pero los personajes se definían perfectamente. El uso de esa estética y de esa ambientación era necesaria para conseguir denunciar la estupidez de todos los que por allí pululan, la trágicas consecuencias a las que puede llevar el tipo de vida de hoy en día, marcado por el hiperconsumismo, y que afecta y es responsabilidad de padres, hijos, y hasta del Espíritu Santo. Y al final resulta que es la narración de un hecho real. Impresionante. Me ha encantado cómo el guionista lleva a los personajes por la senda trazada y les da una coherencia por sus hechos que ellos en sí mismos no tienen.

Fue una agradable sorpresa aliñada además con la alegría de ver que el Willis casi no sale.

jueves, 27 de noviembre de 2008

¡He encontrado un chollo!


Una vez pasada la euforia del cumplevisitas, hay que volver al tajo. Y no me queda más remedio que darle vueltas a lo siguiente:


Me compro un ordenador, abro un blog, escribo con constancia, una cohorte de admiradores se enteran de esto, compran ordenadores para seguir mis andanzas por la red, compran discos duros y blandos para poder archivar todo lo que escribo. Mis relatos y comentarios les cautivan y les entra el gusanillo de la escritura, abren su propia blog, y así,..., hasta el infinito. Y mientras tanto, la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) cobrando canon por todo este trajín, porque dicen que me bajo constantemente música y películas. Me es difícil demostrarles que si hago una cosa, ya no me queda tiempo para otra. Les es igual. Soy culpable.


Así que he decidido apuntarme a las SGAE (Sociedad General de Acusadores Españoles) y reclamar el dinero que me corresponda, que será bastante, y pedir autorización para bajarme todas las películas y cines que quiera, puesto que ya estoy pagando el canon. Y así, con el dinero que gane, dejaré de trabajar y me podré dedicar al ocio. Tengo el futuro asegurado.


Ah, por cierto, dado que esto es una asociación privada, ¿Cómo me entero yo de dónde va a parar el dinero?


En fin, que para cuando llegue al 1000000000 de visitas, que se preparen.


lunes, 24 de noviembre de 2008

¡Y van mil!


Bueno, una vez traspasado el umbral de las 1000 entradas, cosa que me hace muy feliz, quiero agradecer en este post a todos aquellos que van siguiendo este blog.




Agradezco mucho las correcciones que me indican, como ha sido la última en la que yo puse: "Hay van unas fotos,..." y con toda educación me corrigió: "Ahí van unas fotos..." La barbaridad era tan grande que corrí a corregir el texto. Juro que si yo le leo eso a alguien, dejo de hacerlo. Pero tendré que aprender a disculpar los errores ajenos porque yo también los cometo. ¡Y garrafales!




A todos los comentarios que vais haciendo porque me enriquecen, al igual que las propuestas, o indicaciones, porque me ayudan a trabajar mejor.




Como me han pedido ( vale sí, sólo ha sido Pilar) que incluya aquí algún relato de trenes, os dejo uno ya escrito hace algún tiempo, que da muchas satisfacciones e incluso algún premio. ¡Para un relato que tengo, habrá que sacarle partido...!



Gracias a todos y a ver si le sigo dando continuidad al blog, que de verdad, me produce muchas alegrías A quien tenga tiempo, le dejo con el relato.



La oportunidad


Vino, primero pura,
vestida de inocencia.
Y la amé como un niño.

Juan Ramón Jiménez





Cruzó su mirada con la mía. Se encontraba sentada tres asientos más allá. Durante el trayecto estuvo cerca y no la vi. Viajábamos en el mismo vagón de tren. Hasta ese momento, elucubraciones aparte, me había distraído oyendo susurrantes conversaciones de las que no comprendía las claves, lejanos ecos de niños chillones, bostezos y toses perrunas de varios pasajeros e incluso voceos de un borracho situado al final del vagón. Todo ello al tiempo que intentaba centrarme en la lectura de un poemario de Juan Ramón Jiménez. ¡Difícil tarea!
Cada viaje que realizo comienza con la ilusión por lo desconocido, siempre pendiente de una situación, una coincidencia o una sorpresa. Saber que esas cuatro o cinco horas de viaje pueden llevarme por caminos inexplorados hace que viva los preparativos con esperanza y, para que negarlo, con cierto temor. Pero este no tiene la fuerza suficiente como para acobardarme y sí para empujarme con anhelo en brazos de la aventura. Cierto es que al final nunca ocurre nada destacable pero cada salida renueva mi ensueño.
En esta ocasión, tras cuatro horas de aburrido viaje, abandoné la esperanza de que ocurriera un suceso capaz de romper tanta monotonía y me dediqué al lúcido pasatiempo de intentar calcular mentalmente la velocidad del tren, cronómetro en mano y con las referencias kilométricas de la vía. Aún quedaban dos horas de tedio.
Cuando mis aproximaciones alcanzaban ya los metros por segundo, ella se levantó del asiento para quitarse el abrigo. Comprendí su agobio. La calefacción estaba regulada a muy alta temperatura. Nada que envidiar a la del desierto del Sahara a las dos de la tarde. Su movimiento rompió la quietud reinante en el vagón y el adormecimiento general provocado por el traqueteo del tren. Me obligó a olvidar mis cuentas.
No pude apartar mi vista de ella. Era preciosa y alta y compensada. Su cuerpo quedaba bien perfilado por la ajustada ropa que vestía. Ni le sobraba ni le faltaba nada. Piernas largas y fuertes, pechos redondos de tamaño perfecto. Y su rostro de mujer madura, aparentaba contención, clasicismo y elegancia. Al levantarse, su larga melena color azabache describió un ondulado y elegante movimiento en el aire y provocó que su perfume de mujer inundara el contaminado ambiente del vagón de fumadores. Era un ángel. Se quitó el abrigo, sin dejar de observarme. Yo estaba hipnotizado. Al sentarse de nuevo, me sonrió. Sí, a mí. Giró ligeramente la cabeza hacia la ventana y quedó quieta. ¡Con qué estilo actuó!
Tras ese instante quedé convencido de que entre ambos se podía construir un sólido puente y, por supuesto, yo sería el arquitecto. Empecé a pergeñar el proyecto. La dificultad estribaba en que el tiempo iba en mi contra. El fin venía marcado por la duración del trayecto. Decidí verla de nuevo. Tenía que asegurarme. Encontré una buena excusa: me dirigí hacia el vater.
Al pasar a su lado, levantó la cabeza y de nuevo su mirada chocó con la mía. Sus ojos verde esmeralda brillaron. El corazón me dio un vuelco. Y otro más cuando de nuevo me sonrió. Mi ritmo cardíaco sufrió una violenta alteración. Necesité refrescarme la cara. Con las dudas disipadas, volví a mi asiento. Era una diosa, mi diosa y debía esperar mi oportunidad. Traté de calmarme con la lectura. Pero ocurrió lo de siempre: ésta acierta en nuestro camino.

“Eres tan bella
tú, como el prado tierno tras el arcoiris,
en la siesta callada de agua y sol;
como el rizado de la primavera,
contra el sol de la aurora...

Quise levantarme, acercarme a ella y leerle esos bellos poemas. Pero no me atreví. Mis dotes de recitador no estaban perfeccionadas y seguro que me hubiera atragantado a media lectura. Cerré el libro, crucé los dedos y recé al destino para que jugara su papel. Siempre podría reconvenirle por el fracaso. El tiempo jugaba en mi contra, el viaje tenía fin.
Mis ruegos fueron oídos. Ella se incorporó de su asiento y se encaminó hacia el bar. La vi pasar a mi lado. La seguí con la mirada. Esperé. Intenté contar hasta diez para después seguirla pero me sentí atado. Conté nuevamente. Imposible la reacción, estaba asustado. Mis vergüenzas me encorajinaban. Me insulté, pero seguía en el sitio. Pensé entonces en mis soledades y en mi diosa y obtuve la fuerza necesaria para ponerme en pié. La suerte estaba echada. Me encaminé tras ella.
La vi en el fondo del vagón. Sentada en un taburete, frente a la barra. Decidí no parar hasta ponerme a su lado. Sin respirar. Sin dilaciones. Si no lo hacía así, tenía la certeza de que se desvanecería. Ella me vio. Y me miró de nuevo. Y me sonrió. Yo también lo hice.
Faltaban tres metros para estar a su lado. Mi corazón pugnaba por salir de la caja torácica. Sonó un móvil. El suyo. Ella contestó. Yo quedé a la espera.
- ¡¿Si....?! ¡Soy la Chelo...! ¡... que se joda y le den por el culo...! ...

Aún oía su voz gritona y cazallera dirigiéndose al móvil cuando volví de nuevo a mi asiento, a mis lecturas, a mis escuchas de conversaciones inconexas, de toses y de llantos de algún niño aburrido en este viaje de tan largo recorrido.







viernes, 21 de noviembre de 2008

Extraño sentimiento.











¿Quien no ha sentido la sensación de estar solo, tal vez por ser único o irrepetible? A mí esto me produce un poco de agobio, de angustia. Me reconozco hombre social y la soledad excesiva me impone mucho respeto, tal vez, como dice mi médico Manuel, porque no sé tomarme unos minutos para mí.
Pero bueno, acabo de resolver mi problema. En esta vida hay que ser resolutivos. Y yo lo he sido. Nunca más me sentiré irrepetible ni único. Ahí van unas fotos de varios Javieres Ribas localizados por internet. Ni les conozco ni sé nada de ellos, pero no saben el bien que me han hecho. ¡Es que los Javieres Ribas son majos hasta sin quererlo!

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Ser agradecidos

Ayer vi un anuncio en televisión - siguiendo los consejos de mi amigo Manuel que me invita a no hacer nada- que me hizo gracia y me gustó. Es uno de Caja Madrid, que ha colaborado construyendo un hospital para atender los partos en buenas condiciones. En ese pueblito, en agradecimiento, ponen a sus hijos como segundo nombre Madrid. Así tienen a JavierMadrid..., Jose Madrid,....AlmudenaMadrid,... vamos un detalle que me ha parecido tierno.

Claro que,..., me imagino que también en agradecimeinto a los 2500 euros que dan en España por el nacimiento de un hijo deberíamos llamarlos JavierHaciendasomostodos, ....,JoséHaciendasomostodos, AlmudenaHaciendasomostodos.... Sí, definitivamente, también quedaría tierno. No sé si práctico.

Besos pa tos.

martes, 18 de noviembre de 2008

La reina

Alterada, se dirigió a su novio para instigarle a actuar. Un idiota le había empujado. A ella no le importó si fue un acto voluntario o no. Eso era lo de menos. Aquel niñato, con alguna copa de más, no sabía quién era ella. Se iba a enterar. Y señaló con el dedo a quien no respetaba el status de la noche, al transgresor que no sabía que ella era la reina de esa discoteca y que su novio era el cachas de la puerta. Sonrió cuando vió que su hombre y los amigos de su hombre se acercaban a aquel imbécil y lo sacaban a empellones del local. Sonrió a su amiga. Su gesto era de triunfo. Así quedaría claro quien mandaba allí.

El joven quedó tendido en el suelo, muerto. El novio y sus amigos en la cárcel, acusados de asesinato y ella... Todo por un empujón.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Mientras sigo escribiendo


Muchas veces me asaltan las dudas de que si esta afición mía sirve para algo porque tengo la sensación de que el escritor de cuentos tiene poco tirón. Y a mi me pasa como a Merardo Fraile (sin querer compararme, claro) que me gusta más escribir relato breve que novela. Por cierto, de este autor dicen que es el mejor que hay en España. En el laberinto de Noe (http://ellaberintodenoe.blogspot.com/) hay una buena entrevista a este escritor.


Y para mi alegria veo que en este mismo blog, su autor Esteban Gutierrez Gómez, hace un manifiesto a favor del cuento. Y aunque allí también lo podéis leer, por si acaso, lo copio aquí, para que quede constancia de los principios a los que me sumo.

MANIFIESTO POR EL CUENTO (carta abierta a todas las publicaciones periódicas)
¿Qué motivó que el cuento como nuevo género literario hubiese tenido dos espectaculares apariciones primero en el siglo XIX y después en el XX?Curiosamente la respuesta es la misma: la publicación de los mismos en revistas y diarios.Los cuentos modernos, nacen primero en los periódicos y luego se convierten en libros que los recopilan.Poe, Chejov, London escribían sus cuentos para periódicos. Carver, Cheever, Fante, Bukowski, y toda la generación del realismo sucio americano de mediados del siglo XX, adelantaban sus publicaciones con cuentos en periódicos. La nueva generación americana del desarraigo publica en fanzines y diarios locales, algunos incluso nacionales con gran tirada, antes siquiera de presentar su primer libro de cuentos.¿Qué coño ocurre en España con el cuento?¿Ningún periódico es capaz de liberar una columna para acoger un cuento moderno? Se trata de dar oportunidades a gente desconocida, pero fielmente cuentistas, no de ofrecer una columna a escritores consagrados que publican como cuento el recorte de un amago de novela.El cuento es un género narrativo mayor, quizá el más complejo en su elaboración a pesar de su aparente sencillez, que requiere una excelente técnica de relojero para lograr que en el lector surja el efecto deseado.El cuento es corto por definición, y muy intenso, y el buen cuento marca un antes y un después en la mente del lector que ha sentido como un terremoto bajo sus pies.El cuento explota en la cabeza, anida en el alma y enseña a ver la vida desde otra perspectiva.El cuento aguanta sin respirar tres estaciones de cercanías y varias de metro, el lector viaja, sí, pero no en el vagón.El cuento es el género literario más acorde con el mundo presuroso y alocado actual. Y lo es por dos motivos: 1. Su minimalismo intrínseco; y 2. En su interior guarda una bomba intelectual.Demos una oportunidad al cuento.Cada año más cuentistas se suman al movimiento. Mucho tienen que ver en ello las escuelas de creación literaria y talleres que se han multiplicado por cien en los últimos tiempos.El cuento como paso de la nada a la novela ya no es un simple ejercicio de preparación. Muchos de los cuentistas modernos son conscientes de que han encontrado en el relato corto su distancia.El cuento, el buen cuento, es un reto.Los cuentistas son a su vez devoradores de cuentos, fagocitan y degluten relatos con la esperanza de descubrir una nueva forma de tallar ese “diamante” en bruto que es la idea previa a la composición.Demos una oportunidad al cuento.
http://ellaberintodenoe.blogspot.com/
Blog del escritor Esteban Gutiérrez Gómez dedicado al mundo del cuento

viernes, 14 de noviembre de 2008

¡Adiós Viernes!


Tengo la suerte de que, salvo imprevistos o extrema necesidad, los Viernes por la tarde libro. Es decir, que no trabajo. Tras una siestecilla, me lanzo sobre el ordenador. Tengo un relato que hacer.
Pero pico. Lo primero que hago es abrir el correo por si tengo algo. Y al hacerlo, meto la pata. Un buen amigo me envía a Youtube a ver la explicación de la crisis que da el profesor Leopoldo Abadía. Y pincho: http://es.youtube.com/watch?v=lU-j2mIwOpE y me quedo boquiabierto con la explicación. Veo dos o tres vídeos más sobre el asunto. Luego, claro, ya no puedo parar. Investigo un poco en google y leo un artículo sobre este hombre: http://www.elconfidencial.com/fotos/diccionario.doc y desde allí, no me queda más remedio que leer sus explicaciones, necesariamente extensas, que aparecen en http://www.elconfidencial.com/cache/2008/04/15/6_chaval_autor_mejor_explicacion_crisis_subprime_economia.html


Así que la tarde por el aire. Me lo he pasado pipa, pero no he adelantado nada. Por tanto, puestos a tirar, me voy a cinetube.com a ver alguna película (ayer descubrí esto y es una pasada).
Y luego, como me recomendó mi amigo Manuel, pasaré un buen rato sin hacer nada. Tengo que aprender. ¡Adiós Viernes!




Saludos a todos

Relato aún desconocido

Cuatro palabras son el nuevo reto lanzado por esos locos amigos que tengo en la asociación de escritores en Red. La nota dice: "cuatro palabras y en primera persona. Tienes que escribir un relato que contenga: tontería, maravilloso, desconocido y Dios"
En principio sería fácil. Con poner en el título "Mi vida" estaría el relato hecho. Pero creo que eso no vale.
Bueno, pues a partir de este momento, empiezan a ocurrir cosas. Yo, abro los ojos, comento con los amigos (no con los de antes sino con otros), y espero. Y durante unos días no llega nada. Como mucho algún comentario jocoso: "Estas como una regadera" Pero yo sigo dando vueltas. ¿A qué? No lo sé. Y sigo dando vueltas. Entonces, de repente, sin venir a cuento, un objeto me llama la atención. Me trae un recuerdo, me abre una puerta. Hay esperanza para este relato. Y a medida que le voy dando forma, aumenta mi silencio. Lo necesito para darle forma, para hacerlo creíble, porque gracias a Dios, imaginé una tontería del que puede salir un relato maravilloso. Ya os contaré.

domingo, 9 de noviembre de 2008

¡Bendito Lunes!


El fin de semana se hace corto. Leer, ver una película, dar unas clases de frontenis a los chavales de mi escuela, escribir un poco, pasear por Internet, tomarme alguna cerveza, dormir un par de buenas siestas, leer el periódico de los Domingos desde la primera hasta la última hoja, y se acaba el tiempo. No da para más. Se me hace muy corto.
Y claro, dejo en el tintero varias que no he hecho, como salir a pasear, hacer yo un poco de ejercicio, preparar el próximo libro que estoy pensando, aprender a manejar varios programas informáticos para mejorar en el uso de la Red, aprender a cocinar, estudiar inglés, alguna salida fuera de la ciudad, …
Así que cada fin de semana acabo frustrado. ¿Será por eso que el Lunes iré a trabajar con alegría?

sábado, 8 de noviembre de 2008

Varios pájaros de un tiro.


Bueno, ya tengo ordenador. Ya puedo colocarme en mi sitio de escritura. Ya tengo tranquilidad. Y alguna idéa que otra. ¿Cual es el segundo paso Santiago?


Tal y como quedé, debo un relato a quienes habitualmente pasan por mi blog, además, le debo un relato a Santiago sobre chimenea y piscina y además, tengo que escribir algo para un libro de relatos . Bueno, pues para cumplir con todos - y confiando en quedar mal con los menos - os dejo este relato. Aprovechamos que empieza el frío y le damos un poco de calor. Como esto es para un taller de literatura, podéis dar caña. Luego, ya haré yo lo que me de le gana. Je.


Mari


Desde su sitio privilegiado pudo observarla con detenimiento. La oscuridad del recinto en que se encontraba le permitía curiosear sin ser visto. Ella, Mari, con su chapoteo rítmico y rápido, ignorante de miradas ajenas, recorrió varios largos de la suntuosa piscina. Al salir del agua, agitó su melena rubia al viento, como quien niega una evidencia, y se envolvió rápidamente en su albornoz. Hacía frío.
La vio caminar - casi correr - hacia la casa por el camino trazado en el suelo con piedras y hojarasca. El otoño marcaba con seguridad el fin de los baños de Mari, aunque el sabía que podría tener la imagen de ella para siempre en su retina.
Mari entró en la casa. Se miró en el espejo. No le disgustó ver su tez sonrosada por el ejercicio físico. Aumentaba su aparente inocencia, la que le ayudó a conquistar a muchos hombres. A él le gustó ese gesto de coquetería. Por eso la amaba desde hacía mucho tiempo.
A pesar de que el salón era grande su decoración lo hacía acogedor. Más aún con la chimenea encendida como única luz de fondo. La insinuante penumbra invitaba a la sensualidad. Mari llegó hasta allí. Acercó sus manos al fuego buscando un poco de calor. La visión que él tenía ahora de ella quedó un poco cercenada porque sólo podía mirarla a través del cristal casi opaco de la puerta del salón. Pero ser conocedor de lo que iba a ocurrir le permitió fijarse con más atención en lo que le interesaba.
Ella, tras unos segundos en que se dejó atrapar por el calor del fuego, se quitó el albornoz que la cubría. El bañador clásico, blanco, de una sola pieza, aún estaba húmedo. Tiritó. En nebulosa, él vio a Mari acercarse más a los leños encendidos, como quien se aproxima insinuante a ofrecer su cuerpo a un amante enamorado y entregado. A él le pareció que las chispas se reavivaban, tal como él sentía que aumentaba su deseo.
El cuerpo de Mari, enmarcado por las luces y las sombras provocadas por el fuego de la chimenea, era la imagen de la divinidad. Tal cual él deseaba en una mujer. No de formas aniñadas o sin volumen como hoy en día esta de moda. No. Mari era una mujer, con forma de mujer, redondeada y estilizada al mismo tiempo, vestida por una piel blanca y suave a la vista. Perfecta. ¡Te quiero Mari!, susurró.

Una voz les sobresaltó a ambos
- ¿Has acabado tu baño cariño? Tienes que vestirte, llegamos tarde.
- Ahora mismo subo
Mari corrió escaleras arriba saliendo de su ángulo de visión.


Él, se levanto con parsimonia, y salió de su refugio oscuro. Alcanzó la calle. Las luces le deslumbraron un poco pero no lo suficiente como para apagar la luz de la estrella más refulgente. En el cartel anunciador de la película estaba Marylin, la sirena.

Noviembre 2008

martes, 4 de noviembre de 2008

Disculpas

Me quedé sin ordenador particular. Mi portatil se ha fundido. Si no pasa nada para el viernes próximo tendré uno nuevo. Tengo muchas cosas que comentaros: algún relato, el libro de ciencia ficción que estoy leyendo, lo que me parece que está pasando con las frustaciones de un buen número de jóvenes, algo de la crisis actual, notas de contestación al grupo de anónimos (hay varios) y otros conocidos, las sensaciones que he rsentido en Madrid tras tres días por asuntos de trabajo, etc, etc,etc.

En cuanto tenga ordenador y sitio, prometo resarcir las ausencias. Pido disculpas.

Un abrazo a todos.

(quiero mantener las nueve/diez entradas mes como mínimo)

Javier

martes, 28 de octubre de 2008

Alucinación de Miguel Ortega isla


Acabo de leer con ilusión y placer un poemario de Miguel Ortega Isla. Concretamente "Alucinación". Me encanta Ortega porque es capaz de verbalizar de forma sencilla esos pensamientos íntimos, divertidos, extraños que a mucha gente nos pasa por la cabeza pero que no sabemos , o no nos atrevemos, a escribir. Y cada palabra suya, cada poema, invita a asumir como propia esa situación, a recordar que también nosotros hemos tenido esas sensaciones. Pero hay algo que me encanta en Miguel, a parte de su trascendencia en determinados momentos. Es su sentido del humor. Leer lo que escribe y hacerlo con una sonrisa casi permanente es algo que echo mucho de menos en muchos poetas. El humor y la ironía fina, está reservada a muy pocos. Y Ortega Isla lo consigue. ¿Cómo lo hace? Son muchos años dedicados a la escritura, muchas publicaciones, y mucho pensar en que la vida no sólo nos depara penas y lágrimas.

Gracias Miguel por tus libros.

Quien quiera saber más cosas sobre este autor y sus publicaciones que se pase por http://www.literonauta.com/ Allí le encontrará. Alli disfrutará de Miguel Ortega Isla.


Ah, he tenido la suerte de escucharle recitar sus poemas y entonces, el placer es aún mayor. Está por Madrid. ¡Buscarle!


sábado, 25 de octubre de 2008

Iniciación a la escritura


Como veréis, en la cabecera de este blog aparece la Asociación de Escritores a la que pertenezco. No es que seamos muchos, pero nos movemos con ilusión y tratamos de multiplicar nuestros esfuerzos para que lleguen al mayor número de lectores posible. La nueva actividad consiste en la creación de una tertulia literaria tanto en presencial como en la red. Para que veáis por dónde van los tiros, os voy a copiar el texto que como iniciación del curso ha hecho Santiago Solano. Para quien esté interesado en escribir creo que vale la pena. Y a quien le guste leer, que vea un poco el nivel de dudas que nos desata siempre esta afición que tenemos por la escritura. Me encanta en su fondo y en su forma.


TERTULIA LITERARIA


1.- NUESTRO PROPIO RINCÓN

El sueño de todo aquel que se plantea escribir es hacerlo en una casa grande con una hermosa vista sobre el mar batiendo sus olas a través de grandes ventanales, un perro muy peludo dormitando junto a una chimenea en el salón, una piscina en el jardín trasero y un par de ca­ballos en la cuadra para dar paseos por el bosque circundante. Eso se­ría estupendo, qué duda cabe. Son las condiciones ideales para escri­bir, desde luego, pero también para pintar o para componer música. O para vivir, simplemente. Yo también lo quiero.
Pero hablamos de escribir, no de soñar despiertos. En una casa así imagino que se debe de vivir muy bien, pero, puedes creerme, no se escribe mejor. Y hasta es muy probable que, llegados a ese punto, nos digamos: «Ya está. Tengo la casa. Ya no quiero escribir. Ahora, a vi­vir. » Y es más que comprensible. Quien espere a tener esas condicio­nes mínimas antes de sentarse a escribir, en realidad no quiere escri­bir en absoluto. En la historia de la literatura, en las biografías de los escritores, encontraremos muy pocos autores que hayan trabajado o trabajen en esas condiciones.
Ahora bien, como dice el dicho: «Una cosa es una cosa, y otra es otra.» Lo cual es aplicable a casi todo en esta vida. Y si hablamos de condi­ciones previas a la escritura, del lugar desde donde se escribe, hay que reconocer que hay lugares adecuados y lugares inadecuados. Muy bien.
¿Y cuál es el lugar adecuado, si puede saberse? Pues la verdad es que hay miles, casi infinitos, y cada cual tiene que buscar el suyo propio. Básicamente, se podría decir que el espacio físico adecuado para la escri­tura es el mismo que el espacio adecuado para estudiar. Tal vez entre los mejores esté el de una mesa ordenada, con algunos libros de con­sulta a mano (diccionarios, libros de estilo, nuestro autor preferido...), un cuaderno agradable, una pluma o bolígrafo que escriba bien, a ve­ces un ordenador, temperatura agradable (ni frío ni calor), un foco de luz a la izquierda (o a la derecha para los zurdos), sin gente alre­dedor que nos distraiga y, por supuesto, sin un televisor encendido tratando de atrapar nuestra atención. Son los consejos que le daría­mos a cualquier estudiante que quisiera mejorar sus hábitos de estu­dio. Y son los que yo doy para mejorar las condiciones previas a la es­critura. Siendo razonables, habrá que reconocer que este lugar es bastante más fácil de conseguir que el primero, el de la casa junto al mar. Y no es peor en ningún aspecto relacionado con la creatividad o la posible calidad de lo que vayamos a escribir. Al contrario: es más real, más nuestro, más de verdad.
Hay ocasiones en las que ni tan siquiera podemos encontrar un lugar tranquilo en nuestra propia casa. Para esos casos hay que ser tan ca­bezotas como imaginativos. Existen bibliotecas, bancos en los parques, salas de espera en estaciones de trenes, autobuses y aeropuertos... Hasta los hospitales, iglesias y tanatorios, si llega el caso, pueden ser en al­gún instante lugares apropiados. Tendremos que buscar nuestro pro­pio rincón.
Cuentan que un escritor hoy suficientemente conocido vivía con sus padres en una casa muy pequeña. La madre y la abuela tenían encendida la televisión todo el día, y no tenía una habitación propia (dormía en el salón, en una cama que sa­lía del interior del sofá familiar). No había lugar en donde concen­trarse. Finalmente, se encerró en el cuarto de baño, puso unos coji­nes sobre la bañera y se sentó en su interior, a salvo de todos, para poder escribir. Tal vez no era el lugar ideal, pero si a él le servía pa­ra escribir, podía empezar a serlo. Me contaron también el caso de una mujer a la que su marido y sus hijos tomaban el pelo cada vez que se ponía a escribir: «¿Qué haces? ¿Por qué no dejas de escribir bo­badas y de perder el tiempo? ¿Qué vamos a cenar hoy? ¿Qué crees, que te van a dar el premio Nobel?» Ella sabía que nunca iba a conseguir que respetaran su necesidad de escribir, así que buscó un lugar a sal­vo de las agresiones, fuera de la casa: se sentaba en una cafetería, y a veces en el interior de su propio coche, y escribía... Luego compraba rápidamente algo para cenar y al regresar a su casa decía que había tardado mucho porque las colas en el mercado ese día eran horrorosas. También vale.
En realidad, el lugar desde donde se escribe, una vez que estamos en el proceso, sólo está presente en las primeras líneas. Una vez que en­tramos en el mundo de la escritura, dejamos de estar ante esa mesa, o bajo ese árbol, o en el interior de la cafetería que nos acoge, y nos trasladamos al mundo en el que sucede la historia que estamos con­tando. Hay un momento, que muchos autores definen como «mági­co», en el que las paredes que nos rodean desaparecen y nos vemos embarcados en un galeón pirata, en un bosque impenetrable o suspendido en el aire por un paracaídas.
Hay un espacio real, lógico, en el que vivimos. Es un mundo visible y objetivo, palpable, común, en el que nos movemos con cierta soltu­ra. Pero también existe otro espacio, el de los sueños, que parece igual­mente verdadero, al menos cuando estamos inmersos en él, pero que no podemos controlar. Ese espacio de los sueños, al que nos vemos arras­trados cada noche, funciona con una lógica que se nos escapa, es irreal, y habitualmente nos parece absurdo. Está ahí, sin duda, y aunque lo fabriquemos nosotros mismos, desde el inconsciente, apenas podemos entenderlo. Es otro mundo. Pero hay un tercer espacio que no es ni uno ni otro. O, mejor dicho, que es un poco uno y un poco otro. Es un lugar fronterizo entre la realidad y el sueño, un lugar intermedio, que el psiquiatra D. W. Winnicott llama espacio transicional.
¿Y a qué viene esto? Pues a mucho, porque es justamente en ese lu­gar intermedio, transitorio entre la realidad tangible y el sueño im­palpable, en donde se sitúa la creación literaria. Ángel Zapata diría que es como el cuarto de juegos del escritor. El escritor, en el momento de la escritura, debe comportarse como un niño cuando juega: un za­pato alzado sobre la mano y planeando es una nave espacial que viaja rumbo a Urano, la cama es un barco velero que va a la deriva tras un accidente... Si el niño no cree que las cosas sean así, se acabó el jue­go, dejará de ser divertido remar con la escoba al borde de la cama. Si el escritor no se sumerge, no se cree, no vive la historia que está escribiendo, deja de ser divertido, deja de ser creativo, deja de ser es­critor. Puede fingir, muchos lo hacen, pero va a tener que hacerlo muy, pero que muy bien para engañar al lector. En todo caso, a sí mismo no se podrá engañar, así que dejará de jugar, dejará de escribir, muy pronto.
Escribir en ese espacio transicional no es sinónimo de estar loco, o todos los niños lo están. El niño, navegando en el barco-cama, sabe descender de él cuando su padre lo llama para que se tome la me­rienda. Es un barco o es una cama, depende de si está jugando o es­tá merendando. Ahí no hay esquizofrenia, sino desarrollo de la ima­ginación. Es el mismo mecanismo que usa el escritor cuando nos describe una trinchera asediada como si estuviera allí. Y es que está allí.

2.- UNA SUGERENCIA

Queda con un amigo o una amiga para escribir en un café (a ser po­sible, de estilo antiguo, con mesitas de mármol, sin máquinas traga­perras ni televisión). Fijad una hora, una o dos veces por semana y, después de un cuarto de hora de saludos, charla y llamadas al ca­marero, poneos a escribir. Al menos una hora de silencio, de escri­tura sin interrupciones. Es como ir al cine, pero aquí los actores y la trama los pones tú. Julio Cortázar reconoció en una entrevista que la mayor parte de Rayuela había sido escrita en varios cafés de París. Y es que tiene sus ventajas: no suena el teléfono, no hay niños distrayendo, no te puedes poner la excusa de que hay que ordenar el cuarto... Es como un viaje: sólo tienes que escribir.

3.- SE PARECE A...

Prepararse para jugar... y empezar a ju­gar. Zambullirse en la escritura-juego sin más retrasos. ¿Acaso un niño acep­taría esperar a que llegue el próximo fin de semana, o las vacaciones de ve­rano, para disfrutar del juego? El niño, el escritor, desea jugar, o escribir, no sólo dentro de unos días, sino también hoy mismo. Aunque sea sólo un ratito. Y mañana también, por lo menos otro rato. Es tan necesario como comer, o lavarse la cara, o descansar por la noche.

4.- PONTE A ESCRIBIR

Redistribuye tu tiempo y tu espacio. Hazte un plan para empezar a escri­bir cada día en un lugar y a una hora determinados. Reserva un espacio pri­vado (puede ser una mesa, un cajón, un estante de la librería, una carpeta con separadores, una caja de zapa­tos...) donde almacenar tus materia­les preferidos de escritura: cuaderno, folios, lápiz, pluma, apuntes o libros sobre el tema. Defiende ese peque­ño territorio y tiempo de libertad e in­dependencia tuyas con firmeza, o guárdalas en un escondite o, si es ne­cesario, bajo llave. Ponlo en marcha. No te desanimes. A las cuatro sema­nas, nadie, ni siquiera tú, podrá du­dar de que ese espacio y ese tiempo te pertenecen.


5.- VIVIR DOS VECES
El escritor vive dos veces. Lleva su propia vida cotidiana, y en ella corre como todo el mundo yendo a comprar, atrave­sando la calle, vistiéndose por la mañana para ir a trabajar. Pero el escritor ha entrenado, al mismo tiempo, otra parte de sí mismo. La que vuelve a vivir todo esto por segunda vez. La que se sienta y vuelve a recorrer mentalmente todo lo que ha sucedido, deteniéndose a observar su consistencia y sus detalles.
Cuando estalla un temporal, todos corren por las calles de aquí para allá con paraguas, impermeables, diarios en la cabeza. El escritor vuelve a salir bajo la lluvia con la libreta de apuntes en la mano y la pluma entre los dedos. El escritor observa los charcos, los ve llenarse, ve como las gotas de lluvia puntúan la superficie. Se podría decir que el escritor se ejercita en ser estúpido. Sólo un estúpido se quedaría bajo la lluvia mirando un charco. Si uno es listo, intenta no quedarse bajo la lluvia para evitar los resfriados, y, de todas formas, en caso de enfermedad se ha asegurado de antemano. Si uno es tonto, se interesa más por los charcos que por su propia salud, las pólizas de seguro o la puntualidad en el trabajo.
Por último, uno está más interesado en volver a vivir su propia existencia escribiendo, que en hacer dinero. Bueno, entendámonos: también a los escritores les gusta hacer dine­ro; también a los artistas, contrariamente a lo que normalmente se piensa, les gusta comer. Sólo que, para ellos, el dinero no es la motivación principal. Personalmente, si tengo tiempo para escribir me siento muy ric0, mientras que me siento muy pobre si tengo un sueldo regular pero no tengo tiempo para mi verdadero trabajo. Pensad en ello. El patrono nos da un sueldo a cambio de nuestro tiempo. El tiempo es la mercancía de mayor valor que un ser humano puede ofrecer. Trocamos el tiempo de nuestra vida por dinero. El escritor se detiene en el primer paso, el propio tiempo, y le atribuye un valor aún antes de recibir a cambio un dinero. El escritor tiene muchísi­mo aprecio a su propio tiempo, y no tiene tanta prisa por venderlo. Es como heredar un terreno de la familia. Este terreno siempre ha pertenecido a la familia, desde tiempo inmemorial. Viene alguien y ofrece comprarlo. El escritor, si es listo, no venderá demasiado. Sabe bien que, una vez vendido el terreno, podrá incluso comprarse un segundo coche, pero ya no tendrá un lugar donde refugiarse, ya no tendrá un lugar donde soñar.
Por eso, si queremos escribir, no es malo que seamos un poco tontos. Dentro de nosotros existe una persona a la cual no se le puede dar prisa, una persona que necesita tiempo y nos impide entregarlo todo. Esta persona necesita un sitio a donde ir, y nos obliga a mirar fijamente los charcos bajo la lluvia, casi siempre sin sombrero, y a sentir las gotas que caen sobre la cabeza.












Bibliografía:
PÁEZ, Enrique, ESCRIBIR (MANUAL DE TÉCNICAS NARRATIVAS, SM, 2008
GOLDBERG, Natalie, EL GOZO DE ESCRIBIR, La liebre de Marzo, Marzo 2008











SEMANA DE 22 AL 26 DE OCTUBRE 2008
PUNTOS DE REFLEXIÓN

miércoles, 22 de octubre de 2008

Nuevos añadidos al blog.

Gracias a mi amigo Santiago, he incorporado a este blog dos detalles nuevos para ir completándolo. Por una parte, un contador de entradas. Aunque no sean muchas visitas, me hace ilusión ver que hay alguien que se pasea por aquí.
También me ha puesto un libro de visitas. Creo que con esto se podrá enviar un e-mail a quien se apunte cada vez que haya nueva actualización. (Esto último no sé si es así, Santiago)
He incorporado un enlace nuevo a otra página web que trata sobre ensayos y que me gusta mucho leer. Tienen allí autores muy buenos. Se llama el Catobeplas. Vale la pena pinchar y leer. Teneis para varios meses.
En fin, que poco a poco, intento darle a este blog un poco más de consistencia y de continuidad.
Besos.

lunes, 20 de octubre de 2008

¡Unamos nuestros esfuerzos!


Os adjunto artículo publicado en el diario EL MUNDO sobre el sexo en la tercera edad, tal y como quedé con "anónimo" en un post anterior. Aunque se ve que presenta ciertas dificultades debido al desgaste físico lo mejor, para poder mantener un ritmo continuado o prolongado a lo largo de los próximos cincuenta años, es prevención, ánimo, información, ganas, y preparación. A ver si para la próxima encuesta superamos las estadísticas que hoy nos presentan. ¡Tenemos un reto en común! Hay que aplicarse.


Saludos
Pd.- Se agradece mucho que de vez en cuando alguien haga nuevas propuestas de temas. Animan este blog. Gracias anónimo.





MARÍA SAINZ
MADRID.- El sexo no es sólo cuestión de jóvenes. Una investigación estadounidense demuestra que, aunque el paso de los años conlleva una reducción de la actividad sexual, la mayoría opta por seguir manteniendo relaciones pasados los 70.
Ésta es una de las principales conclusiones a las que llegó un grupo de expertos de la Universidad de Chicago tras estudiar los hábitos sexuales de 3.005 adultos (1.550 mujeres y 1.455 hombres), con edades comprendidas entre los 57 y los 85 años.
Tal y como señalan estos autores en 'The New England Journal of Medicine' ('NEJM'), casi tres de cada cuatro (un 73%) adultos entre 57 y 64 años afirmaron ser activos sexualmente. Es decir, haber mantenido algún contacto sexual (sin necesidad de coito u orgasmo) durante los 12 meses anteriores a la entrevista.
Esta cifra se redujo hasta el 53% entre los participantes de 65 a 74 años y hasta un 26% entre los 75 y 85 años. Aunque este último grupo mostró una menor actividad sexual, la mitad de los que seguían manteniendo relaciones, en esta franja de edad, aseguró hacerlo con una frecuencia de dos o tres veces al mes.
Un 58% de los participantes más jóvenes (de 57 a 64 años) afirmó seguir realizando sexo oral, frente al 31% de los adultos con edades entre los 75 y lo 85 años. Al valorar la masturbación se encontró un patrón similar; mayor frecuencia en función de una menor edad.
Menor actividad sexual en las mujeres
En todas las edades analizadas las mujeres se mostraron menos activas sexualmente. Y presentaron una menor probabilidad de tener un compañero sexual o estar casadas (un 40% frente al 78% de los hombres, entre los 75 y 85 años).
Este último factor puede guardar relación, comentan los firmantes, con que los hombres suelen casarse con mujeres más jóvenes o que ellos suelen fallecer a edades más tempranas.
Además, ellas fueron más propensas a considerar que el sexo no es "importante del todo". Un 41% de las de mayor edad lo calificó de esta forma.
Problemas sexuales
La mitad de los participantes declaró sufrir algún tipo de problema sexual. Entre los hombres, los más comunes fueron la dificultad de llegar o mantener una erección (37%); la falta de interés en el sexo (28%), alcanzar el clímax muy pronto (28%) o no llegar a él (20%) y tener ansiedad durante el acto (27%).
En las mujeres, la falta de interés (43%), las dificultades para lubricar (39%), la imposibilidad de alcanzar el clímax (34%), no obtener placer (23%) y el dolor (17%) fueron los principales trastornos.
A pesar de la alta incidencia de estos trastornos, sólo un 38% de los varones y un 22% de las mujeres habían hablado de sexo con su médico en alguna ocasión desde los 50 años. En este sentido, los expertos, dirigidos por Stacy Tessler Lindau, recalcan que "los problemas sexuales pueden ser un signo de alerta o la consecuencia de enfermedades de base seria como la diabetes, una infección, problemas urogenitales o cáncer".
De hecho, las mujeres con diabetes fueron más propensas a no tener contactos sexuales. Y los hombres con este mismo trastorno presentaron más dificultades para lograr una erección.
Entre los participantes con pareja, que se mostraron sexualmente activos, la principal razón argumentada para no mantener relaciones fue la salud del hombre (un 40,3% en el caso de ellos y un 63,2% en el de ellas).
Los problemas sexuales más que ser meros achaques de la edad suelen ser consecuencia del mal estado físico del que los sufre. "Los adultos de mayor edad con problemas médicos o que estén considerando tomar un tratamiento que pueda afectar a su funcionamiento sexual deberían recibir consejo en función de su estado de salud en lugar de su edad", afirma el documento aparecido en 'NEJM'.
Tratamientos para la disfunción
El uso de pastillas (con o sin receta), dirigidas a mejorar la función sexual, estuvo presente entre un 14% de los hombres y un 1% de las mujeres. A este respecto, el autor de un comentario, aparecido en la misma publicación, recomienda que cada pareja negocie si prefiere optar estas terapias o por no mantener más relaciones.
"Los profesionales médicos deberían animar a sus pacientes de mayor edad para que se sientan cómodos a la hora de hablar sobre sus problemas sexuales y de decidir cuál de las dos opciones les encaja mejor", subraya John H. J. Bancroft, de la Universidad de Indiana (Bloomington, EEUU).
Como posible limitación del estudio, además de que los resultados se basan solamente en las respuestas aportadas por los participantes, los investigadores reconocen que no se tuvieron en cuenta los problemas sexuales de aquellos que no mantenían relaciones. Es posible que estas personas suspendieran su actividad sexual por culpa de los trastornos que padecían.
"El conocimiento por parte de los especialistas de la sexualidad en las edades más avanzadas podría mejorar la educación y los consejos a los pacientes, así como la posibilidad de identificar clínicamente el espectro de problemas sexuales relacionados con la salud, que cuentan con una gran prevalencia y pueden ser tratados", concluye el estudio.

sábado, 18 de octubre de 2008

Un poco de ánimo

Ayer disfruté mucho con una película que me apetecía ver desde hace tiempo. A pesar de la retahíla de anuncios que nos colcan en televisión, me armé de paciencia y tuve la recompensa adecuada. No es que haya de jado de ver películas, pero es que no ha habido ninguna que tuviera especial interés en destacar. Entre otras, me lo pasé bien viendo la de Mamma mía, porque uno ya tiene cierta edad y además de disfrutar recordando, volví a admirar la capacidad artística de Meryl Streep, que siempre consigue distraerme del contenido de la película para salir del cine intentando averigüar de donde sale esa fuerza camaleónica que le permite adaptarse a cualquier papel, dejando en el ovido a todos los actores que le acompañan en los repartos. Veréis que en mí, Meryl tiene un fan. Y la película pues eso, una comedia ligera, romántica, para pasar una agradable tarde de cine, aunque me dejó un poco melancólico y pensando si tiempos pasados fueron mejores.


Pero claro, llego hasta la película que hoy me interesa destacar - cada día me distraigo más - y que es el motivo de este post. Me refiero a Elsa y Fred, una película dramática hispanoargentina del director Marcos Carnevale estrenada en Noviembre de 2005. Los actores principales Manuel Alexandre - que nunca había sido santo de mi devoción - y China Zorrilla - a quien no tenía el gusto de conocer - me dejaron pegado frente al televisor. La historia de dos personas mayores, dos abuelos que reviven de nuevo el amor parecía augurar una ñoñería o un latazo. Pero el resultado final de la película es mágico, cautivador y esperanzador. Es una película de vida que anima a vivir. Hasta el final, hasta el límite.

Desde luego, animo a verla porque rejuvenece - sin operaciones quirurgicas - porque enorgullece ver que se hacen películas buenas en nuestro denostado idioma, porque la imaginación del guionista y director, animan a creer en que aún hay muchas cosas que nos pueden sorprender y porque me gusta el arte que conmueve, exalta, anima, distrae y que me reconcilia con el género humano.


Besos para todos.

domingo, 12 de octubre de 2008

"El caso de las bancas locas"


La situación económica actual me recuerda a aquella ocurrida hace unos años en Europa: el caso de las vacas locas. Se comenzó negándolo, luego se reconoció algún caso; finalmente, tras varias muertes de personas, la opinión pública obligó a los políticos a explicar lo ocurrido y a tomar determinaciones. Parece ser que se estaba alimentado a las vacas con comida basura, con comida contaminada. Algo parecido está pasando con la banca. Las hipotecas subprime, basura o contaminadas parecen ser el inicio de la situación caótica en que ahora nos encontramos.

En aquel caso fueron las autoridades sanitarias quienes no vigilaron correctamente los procesos industriales que nos llevaron al desastre. En este, las autoridades financieras han consentido que todo esto nos lleve a una posición límite. Allí, fue el Estado quien tuvo que subvencionar a los ganaderos para que mataran a las vacas. Aquí subvencionamos a los bancos para que puedan tener oxígeno.

Pero - como entonces - no sancionaremos a quienes se han comportado incorrectamente, a aquellos que han admitido como avalista de un millón de euros a una trabajadora ecuatoriana - que ya está en el deshaucio total - para que se comprara su piso y avalara tres más. No lo haremos con quienes han dado préstamos por el doble del valor con que los seguros tasaban sus pisos. Dejaremos en paz a quienes, tras hacerse multimillonarios con el dinero ganado en el último año, ahora se niegan a financiar a clientes fieles de toda la vida, guardando el dinero a la espera de que alguien les de más garantías de cobro.

Por supuesto, que si hay que ayudar, se ayuda, pero…¿dejaríais dinero a alguien a quien le habéis dado toda la confianza y la ha dilapidado llevándote al borde de la ruina? ¿No hay nadie más que pueda ponerse al frente de esta situación de crisis, que quienes nos han llevado a ella?

Nos dicen que aún hay bancos saneados, que se han preocupado mas por mantener un negocio saneado que por obtener ganancias cuantiosas. Pues bien, dígamos cuáles son, qué personas los dirigen y pongamos los dineros de ayuda en sus manos, que seguro lo harán bien. Y dejemos que los malos caigan, que sean sancionados y que todo esto sirva de ejemplo para situaciones futuras.
Eso sí, si no queda nadie bueno, “…Houston, tenemos un problema” porque:


(Ezequiel 16:49-50)

He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no tendió la mano al afligido y al mendigo. Y se llenaron de soberbia y abominaron de mi Ley.”

Y ya sabemos cómo acabó Sodoma.

sábado, 11 de octubre de 2008

Un nuevo reto

Me - bueno, nos - invitan a que realicemos un cuento fantástico, con el fin de que los miembros de Escritores en Red publiquen una antología de relatos fantásticos. Contesté que muchas gracias por considerarme un escritor fantástico, genial.


Pero resulta que no, que los tiros no iban por ahí, que tenía que escribir algo sobre el futuro, de ciencia ficción, ..y la verdad que eso me ha dejado bastante preocupado. No obstante, como soy un irresponsable, he contestado que sí, que me apunto.


Desde que sé que en enero tengo que entregar el texto, me despierto por la mañana con sudores fríos. Yo siempre he escrito sobre cosas de aquí, de hoy, de la casa de al lado como muy lejos. Y no tengo ni idéa de por dónde atacar el asunto. Así que abro la puerta para cualquier idéa que alguien me pueda aportar, sugerencias, comentarios, lo que sea. Necesito dormir en paz.




Me acuerdo de todos vosotros,




Javier


Nº 3 de la revista Tirano Banderas Digital

Ya está a vuestra disposición el nº 3 de la revista Tirano Banderas Digital http://www.erabradomin.org/rev3/abre.html con nuevas poesías, relatos y ensayos de los más diversos estilos y contenidos.
Poco a poco se va consolidando el proyecto de la Asociación de escritores en red http://www.erabradomin.org/ con el que un grupo de escritores quiere difundir su obra. Ya sé que es asunto difícil, pues la diversidad de oferta es enorme, pero bueno, cada uno de nosotros intenta aportar un pequeño grano de arena al conjunto. Y vamos funcionando bien. Conferencias, publicaciones, proyectos en conjunto, en fin , una serie de actividades que a los vagos como yo nos ayuda a no bajar la pluma y a mantener una constancia en el trabajo (me parece que estoy obsesionado con esto de la constancia, igual escribo algo sobre ello).
Así que, quien tenga un rato para disfrutar con la lectura de nuevas propuestas, que se pasee por la Revista.
Besos a todos
Javier

viernes, 10 de octubre de 2008

Crisis, ¡What crisis!


La verdad es que ando mareado con esto de la crisis. Tengo claro que la gente de a pié está asustada con la situación y que los de arriba están más que despistados. Veo que las soluciones que se plantean parten todas desde arriba hacia abajo, tratando de salvar el pellejo de los mismos que nos han metido en esto sin tener en cuenta que ellos ya tienen resuelta su vida y por tanto no tienen ni prisa ni necesidad.

Tal vez haya llegado el momento de cambiar el ángulo de visión y plantearse qué ocurriría si las soluciones trataran de mejorar la situación de los de abajo. Es casi seguro que los del más allá (aquellos que están fuera del alcance de los mortales) se sumarían a ese tipo de soluciones. Seguro. Porque en ello les va su negocio y el aumento de su patrimonio.


¿Inyectar dinero a los bancos? ¿Es la única solución? ¿Llegará esto a buen puerto? Tal vez liberar, dejar respirar un poco a los de a pié, ayudarles directamente, beneficiaría a todos, porque a fin de cuentas esto es lo que hace que el consumo aumente, que se hagan reformas, que gastemos en gasolina, que acudamos a los bares o al cine, que se creen nuevos negocios, que no se despida a la gente...


No tengo ni idéa de esto, pero de momento, los datos y la realidad nos dicen que con estas soluciones, no se mueve nada. ¡Ojala cambie!


Un saludo a todos y perdonar mi ausencia. Sé que para que esto (ahora me refiero a mi blog) tengo que darle continuidad.

Intentaré hacerlo, aunque sólo sean dos líneas.

lunes, 15 de septiembre de 2008

¡Ya ha llegado el momento de volver!

Las vacaciones se han terminado. Vuelta a la normalidad. Antes de comenzar este nuevo curso he querido pasar por algunas webs amigas - las que tengo listadas en la portada - y como siempre, me siguen sorprendiendo. No descansan nunca. Mi amiga Gloria sigue añadiendo relatos a su blog con una constancia que envidio. Porque además, lo hace muy bien. Os aconsejo seguirla. Con mi amigo Santiago Solano empiezo a pensar en la obsesión. Todos los días, todos, deja por lo menos un par de folios escritos. Y me hace pensar - cosa que creo importante para cualquier escritor que se precie- en si está loco y escribe compulsivamente o lo hace para no volverse loco. Es un buen dilema. De todas formas, lo que hace, sigo diciendo que no está reconocido. Sus anotaciones de Agosto son sensacionales.
Y me alegra ver que Manuel ya publica cosas. Siempre con una sensibilidad extrema. Él se prodiga poco pero lo hace muy bien. Y siempre tiene quien le replica. Es divertido.
Ah, y pasar por Alpoma, porque todo lo que publica llama la atención
Yo por mi parte estoy tratando de acabar el relato sobre la envidia, que ya tengo en marcha - esta vez me ha costado mucho decidirme - y que me servirá para la actualización de la revista de escritores en red que publicamos trimestralmente en http://www.erabradomin.org/ (Gloria, yo sigo con nuestro proyecto adelante)
Voy un poco contrareloj, pero si no lo hago así voy postergandolo. Sigo estudiando cosas sobre los pecados capitales. Y espero, además, en este mes de septiembre incluir en el blog algunas cosas que he leído a partir de la Revolución Francesa. Me gusta mucho un libro que estoy leyendo.
En fin, volvemos de nuevo a la batalla. Gracias por esperarme.
Un saludo a todos
Javier

martes, 19 de agosto de 2008

Exámen sobre la envidia

Para ver si de verdad has entendido el post anterior, creo que lo mejor es que contestes con sinceridad a las preguntas siguientes.
- Si te dijeran que un amigo se va de vacaciones y tú ya las has terminado o no tienes, ¿te afectaría?
- Si además, tu amigo, en esas vacaciones va a hacer lo que más le gusta como pasear, leer, nadar, hacer deporte y otras cosas menos confesables, ¿te alegrarías profundamente?
- Si además tu amigo desconecta el móvil para estar ilocalizable ¿te sentaría mal?
- Si, de vez en cuando, durante esos días en que tu amigo está alejado del mundanal ruído, recibieras un mensaje en tu móvil que dijera: "¿Me puedes recordar cómo me llamo, quien eres y dónde trabajo? , porque se me ha olvidado" ¿Le perdonarías algún día?

Bueno, si has llegado hasta el final de este test y has contestado, es que lo que haga ese amigo tuyo te efecta. Espero que para bien, porque si es envidia, él ya no puede hacer nada por tí porque está subido a la escalerilla del avión , rumbo no se dónde.

Vuelvo en Septiembre. No os olvideis de mí.

Gracias por estar ahí.

Pd.- el último post debería haber sido sobre una película, pero la dormí tan agusto que no vale la pena nombrarla. Ah, estaba basada en un cuento de Chejov.

Javier

miércoles, 13 de agosto de 2008

Envidia


Tal y como comenté en la anterior entrada, me he dedicado a la búsqueda de información sobre los pecados capitales. Y en efecto, el asunto no sólo no me ha defraudado sino que me ha hecho disfrutar mucho, dándome un montón de ideas para el primer relato de esta serie que voy a intentar preparar. De todas maneras, aunque no hubiera conseguido el fin último, sólo por la información que he recibido, ya vale la pena. Reconozco que en mi círculo me he puesto un poco pesado con este asunto porque me ha absorbido, convirtiéndome en monotemático, pero para eso están los amigos, para aguantarme un rato con estas locuras que me dan de vez en cuando. Y, entre nosotros, creo que ellos también han disfrutado aunque les cueste un poco reconocerlo.
El primer pecado capital sobre el que he trabajado ha sido la envidia. Como siempre, vayamos al diccionario de la Real Academia, dice así:
(Del lat. invidĭa).
1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno.
2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.

La palabra envidia proviene del vocablo latino ‘invidere’ que significa “mirar con malos ojos”.

Uno de los aspectos que más me han llamado la atención sobre este sentimiento – digo sentimiento porque la palabra pecado tiene unas implicaciones religiosas que, para mí, limitan las perspectivas - es la cercanía del objeto de la envidia. Porque la envidia además de sentimiento supone acción.
Como dice Elena Ochoa: ““Cuando alguien como nosotros logra con éxito lo que habíamos depositado en el baúl de los sueños, cuando otro consigue aquello a lo que habíamos renunciado, nuestro ego a veces no puede soportarlo, sobre todo si ese alguien, ese otro, está cerca en el tiempo, en el espacio, en edad, en reputación, en nacimiento. Es decir, si es el hermano, el vecino, el amigo, el colega, el conocido” Y esto destapa el sufrimiento o la furia del envidioso pues estropea y, en ocasiones, anula completamente el placer de la admiración, el gozo de la amistad, la utilidad del compañerismo y la solidaridad, el júbilo por los logros de otros, la contemplación de la belleza, de la habilidad, del ingenio y, también a veces, el simple deseo de emular al mejor.

Como no soy experto en estos temas, os dejo un par de direcciones en las que podréis leer algunos artículos que me han gustado mucho. Amenos e interesantes. Destaco el articulo de Alfonso Fernandez Tresguerres http://www.nodulo.org/ec/2003/n012p03.htm a quien por cierto, guardo en mi lista de direcciones porque creo que voy a disfrutar mucho leyendole. Ya me contaréis.
(Psicología de la envidia por el Dr. Cecilio Paniagua) http://www.larebotica.es/larebotica/secciones/expertos/envidia/index.html

Ya que descubrir al envidioso no siempre es fácil, ahí os dejo la posibilidad de hacer algún test para ver hasta qué punto tenemos este problema. http://www.portalmix.com/comoeres/test10.shtml



Claro, que también se puede recurrir a la música http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=10758

E incluso a métodos alternativos, si el caso ya tiene poco remedio.
Rituales para protegerse de la envidia http://www.femenino.info/23-07-2008/trucos/rituales-para-alejar-la-envidia

Conjuros contra le envidia http://www.brujasweb.com/2008/06/conjuro-contra-la-envidia/


Y una vez curado, ¿qué mejor que dedicarse a hablar de la envidia con plena libertad? Ahí dejo unos enlaces a ¿”tags”? sobre la envidia
http://es.wordpress.com/tag/envidia/
http://www.blogalaxia.com/tags/envidia


Claro que siempre viene bien alguna frase hecha o refrán para revestir el conocimiento que tenemos sobre este asunto
http://www.proverbia.net/citastema.asp?tematica=321
http://www.citalandia.com/frases_celebres/envidia/
http://es.wikiquote.org/wiki/Envidia

Así que hemos conseguido conocer la envidia, detectarla, curarla, y casi, casi, dar cursos sobre ella. Podemos pues ir a descansar contentos. Pero antes de dormir, sería bueno hacerlo con alguna lectura interesante. ¿Qué tal unos cuentos sobre la envidia?
http://cuentosparadormir.com/valores/cuentos-de-envidia



¡Que los disfrutes! Espero que dentro de poco puedas leer uno mío sobre la envidia.